XI Carrera de Reyes de Yuncler

Una buena representación pradolonguera o del Club Atletismo Zofío, según se quiera mirar, nos hemos dado cita en Yuncler, un pequeño pueblo de la provincia de Toledo, donde se organiza una gran carrera. A mí es una de las que más me gustan de Madrid y alrededores.

Como la carrera es a las once de la mañana tampoco hace falta pegarse un madrugón. Nosotros habíamos quedado en el punto de encuentro a las nueve y media y gracias a Emilio y a Joaquín poco después de las diez estábamos en la plaza donde está ubicada la biblioteca municipal dispuestos a retirar el dorsal, cosa que hicimos en un abrir y cerrar de ojos ya que no había casi nadie aún.

Hacía un frío considerable aunque el día estaba soleado. Estuvimos discutiendo si el año pasado, que caía agua-nieve, hacía más o menos frío que este año, pero no nos pusimos de acuerdo. Debido al frío, aprovechamos la entrada al edificio de la biblioteca para cambiarnos, hacer nuestras necesidades y que nos hicieran una foto a todos los compañeros. Después de la foto fuimos al coche a dejar la ropa porque inexplicablemente no había ropero.


Aunque no lo parezca hay siete en la foto

Nos pusimos a calentar por la calle Trafalgar, que es la calle donde se da la salida y está ubicada la meta, trotando hasta la calle Greco que es donde comienza la primera subida del circuito. Mirando al cuesta en el calentamiento no parece gran cosa, pero en carrera tiene tela. Nuestro compañero Quique, que arrastra una fascitis plantar, en el calentamiento notó que le molestaba bastante. Una pena porque está en muy buena forma. A ver si se recupera lo más pronto posible, aunque es una lesión un poco puñetera.

A las once dieron la salida y salí a toda pastilla, sin mirar atrás, pero al poco me adelantó Quique, que aún medio cojo es más rápido que yo. Cuando empecé a subir la calle Greco vi que iba por delante Ana del Cerro, enorme corredora que gana carreras casi sin querer. Me propuse tratar de seguir su ritmo aunque sabía que podía meterme en un charco ya esta chica corre de lo lindo. El caso es que en la primera vuelta pude seguir su ritmo sin muchos problemas y cruzamos el arco de meta los dos juntos marcando un tiempo de 15:37, pero aún quedaba una vuelta y sabía que la cosa no iba a ser fácil.

Efectivamente, en la segunda subida a la calle Greco se fue yendo poco a poco y la veía subir grácil cual gacela mientras yo subía como una tortuga, sufriendo de lo lindo. En la subida a la iglesia pasó tres cuartos de lo mismo. Ella subía fácil y a mí me costaba lo mío.

El resto del circuito es algo más llevadero y el último tramo incluso favorable y fui mejor que en las subidas. Veía a lo lejos como Ana había alcanzado a la que iba segunda clasificada y como luego se pudo desprender de su rival, consiguiendo de este modo la segunda posición en la carrera.

En esta segunda vuelta me adelantaron un par de individuos y no fui capaz de seguirlos, lo que demuestra que muy bien no iba. De todos modos pude apretar en el tramo más favorable y llegué a meta con un tiempo oficial de 31:32 que no es mi mejor marca en esta carrera, pero que me dejó bastante satisfecho.


Llegando a meta después de haberlo dado todo

Cogí una botella de agua, dejé el chip y fui a buscar a la compañera que había venido con nosotros. Cuando llegué a su altura, no estaría a más de cien metros para la meta, pero vi que una contrincante se aproximaba rápidamente. Le grité que acelerara todo lo que pudiera, que esprintara a muerte y menos mal que me hizo caso porque sólo sacó dos segundos a su rival y esa nimia diferencia le sirvió para auparse al tercer puesto del cajón.


La componente femenina del Club Atletismo Zofío en el tercer escalón del podium en animada charla con el gran campeón José Luis González

Pero no fue la única alegría que se llevó el Club Atletismo Zofío porque Joaquín hizo una gran carrera y le sirvió para llegar segundo de su categoría.


Joaquín en el cajón, más contento que unas castañuelas

Para el resto de la expedición llegó el mejor momento porque después de adecentarnos -yo incluso me duché- pudimos disfrutar de unas deliciosas migas con huevos fritos regadas con una deliciosa cerveza artesana de la región. Fue un rato muy agradable lo que pasamos todos juntos mientras esperábamos la entrega de trofeos.


