Archivo de la etiqueta: Lesiones

Tirada larga => rodilla cascada

Hoy he hecho una tirada larga por el Parque Lineal. La idea era hacer algo más del kilometraje de una media maratón, es decir, 22 km. Así que una vez en el Parque Lineal me he salido por la zona de la subestación eléctrica hasta el Camino del Malecón. Este camino transcurre paralelo a la vía del AVE (más bien es la vía del AVE la que transcurre en paralelo al camino).

Siguiendo por el camino, después de pasar por debajo de la M-45 se llega al puente de La Gavia que atraviesa las vías del AVE. Tenía que haber cruzado el puente para llegar al Camino de Vinateros y por ese camino seguir hasta llegar al kilómetro once y dar la vuelta. Pero no lo he hecho así, he continuado por el Camino del Malecón y éste acaba cuando llega al río. No queda más remedio que coger una vereda paralela al río hasta llegar a la M-50. En ese punto me he dado la vuelta.

Y como siempre por este recorrido, a la vuelta siempre da el aire en contra. Además hoy era especialmente violento. He tenido que esforzarme de lo lindo para tratar de mantener el ritmo que traía a la ida y no lo he conseguido. Además creo que ese esfuerzo lo he pagado pero bien, porque he acabado con un dolor de rodilla terrible. Espero que la lesión no sea muy importante y pueda recuperarme lo antes posible.

He completado 22 km en un tiempo de 1:46:08 @ 4:49 min/km.

Antes de salir la báscula marcaba 69,9 kg justo en el límite superior de lo permitido. ¡¡¡Hay que bajar como sea!!!

Anuncios

…Y hundido

Decía el domingo que acabé tocado. Pues bien, ya estoy hundido. Esa molestia que empecé a notar cuando llevaba aproximadamente la mitad del entrenamiento me ha seguido dando guerra y hoy he salido a probar, muy despacio, y aunque en un principio no parecía que me molestase en exceso, según iban pasando los kilómetros notaba que iba a más y que lo mejor era parar.

Siempre he dicho que soy como Aquiles, mi punto débil es el talón, aunque esta vez no es exactamente el tendón, sino justo donde el músculo se une con el tendón. Tendré que ir a ver a Josefa, que siempre consigue solucionar mis problemas musculares.

Debido a la molestia no he completado las dos vueltas, sólo he hecho 7,8 km en 46:27 @ 5:56 min/km.

Se obró el milagro

Ayer tuvimos una novedad. Una joven galga vino a correr con nosotros y tuve tan mala suerte que me torcí el tobillo izquierdo y me hice un bonito esguince. Parecía menos grave que otros que me he hecho en el tobillo porque no se hinchó mucho, pero aunque intenté seguir noté que no iba bien la cosa.

Siempre que he tenido un esguince he ido a Milagros “la curandera” para que me lo arregle y hoy lo he vuelto a hacer. Y como las otras veces, llegas fatal, te frota con alcohol de romero, te mueve el pie hasta hacer “clac” y te lo venda. Termina con un consejo: estar tres días sin que se moje la venda y sin quitarla. Nada más fácil. Y como nuevo: esta mañana casi no podía andar y ahora ando, ¿qué más puedo pedir?

Así que la cosa es fácil. Esperar tres días para quitar la venda y unos cuantos días más hasta ver el tobillo en condiciones y luego empezar a trotar. Si no fuera por Milagros estaría fácilmente un mes -como poco- sin poder correr.

esguince_antes esquince_despues
Antes de visitar a Milagros Esguince ya arreglado

Lo conseguí

Hoy por fin lo he conseguido: me he lesionado. El sábado por la tarde empecé a notar unas molestias en el gemelo derecho y empecé a aplicarme hielo. El martes no pude salir y lo preferí porque todavía notaba “algo”, pero hoy cuando he salido estaba perfectamente de esa molestia; sin embargo, ha sido empezar a correr y cascarme. Menos mal que estaba cerca de casa, porque he tenido que ir cojeando.

El caso es que empezaba bien la cosa, porque estaba preparándome para comenzar cuando me he encontrado con Javier, bueno, él me encontró a mí y nos hemos saludado, que sólo nos conocíamos cibernéticamente. Después de charlar un poco, el siguió su camino hacia Parque Sur y yo comencé a andar. Iba perfectamente sintiendo los pinchazos de las piedras en mis plantas y ni por asomo pensaba lo que podía llegar a pasar.

Pasan dos kilómetros, llego al carril bici, pongo el metrónomo a 180 bpm, me pongo a correr y veinte metros después noto un desagradable dolor en el gemelo derecho, en la parte interior. Un dolor como nunca había notado, totalmente distinto a otras veces que me he cascado. Es muy posible que esos músculos que al correr de talón han trabajado poco o nada, ahora al cambiar la técnica de carrera se han encontrado totalmente fuera de tono y no les ha gustado nada ponerse a trabajar. Y ya se sabe, al forzarlos, se rompen.

Me temo que he sido demasiado rápido en la transición. Pensaba que los pies eran los que me iban a marcar el ritmo del cambio, pero han sido más débiles los músculos que las plantas de los pies. Ahora a recuperarme y a volver a intentarlo yendo todavía más poco a poco.

¡Josefa te necesito!

¡Qué mal rollo!

Hoy tocaba la primera tirada larga de cara a la maratón de Madrid. Llamo tirada larga a todo entrenamiento de una distancia superior a una media maratón. Tengo (o tenía) previsto hacer tres tiradas largas: hoy tocaba 25 km, el próximo domingo, 30 km y el siguiente, otra vez 25 km. Ya veremos si puedo cumplir este plan porque he tenido problemas en el gemelo derecho, justo después de pasar el meridiano del entreno.

