Dichosos lo ojos

Hoy se ha dejado ver por el punto de encuentro nuestro compañero Joaquín, que llevaba desde principios de diciembre sin dejarse ver. Me ha causado gran alegría volver a poder correr a su lado, lo malo es que decía que sigue sin encontrarse bien, así que no sé si le volveré a ver.

Nos juntamos cuatro en el punto de encuentro, lo cual es bastante, porque ha sido un invierno de muchos lesionados. A ver si nos vamos recuperando y va aumentando el número de corredores.

Fuimos bastante tranquilos y el objetivo era completar 10 km aunque fuese a ritmo lento y lo conseguí, acabé los 10 km en un tiempo de 58:21 @ 5:50 min/km. Me doy por satisfecho, ya que acabé con cero molestias.

Desde mi Raspberry Pi 3

Recibí ayer una nueva Raspberry Pi. Esta vez el modelo 3 y la verdad es que va de lujo, es una pasada tener un ordenador que funciona decentemente en unos pocos centímetros cuadrados y consumiendo poquísimo. Una maravilla. Si tienes un monitor viejo que no sabes qué hacer, por poco dinero puedes tener un ordenador en condiciones. Para ver si funciona más o menos decentemente he probado a crear esta entrada y la verdad es que prácticamente no se nota la diferencia con otros ordenadores más potentes que tengo.

Cuando comencé con el blog monté un servidor casero con wordpress y entonces era un armatoste que ocupaba bastante y encima consumía lo suyo. Ahora lo tengo alojado en wordpress.com, pero lo podría montar en casa…

¡Joder! Si hasta el GIMP va de carreras en la raspberry. Impresionante.

raspberry-pi-3
Rapsberry pi 3 en su cajita

Y hablando de otra cosa, hoy he salido a entrenar y bien, parece que la lesión no me molesta. Además hoy nos hemos juntado cuatro, que es un buen número para lo que se ha estado viendo este invierno.

No quiero forzar en absoluto, por lo que he ido muy tranquilo acompañado de Ángel, que también anda algo fastidiado el hombre. Tampoco quiero hacer muchos kilómetros, así que nos hemos quedado en siete kilómetros y setecientos metros y la verdad es que ahora mismo en mis piernas parece que he hecho muchos más. Hay que ir poco a poco, aunque la maratón no está muy lejos. Pero siempre es preferible llegar corto de preparación que lesionado, así que precipitaciones cero.

El mejor regalo

El mejor regalo para un corredor no son unas zapatillas último modelo, tampoco lo son unas mallas “de la muerte” ni tampoco ningún tipo de “aparejo” para correr. Tampoco una MMP en tal o cual carrera. Puede sonar incluso blasfemo, pero tampoco la inscripción en una gran carrera, como pudiera ser la maratón de Nueva York, la meca de todo corredor, es un gran regalo. Para mí, el mejor regalo que un corredor puede tener es poder correr después de recuperarse de una lesión y ese fue el regalo de mi quincuagésimo primer cumpleaños. No me puedo quejar, he sido afortunado, muy afortunado.

Estuve en el fisio el 1 de febrero y volví a repetir una semana después. Me dijo que me veía mucho mejor y que esperara al fin de semana para probarme. El sábado no pude salir a correr y hoy por fin he salido y las sensaciones han sido buenas, muy buenas, ya que no sentí ninguna molestia. Y aunque he corrido lento como una tortuga, la sonrisa que llevaba, según iban avanzando los kilómetros e iba esquivando charcos, era cada vez más grande.

Lleno de barro y plenamente satisfecho acabé seis o seis y pico kilómetros a un ritmo lento, pero suficiente como para sentirme el más dichoso de los corredores.

Fotos Trofeo Marathon de Cross 2017

Me he acercado al Parque de las Cruces a acompañar a una amiga que iba a participar en la versión Popular del Trofeo Marathon de Cross. Como sigo lesionado, en vez de participar he ido cámara en ristre para realizar unas pocas fotografías de la prueba popular. Hacía un día típico de cross: frío, lluvia y barro, en un entorno magnífico. Enhorabuena a la Agrupación Deportiva Marathon por esta 58ª edición de su cross.

Podéis ver las fotos haciendo clic sobre la foto que aparece en esta entrada. Espero que os gusten.

cartel-trofeo-marathon-2017

Feliz año nuevo

Acostumbro empezar el año igual que lo acabo… corriendo; sin embargo este año el uno de enero estaba lesionado por lo que no corrí y para no perder la costumbre de correr el día de año nuevo, he corrido hoy, en nuevo año chino. Según parece hoy se celebra el primer día del año 4715, que no está mal.

Quedé con mi tocayo para correr a las 9:00. Fuimos a Parque Sur y allí hicimos algo más de tres vueltas. Por supuesto, la lesión me sigue molestando, pero me deja correr. Veremos qué me dice el médico el martes cuando vaya. En el parque nos encontramos con Antonio y quedamos para reunirnos con el objeto de organizar la Carrera del Zofío, que este año celebrará su decimosexta edición.

Lo cierto es que correr con compañía hacer que pienses en otras cosas y olvides las posibles molestias. Así, charla que te charla hicimos 7,4 km en un tiempo de 40:23 @ 5:24 min/km. Que no es nada del otro mundo, pero estando como estoy, lo doy por muy bueno.

La báscula marcó 70,3 kg. Me está costando bajar peso, pero al menos baja.

Después de la carrera asistimos a un pasacalles que se celebró por las calles del barrio de Usera donde vive la comunidad china más importante de España (esta estadística me la acabo de inventar, pero lo mismo es cierta).

dragon-anio-nuevo-chino
Dragón chino celebrando la entrada del año del gallo

Estrenando mis nuevas plantillas

En el mes de septiembre tiré las plantillas que utilizaba, sin querer, al tirar las zapatillas. Cierto es que tenían casi siete años, así que tampoco me importó mucho la pérdida.

Estando sin plantillas pensé que a lo mejor ya no me hacían falta, así que he estado corriendo sin ellas hasta que me he dado cuenta que las necesito porque durante estos tres meses he estado notando “algo” en el tendón de Aquiles y la cosa ha ido empeorando.Y tengo la sensación de que la lesión que me ha tenido parado ha sido consecuencia de no llevar plantillas.

Hoy he estrenado unas nuevas plantillas súper fashion para ver si mejoro de la lesión.

plantillas-azules
Nuevas plantillas súper fashion

He estado andando con ellas estos días en los que no podía correr y hoy ha sido cuando he hecho la prueba definitiva. Notaba que no me molestaba el tendón al andar y había que probar si molestaba al correr y, por desgracia, sí me molestaba al correr.

Aún así he dado una vuelta a Pradolongo (5 km) muy tranquilo para ver cómo evolucionaba la cosas: si me dolía más según iban pasando los kilómetros, si remitía el dolor, etc. Y más o menos las molestias han sido constantes durante todo el trayecto lo cual no es mala señal… aunque tampoco buena.