A lo que realmente habíamos venido a Yuncler

Después de que los dos afortunados subieran al podium a por sus trofeos, consistentes en una copa y unos embutidos, partimos rumbo a casa ilusionados como niños porque por la noche llegaban los Reyes. ¿Me traerán las zapatillas de trail que los he pedido?

Anuncios

XXXIX San Silvestre vicalvareña

Hoy he participado por decimotercera vez en la San Silvestra vicalvareña. Puede parecer mucho, pero comparado con las 39 ediciones de la carrera, es simplemente una tercera parte.

Nos animamos unos cuantos compañeros del Club Atletismo Zofío que nos dimos cita a las diez de la mañana en el punto de encuentro. Esta vez fue Joaquín quien nos acercó al barrio de Vicálvaro. Yendo por la M40 llegamos rápidamente, aparcamos el coche sin muchas dificultades y al poco estábamos retirando el dorsal en el interior del polideportivo donde hacía un calor muy agradable. Recogimos el dorsal y la bolsa del corredor y volvimos al vehículo para dejar la bolsa que pesaba lo suyo. En el camino hacia el coche vimos salir y llegar a una de las carreras infantiles donde pudimos apreciar lo mucho y bien que corrían. De nuevo me alegró ver que hay carreras que se ocupan de los más pequeños y no van sólo al negocio como otras. No es extraño que esta carrera forme parte de la Unión de Carreras de Barrio de Madrid, plataforma que trata, entre otras cosas, de fomentar el atletismo entre los más jóvenes.

Estando haciendo tiempo dentro del polideportivo apareció la fémina del grupo con un papel reivindicando la libertad de las mujeresa a hacer lo que les dé la gana, cartel que se puso a la espalda para lucirlo durante la carrera. Decía así:

CORRO SOLA
POR FAVOR
NO VIOLAR
NO MATAR
PERDONEN LAS
MOLESTIAS
NOS ESTÁN
ASESINANDO
#NiUnaMenos
#VivasNosQueremos

El rato en el polideportivo dio mucho de sí porque nos encontramos con una antigua vecina que ahora vive en Rivas y corre con los colores de los Diablillos de Rivas. Estuvimos un buen rato hablando, poniéndonos al día de las noticias sucedidas… Alguna un poco triste.

Faltando veinte minutos salimos a calentar un poco bajando y subiendo por la calle del polideportivo una y otra vez y cuando estábamos a cinco minutos de comenzar nos colocamos en el pelotón de salida, no muy lejos de los primeros.

En el calentamiento noté que tenía las piernas cansadas de la carrera del día antes, así que opté por no ir a tope, ya que iba a pagar el esfuerzo. Pensé que un buen ritmo podría ser el ritmo umbral de 4:18 y me lo puse como meta. Confiaba que yendo a ese ritmo mi compañero Joaquín pudiera ir conmigo, pero enseguida me di cuenta que él no estaba para muchos trotes y pronto se fue quedando atrás.

Fui algo más rápido de lo previsto, pero siempre controlando el ritmo sin ir a tope, aunque no durmiéndome. Eso sí, cuando llegué a la calle del polideportivo, que es todo cuesta arriba, sí puse toda la carne en el asador porque iba un poco mosca ya que se me estaba quedando la mano izquierda congelada y me daba muy mal rollo, quería llegar cuanto antes a meta. Ya en la pista apreté todo lo que pude y llegué a meta con un tiempo neto de 34:15 según la organización. Si la distancia son 8 km exactos el ritmo ha sido de 4:17 min/km que es un segundo menos de lo previsto. Fenomenal.

Como antes de la carrera no pudimos hacernos una foto, la hicimos después. Salimos cada uno de aquellas maneras, pero puedo prometer y prometo que todos somos miembros del mismo equipo.


Foto de equipo en la San Silvestre vicalvareña

VIII San Silvestre de Villaverde Alto

Por tercera vez he participado en esta San Silvestre de Villaverde Alto que es sin duda una carrera auténtica de barrio, de las que merece la pena participar. No es extraño por ello que pertenezca a la Unión de Carreras de Barrio de Madrid como otras carreras con sabor auténticamente popular.

