Estrenando mis nuevas plantillas

En el mes de septiembre tiré las plantillas que utilizaba, sin querer, al tirar las zapatillas. Cierto es que tenían casi siete años, así que tampoco me importó mucho la pérdida.

Estando sin plantillas pensé que a lo mejor ya no me hacían falta, así que he estado corriendo sin ellas hasta que me he dado cuenta que las necesito porque durante estos tres meses he estado notando “algo” en el tendón de Aquiles y la cosa ha ido empeorando.Y tengo la sensación de que la lesión que me ha tenido parado ha sido consecuencia de no llevar plantillas.

Hoy he estrenado unas nuevas plantillas súper fashion para ver si mejoro de la lesión.

plantillas-azules
Nuevas plantillas súper fashion

He estado andando con ellas estos días en los que no podía correr y hoy ha sido cuando he hecho la prueba definitiva. Notaba que no me molestaba el tendón al andar y había que probar si molestaba al correr y, por desgracia, sí me molestaba al correr.

Aún así he dado una vuelta a Pradolongo (5 km) muy tranquilo para ver cómo evolucionaba la cosas: si me dolía más según iban pasando los kilómetros, si remitía el dolor, etc. Y más o menos las molestias han sido constantes durante todo el trayecto lo cual no es mala señal… aunque tampoco buena.

Fotos de la Carrera de Reyes de Yuncler 2017

Como estoy lesionado y no puedo correr, pero me puede el gusanillo, he estado en Yuncler, pasando frío, digo haciendo fotos. Podéis ver las 650 fotos que he hecho en el enlace:

https://goo.gl/photos/dp9DxNTVWkyKUui68

Podéis, por supuesto, coger las fotos que os gusten, son totalmente libres, pero no estaría mal indicar la procedencia. Gracias.

Como muestra, un botón. En los primeros metros, entre la niebla, ya aparece Santiago Patiño en cabeza, que luego logró el triunfo en la prueba.

carrera-yuncler-2017-salida

Alta de un Club Deportivo Elemental

Ahora que estoy lesionado y de vacaciones, voy a aprovechar para contar mi experiencia de cómo dar de alta un Club Deportivo Elemental en el Registro de Asociaciones de la Comunidad de Madrid.

Hay que tener en cuenta que para hacer el proceso hay que hacerlo por internet, así que la cosa es más complicada que ir al Registro, coger los papeles, pagar las tasas, rellenar los papeles y entregarlos. No, no es tan sencillo.

Para presentar los papeles de forma telemática hay que tener un certificado reconocido. Creo que puede utilizarse el expedido por la FNMT o el expedido por la policía que reside en el DNI electrónico. En mi caso, como tuve que renovarme el carnet hace unos meses, tengo el DNI electrónico y los certificados correspondientes.

Ahora bien, si tienes el DNI electrónico necesitas un lector de este tipo de chismes. Ya tenía uno porque lo utilicé para otro trámite anterior. Lo compré en Amazon por 14 € y se llama algo así como: “Rocketek DNI Electrónico Lector de tarjetas de memoria”. Se introduce el lector en el puerto USB y el DNI dentro del lector ¡y lo reconoce! Es interesante validar los certificados antes de hacer nada mas. Se puede validar en este enlace.

lector-dni
Lector de DNI electrónica y muchas cosas más

Por supuesto, para este asunto del DNI electrónico hay que tener el PIN que te dieron cuando te expidieron el carnet. Si no tienes el PIN o lo has olvidado o lo has metido tres veces mal, hay que solicitar otro pin. Yo me había confundido tres veces, así que tuve que ir a por otro pin. No sé si hay otro procedimiento, pero yo fui a la comisaría de mi barrio después de trabajar y me dijeron que me cantara otra, que había que ir en horario de mañana, así que tuve que esperar a tener un día libre para poder tener un pin nuevo. Menos mal que el proceso es fácil, ya que hay una máquina donde se introduce el DNI, pones la huella para que sepas que eres tú y pones un nuevo pin. Este fue el primer paso: tener el DNI electrónico con su pin y el lector de DNI.

No sabía que había que hacerlo telemáticamente, así que busqué donde está el Registro de Entidades Deportivas y vi que dependía de la Dirección General de Juventud y Deporte que está en el Paseo Recoletos, 14. Así que una buena mañana me acerqué por allí y me dijeron que el Registro estaba al lado en la calle Recoletos, en los primeros números. Entré en el Registro y fue donde me comunicaron lo de que había que hacerlo por internet, aunque me dieron los papeles que debía rellenar y que después de rellenos debía escanear y hacer el proceso. Los papeles eran: formulario para pago de tasas, solicitud de registro, acta de constitución del club y estatutos del club. Algunos documentos debían estar firmados por tres socios y había que elegir además un presidente, un secretario y un tesorero. En nuestro caso, esos tres socios fundadores son además los “mandamases” del club.