Había divido el entrenamiento en tres tercios: el primero de 8 km a un ritmo de 5:15, el segundo también de 8 km a 5:00 y el tercero de 9 km a un ritmo de 4:45. Curiosamente, el tramo que más me ha costado ha sido el primero porque las piernas se me iban, no podía contenerlas. El segundo, me ha resultado bastante llevadero y el tercero, pensaba que me iba a costar más después de llevar 16 km en las piernas, pero he podido mantenerlo bien. De propina y para terminar el entrenamiento, he acabado subiendo la cuesta de la calle del Parque de la Paloma, para ir acostumbrando la mente y las piernas a la cuesta de Alfonso XII.

Hoy hacía bastante calor, quizás el día más caluroso del año, por lo que me ha venido de perillas la gorra y la botella de agua. He salido dirección el Parque Lineal y he ido francamente bien a la ida, con un ligero problema de rodilla no preocupante, pero ha sido justo dar la vuelta para volver por donde había venido cuando he notado el gemelo derecho muy tirante, excesivamente tirante, como si tuviese una contractura. Me he asustado un poco, pero he podido continuar sin excesivos problemas, pero ahora noto que estoy un tanto fastidiado. Peligra mi participación en la maratón de Madrid. Tampoco es que me preocupe demasiado, pero ya que estoy inscrito…

He acabado con 25,2 km en un tiempo de 2:05:20 @ 4:57 min/km haciendo los tres tramos a un ritmo de 5:11 el primero (8 km), 4:57 el segundo (8 km) y 4:49 el tercero (9,2 km). Ese último tramo ha sido algo más lento de lo previsto debido a la última subida, donde el ritmo se me ha ido un poco.

Ahora mismo soy un poco pesimista, veremos si esta semana a base de estiramientos y automasaje la cosa mejora, aunque sospecho que tendré que visitar de nuevo a Josefa.

Ayer, como todos los sábados, me subí a la báscula. Marcaba 66,8 kg, un peso más bajo de lo habitual, se nota que entrené el día anterior.

Estoy lesionado :-(

Hoy he estado en Jadraque. Sospechaba que no iba a poder completar la media, porque llevo desde el sábado 21 lesionado (contractura en el gemelo externo de la pierna izquierda) y aunque el viernes estuve visitando a Josefa, la fisioterapeuta, y me hizo un buen apaño, no ha podido ser.

Llegamos a Jadraque un buen grupo de gente, nada menos que doce personas, con la idea de hacernos con un jamón y media docena de botellas de vino. Para ello habíamos formado un equipo mixto con corredores de MaraTI+D y unos cuantos Prodolongueros. Y menos mal que éramos 12 porque el premio se lo llevan si llegan 10 a meta. El caso es que echando cuentas, a lo mejor sale más barato comprar el jamón y no tener que desplazarse hasta allí. Veamos, 12 personas a 8 € de inscripción totalizan 96 €, que da para un jamón en condiciones aunque, bueno, lo importante es correr, ¿no?

En Jadraque 2011 con el jamón
En Jadraque 2011 con el jamón

El equipo mix al completo
El equipo mix al completo

Cabañeros

Este fin de semana estoy con la familia en el camping Mirador de Cabañeros, sito en Horcajo de los Montes (Ciudad Real) casi en el límite del Parque Nacional. Es mi tercera visita a este pueblo y la verdad es que tiene su encanto. Su belleza paisajística es abrumadora. Tampoco quiero engañar a nadie. No se trata de una belleza espectacular, pero sí tiene una belleza tranquila, pausada, que se puede degustar poco a poco y asombrarse de ese precioso bosque mediterráneo que ya casi no se encuentra en este país, con una gran variedad de especies vegetales y una fauna notable (aunque bichos de gran tamaño no vi ninguno).


Muestra de monte mediterráneo


Ejemplar de lirio silvestre


Panorámica del Parque Nacional de Cabañeros


Aunque fuera del parque, el paisaje no deja de ser atractivo


Ejemplar de jara pringosa, muy abundante en el parque


Río Estena


Árbol en la orilla del río Estena


Fauna y flora


Otro ejemplo de bosque mediterráneo


La chorrera, cerca del pueblo de Horcajo de los Montes


La chorrera vista desde arriba


Otra vista de la chorrera


Bonita perspectiva del parque

Fiel a mis entrenamientos, me levanté pronto el sábado, me puse las zapatillas, hice los estiramientos y me lancé por el primer camino que encontré, que me alejaba de Horcajo en dirección a la provincia de Badajoz, alejándome del Parque Natural. Me sorprendió gratamente ese comienzo de entrenamiento porque no notaba la molestia que me viene jorobando estos últimos días. Según iba rodando por uno de los caminos, se puso a mi par un precioso potrillo que andaba suelto por una de las fincas de por allí, ¡qué precioso ejemplar!

Al poco tiempo me di la vuelta, el cronómetro marcaba 7 km y era la hora de volver. En esos momentos ya había empezado a notar la molestia, pero tampoco di demasiada importancia a ese hecho. Por desgracia, cuando quedaba poco más de un kilómetro para terminar el entrenamiento, una fuerte subida me obligó a ponerme a caminar y quizás debido a esa fuerte pendiente, la ligera molestia se tornó en dolor. En esos momentos me puse andar para no romperme del todo. Una vez más me he vuelto a lesionar. Mi única esperanza es que la cosa no sea muy seria.

En total recorrí 12,6 km en 1:07:47 a un ritmo de 5:21 y acabé muy jodido por el problema que tuve.