Traté de convencer a todos los compañeros del Club Atletismo Zofío para que acudieran a la carrera, pero la convocatoria tuvo un éxito relativo. Aparecimos por el parque Plata y Castañar únicamente siete miembros del equipo ¡y uno de ellos no encontró su camiseta y otro llegó tarde! Nos hicimos una bonita foto antes de comenzar la carrera para inmortalizar el momento.


Foto de equipo en la San Silvestre de Villaverde Alto 2018

La carrera de los mayores comenzaba a las doce de la mañana por lo que quedamos a las 10:45 en el punto de encuentro habitual. Llegué como siempre unos minutos tarde cuando ya mis compañeros estaban impacientándose. Lógico. Al estar tan cerca, llegamos en diez minutos al parque Plata y Castañar y recogimos el dorsal sin ningún tipo de espera. El precio del dorsal era de 1 € que pagamos gustosos para cubrir los gastos de la carrera como indicaban desde megafonía. Un precio simbólico como suelen ser las carreras de barrio.

Estando por allí de cháchara empezaron las carreras de los pequeños. Daba gusto verlos correr como si en ello les fuera la vida, sin dejarse un gramo de fuerza en sus pruebas. En ellos está el atletismo del mañana y es gracias a estas carreras donde pueden los niños participar y no en otras de mucho renombre y que suelen pasar de la juventud.

Comenzamos a calentar y yo llevaba en la mano el dorsal que había retirado del séptimo compañero. Cuando llevábamos un rato miré el reloj y me di cuenta que era algo tarde por lo que propuse acercarnos a la línea de salida para ver si encontrábamos al compañero. Efectivamente, según íbamos acercarnos vimos que se acercaba cual Increíble Hombre de las Nieves a por mí, preguntando nervioso por su dorsal y repitiendo como en una letanía que tenía que haber retirado él el dorsal.


¿Dónde está mi dorsal?

Le di el dorsal y se lo pegó en el pecho, ya que era uno de esos dorsales que se pegan, como los que nos dieron en la carrera que se celebró en este mismo parque en el mes de noviembre contra la violencia de género. Yo preferí poner cuatro imperdibles ya que en esa carrera lo perdí.

A las doce dieron la salida y salí como alma que lleva el diablo. La carrera era supuestamente de 3,9 km y había que darlo todo desde el primer metro. Enseguida me adelantó una chica y pensé que podía ser una buena “rueda” a seguir. Me puse detrás de ella y fui siguiendo su estela. Pasé el primer kilómetro en 3:44 y no me vi mal, aunque fuera algo agitado de respiración.

Al kilómetro y medio hay una pequeña subida, casi imperceptible donde la chica del tutú que me precedía aminoró un poco la marcha y en ese momento me puse por delante. Seguí a buen ritmo porque el segundo kilómetro lo hice en 3:56 que para mí está bastante bien porque me cuesta un mundo bajar de cuatro.

Hay una pequeña bajadita sobre el dos y medio y ahí me adelantó la chica del tutú, que debía ir muy cerca de mí. La cuestas abajo son mi cruz porque me adelanta todo el mundo. Se puso por delante y ya no pude ni ponerme a su rebufo en lo que restaba de prueba.

Después de esa bajadita comienza una subida buscando la carretera A42. Es una subida de poca pendiente pero se nota en las piernas. Llegando casi a la carretera, pero siempre en el parque, se cumplió el tercer kilómetro que se me fue a 4:09. Quedaba un poco menos de un kilómetro para la meta ya.

Iba reservando un poco porque novecientos metros se te pueden hacer largos cuando lo das todo y al poco me di cuenta que la meta no estaba muy lejos, que el circuito no medía 3,9 km ni de broma. Aceleré lo que pude y pasé la línea de meta dándolo todo. Miré el GPS y vi que marcaba poco mas de 3,5 km y un tiempo de 13:49.

Poco a poco fueron llegando los otros compañeros del equipo, entre ellos la única fémina que hizo buena carrera. Al entrar en meta me comentó que pensaba que había llegado la primera de las mayores de cincuenta años. Yo albergaba alguna esperanza de subir al cajón, pero no tenía ni idea de quien había llegado delante ni de la edad que tenían. Era una cuestión de fe ya que la carrera se me había dado bastante bien.