El siguiente paso es rellenar los papeles y firmarlos. Eso es lo más fácil, sólo hay que elegir un nombre para el club, rellenar cuatro cosas y firmar.

Me puse por la tarde con la tarea de darme de alta en el sistema de notificaciones telemáticas. Parece una cosa sencilla, autenticarse con el DNI y rellenar cuatro datos: nombre, DNI, domicilio, teléfono y correo electrónico. Pues la primera en la frente. No había manera de poder escribir la provincia ni de seleccionar, porque al tratar de seleccionar una provincia se abría una página que decía que no tenía los certificados instalados. ¡Y claro que los tenía! Probé con un navegador, probé con otro, pero no lo hice con Firefox porque este navegador no tira de los certificados instalados en el sistema, sino que hay que importarlos. Ni con Edge, ni con Explorer, ni con Chrome. Así que opté por abrir un chat con el Servicio de Atención al Ciudadano. Que si haz esto, que si haz lo otro. Nada, tampoco funcionaba. Al final vi un procedimiento para importar los certificados en Firefox, los importó y lo pude hacer con Firefox. Ya tenía la Dirección Electrónica Única DEU. Otra cosa hecha, pero me tiré toda la tarde para eso.

Al día siguiente de recoger los papeles me dispuse a pagar las tasas. Me dirigí al banco más cercano a mi casa, una sucursal del Banco Popular con la mala suerte de que acababan de cerrar la sucursal, pero no cerrar porque se hubiese pasado el horario, sino cerrado de manera definitiva. Mala suerte. Tuve que ir a otra sucursal donde además había una buena cola de gente.

Por la tarde empecé con el procedimiento de enviar los documentos al registro telemático. Por supuesto, antes hay que escanear todas las hojas, que son unas cuantas. En teoría es simple el procedimiento de enviar los documentos. Vas a una página web, te autenticas con el DNI electrónico, eliges los documentos que hay que subir y das al botón de Firmar y enviar. Chupao.

El problema es que para hacerlo es necesario que se ejecute un Applet Java en el navegador y eso es casi una tarea titánica. Probé de nuevo con navegadores variopintos: Edge, Explorer y Firefox y ninguno funcionaba, salía una excepción de Java y no lo supe resolver. Pero resulta que si utilizas Chrome como no admite Applets, hay que firmarlo antes y enviarlo ya firmado.

Así que estuve mirando cómo poder firmarlo antes y vi que había una aplicación que se puede instalar en el ordenador que te permite firmar un fichero PDF. En la web http://www.dnielectronico.es hay un área de descargas donde está esa aplicación que se puede instalar en sistemas Windows, MacOS y Linux. Yo lo instalé en Windows y es una sencilla aplicación en la que eliges el fichero que quieres firmar, metes el PIN del DNI electrónico para validarte y te genera un PDF firmado.

Así que con esta aplicación estuve firmando los cuatro documentos que tenía: solicitud de inscripción, formulario de tasas, acta de creación del club y los estatutos. Cuando fui a subir la solicitud de registro me decía que el formato era inválido. El documento que tenía era lo que me habían dado en el registro y que posteriormente había rellenado a mano y escaneado. Y eso no servía. Busqué los documentos en la web, me descargué el PDF de la solicitud de incripción y lo rellené con el ordenador, no a mano. Lo firmé con la aplicación, lo subí con el Chrome y voilà ¡funcionó!

Los otros documentos se suben como anexos y parece que la comprobación no es tan estricta, porque no tuve problemas para subirlos. Creo que no deben ser más grandes de un determinado tamaño y que la suma de todos no deben tampoco sobrepasar un determinado límite.

De esta forma conseguí presentar los documentos y ahora tengo que esperar a que me confirmen el alta o me comuniquen si necesitan alguna cosa más o hay algo incorrecto.

Como podéis ver, no es una cosa trivial. Con lo fácil que sería ir a por los documentos, rellenarlos, pagar las tasas y presentarlos.

XXXVII San Silvestre vicalvareña

Una vez más hemos acabado el año en el barrio de Vicálvaro, corriendo la San Silvestre de este barrio. Son ya once ediciones en las que he participado y espero seguir haciéndolo durante muchos años más.

Este año nos hemos juntado un buen número de pradolongueros como atestigua la foto…

san-silvestre-vicalvaro-2016
Un montón de pradolongueros en la sansil de Vicálvaro

Llegamos hora y media antes del comienzo de la carrera y aparcamos en el descampado habitual, aunque ya quedaba poco sitio. Y eso que quedaba bastante tiempo aún, pero como las carreras de los niños son antes, mucha gente ya había llegado.