Estuvimos esperando que salieran las clasificaciones mientras el speaker, que alguien comparó con Joselito el niño ruiseñor, seguía dale que te pego por el altavoz. Después de un buen rato dijo las clasificaciones que sólo había chicos y chicas menores de cincuenta y mayores. En la de mayores de cincuenta que era donde había alguna esperanza no dijeron ninguno de nuestros dorsales, lo cual mosqueó un tanto a la compañera del club que fue airosa a pedir explicaciones.

Joselito decía que era una carrera no competitiva y que no pasaba nada, pero la compañera decía con buen criterio que ni no competitiva ni leches, que si había clasificación, que lo hicieran bien. Yo pensaba que si no es competitiva que no den premios y santas pascuas. Después de un buen rato discutiendo con unos y con otros al final se dieron cuenta que había un error y dieron como primera a nuestra compañera que subió a un inexistente podium a por su copa.


Mostrando el trofeo que tanto costó conseguir

Me fui pensativo de si los tres que habían cogido trofeo en la categoría de chicos mayores de cincuenta realmente habrían llegado antes que yo, por si se hubieran confundido igual que con las chicas, pero bueno, tampoco pasaba nada y optamos por lo más inteligente, ir a un bar a celebrar la llegada del Año Nuevo. Nos acercamos al bar Mezquita y allí estuvimos brindando por un 2019 lleno de felicidad.

El año que viene trataré de estar de nuevo en esta carrera, que me encanta aunque hubiese esos fallos menores totalmente perdonables al hacerlo todo manual.

Y añado… Días después sacaron la clasificación y vi que había quedado cuarto de mi categoría sólo a cuatro segundos del tercero. Sin lugar a dudas los polvorones ingeridos durante estos días me hicieron perder ese puesto en el cajón 😉

¡A por las perrunillas!

Es una tradición tomar con los amigos café y perrunillas el día de Nochebuena y Nochevieja. Encargamos a una amiga que comprara estos típicos dulces extremeños, pero no los consiguió encontrar, así que en Nochebuena tomamos pastas normales de té en Nochebuena. Esta situación había que revertirla en el último día del año.

Recordé que en Orcasur montan un mercadillo todos los sábados, así que se me ocurrió ir hasta allí a buscar las dichosas perrunillas. Como este mercadillo lo montan cerca de Pradolongo hice unos kilómetros por el parque, luego me acerqué al mercadillo y ¡¡¡encontré las perrunillas!!! Por fin.

Yendo hacia el mercado, atravesando el parque, vi a una señora que tenía un perro protegido por un bozal y agarrado con una correa. Pensé que debía ser fiero el animal y vaya si lo era porque cuando pasé a su lado se lanzó a por mí dando ladridos que me dieron un susto brutal. La verdad es que en este caso no se puede culpar a la dueña del perro porque hizo lo que tenía que hacer, llevar al perro atado y con bozal. Nada que reprochar. No me gusta llevarme un susto como el que me he llevado, pero imagino que es el precio que tenemos que pagar por convivir unos con otros.

Después de la compra volví a casa atravesando de nuevo el parque de Pradolongo por lo que totalicé 6 km en un tiempo de 33:32 @ 5:34 min/km. Se trataba hacer pocos kilómetros y tranquilos, que al día siguiente llega la San Silvestre de Villaverde Alto.

Tratando de quemar los polvorones

Hoy he salido con una amiga que salía a probarse, ya que llevaba once días sin correr por unas molestias en el brazo derecho. Molestias tan fuertes que le impedían despegar el brazo del cuerpo; sin embargo, después de más de una semana parece que ya está mejor y puede bracear un poco. Quería comprobar si al correr no le iba a molestar.

Habíamos quedado con Joaquín en el punto de encuentro a la inhabitual hora de las diez de la mañana. Salimos los tres y enseguida la amiga pradolonguera se puso en cabeza marcando un ritmo no precisamente de paseo. En un principio iba prácticamente sin mover el brazo, pero según iban pasando los kilómetros iba soltando más el brazo.

Ella hizo sólo vuelta y media por precaución y Joaquín y yo seguimos dándole a la zapatilla. Acabamos dos vueltas y convencí a Joaquín de dar una vuelta más. Hay que tratar de quemar los polvorones ingeridos estos días y la mejor manera es hacer kilómetros.

Totalicé 14,2 km en un tiempo de 1:15:09 @ 5:18 min/km. Imagino que para un polvorón o dos habrá valido.

¡Felicidades maestro!

Hoy 25 de diciembre se celebra el aniversario del hijo de Dios y ayer también se celebró el aniversario de un ilustre personaje, el del gran don Joaquín. ¡Muchas felicidades maestro!

Aunque estuvimos de marcha por la noche, a las nueve y media estaba en el punto de encuentro donde aparecimos Quique, Mariano, Emilio, Joaquín y yo. Estuvimos esperando un rato por si venía Miguel, pero como no venía salimos los cinco.

En el Parque Lineal se fueron por delante Joaquín, Mariano y Quique, pero yo me quedé con Emilio. En el segundo puente Emilio y yo nos dimos la vuelta y siguieron los otros tres, aunque luego a Joaquín lo dejaron tirado. Cuando llegamos a las tablas nos dimos la vuelta hasta donde se cruza el camino de asfalto con el de tierra y allí estuvimos esperando. Llegaron Quique y Mariano a toda pastilla y siguieron hasta las tablas y bastante más tarde llegó Joaquín. Se los vio a los dos muy fuertes, vamos a presenciar un bonito duelo en la Sansil.

Volvimos hacia el parque de Pradolongo y desde allí directamente al bar Acuario, el que está casi enfrente de la churrería Relaxing, al que habíamos ido dos días antes. No hubo posibilidad de ir al Relaxing porque estaba cerrada. Esta vez pedí sólo media barra porque ya con media barrita es suficiente. Estuvimos en el bar los mismos que fuimos a correr: Quique, Mariano, Emilio, Joaquín y yo. Como el cumple de Joaquín fue el día antes nos invitó al desayuno.

Cuando acabamos de desayunar nos fuimos trotando. Acompañé a Emilio hasta el puente de la Carretera de Toledo que cruza la Avenida de los Poblados.

Sin contar este trote final, hice 11,6 km en 1:05:51 @ 5:40 min/km.

Y para terminar, una de las coplillas navideñas que estuvimos cantando el día de Nochebuena:

En el portal de Belén
Hay un hombre coscarrudo
Que tiene las uñas negras
De tanto rascarse el culo

Finalizando en el bar

Al igual que ayer hoy hemos quedado para bajar al río; sin embargo si ayer íbamos un nutrido grupo hoy solamente hemos bajado tres: Mariano, Miguel y yo. Y eso que habíamos quedado para ir a desayunar después del entrenamiento, pero no ha tenido éxito la convocatoria.

En el Parque Lineal, después de bajar las tablas, se paró Mariano. Dijo que para parar dos minutos y luego hacer un test yendo hasta el último puente y vuelta al punto origen.

Estábamos cerca de llegar al último puente cuando apareció Mariano a toda leche. Nos dijo que si podíamos tirar un rato de él, pero yo no estaba para muchos trotes porque notaba las piernas cansadas del día de antes. Fue Miguel el que se puso a tirar y estuvo como un kilómetro a un ritmo de cuatro minutos hasta que aflojó un poco y Mariano se fue solo.

Cuando llegamos a las tablas nos contó Mariano que le había costado lo suyo poder acabar el test que son más o menos ocho kilómetros. Dice que lo hizo en 31:48 ¡dos minutos menos que el año anterior! El tío está en plena forma para la San Silvestre Internacional, su gran objetivo.

Volvimos trotando al punto de encuentro, cogimos las prendas de manga larga que habíamos dejado y nos dirigimos a la cafetería-churrería Relaxing, en Orcasitas. Allí nos esperaba una compañera pradolonguera que aunque no había corrido sí se había apuntado al desayuno. Lo malo es que la churerría estaba llena, a tope de gente. Después de estar allí un rato y ver que aquello no se despejaba nos fuimos al Acuario, un bar situado enfrente de la churrería, donde tomamos un café con tostadas muy rico y departimos un rato.

Fueron 13,7 km en un tiempo de 1:08:16 @ 4:57 min/km. Un buen kilometraje para no subir mucho el peso, que la báscula ya está empezando a echar humo. Hoy marcaba 70,4 kg bastante más que la semana pasada ¡y todavía no han llegado las cenas pantagruélicas de Navidad!