Mientras íbamos hacia el polideportivo comprobamos que las calles estaban heladas y en algunas te dabas algún resbalón, lo cual no era de extrañar ya que estábamos por debajo de cero a esas horas de la mañana.

Recogimos el dorsal, nos refugiamos en los vestuarios esperando a que llegasen los otros pradolongueros, nos hicimos la foto de rigor y faltando veinte minutos salimos a calentar un poco.

El día antes había estado en la fisio porque tenía molestias en el gemelo derecho, así que decidí acompañar a una amiga pradolonguera en la carrera.

Dieron la salida, salimos a buen ritmo y me di cuenta que ese primer kilómetro es durillo, ya que todo es cuesta arriba. Luego en el barrio de Valdebernardo hay un tramo cuesta abajo y un tramo cuesta arriba, compensando. El ritmo de mi compañera era bastante bueno, rondando 4:40 en casi todos los kilómetros excepto en los más duros.

Cuando faltan tres kilómetros y medio, más o menos, el recorrido es el mismo que el antiguo circuito de la San Silvestre y ahí te sientes como en casa, sabiendo además lo que queda, que es lo más duro. Mi compañera no flojeó en ningún momento y aunque en las subidas iba más lenta que en las bajadas, mantenía un esfuerzo constante, lo que le llevó a realizar la mejor san silvestre vicalvareña de todas en las que ha participado.

Llegué junto a ella con un tiempo oficial de 37:32 y aunque no le dio para subirse a cajón, acabó la mar de contenta.

¡Feliz año nuevo!

XIV Carrera del aceite

Un año más he participado en la Carrera del aceite, prueba que supone para mí gran emotividad, ya que se celebra en el pueblo donde pasé mi infancia y gran parte de mi juventud. Es además el sitio donde descansa mi padre, por lo que venir aquí supone algo más que participar en una carrera. Es reencontrarme con mi pasado, un pasado que sólo me trae recuerdos felices.

Este año habían adelantado el día de la carrera, ya que suele celebrarse cerca del día de Nochebuena y esta vez fue el diez, casi empezando el mes. También era extraño que la prueba se celebrase un sábado y más extraño todavía que las carreras diesen comienzo a las cuatro de la tarde y a las cinco la de los mayores.

Es por esto que el día del sábado fue raro, muy raro. Me levanté, desayuné y en vez de salir rumbo al pueblo estuve haciendo en casa esperando que llegase la hora de comer para después salir. Desde mi casa a mi pueblo hay aproximadamente hora y media de camino por lo que salí a las 14:45 para tratar de estar allí a las 16:15.

Es una tradición parar en San Martín de Pusa antes de llegar a Los Navalmorales para comprar una caja de mazapán en la Panadería Manzanero. Ahí compro el más rico y auténtico mazapán que nunca he probado. Hoy, al ser un horario distinto de lo habitual, no sabía si iba a estar abierta la panadería, pero sí lo estaba, así que llegué al pueblo con un kilo de mazapán en el maletero.

Ya habíamos visto cuando veníamos de camino la “niebla” que cubría el pueblo y al llegar constatamos lo que nos imaginábamos, que no era niebla, sino el humo que soltaba el molino de aceite procesando el orujo (lo sobrante de la prensada de las aceitunas). Desconozco si habrá otros métodos para tratar el orujo que no produzcan esta extraña niebla.

humo-orujo
“Extraña” niebla en Los Navalmorales. Foto de Gustavo Martín

Aparcamos sin muchos problemas cerca de la línea de salida y fuimos tranquilamente a recoger el dorsal y el chip al silo. Al ser una carrera de poca participación -sólo había apuntados ochenta corredores entre seniors y veteranos- recogimos en un visto y no visto el dorsal, el chip, una mochila de cuerdas y una bonita camiseta fosforita de manga larga.

Volvimos al coche nos pusimos la ropa “de correr” y fuimos a dar una vuelta de reconocimiento. Parecía como si este año el piso del camino estuviera mejor, como si la tierra del camino estuviese más compactada. Creo recordar que otros años había más arena suelta y piedrecillas. Según iba haciendo la vuelta de reconocimiento me estaba dando cuenta que no me apetecía en absoluto ponerme a correr poco después.

No hubo tiempo para más, dimos la vuelta y nos colocamos en la línea de salida. Salí algo atrás, pero como no había muchos participantes enseguida encontré mi sitio y mi ritmo en la carrera. Fui adelantando gente tanto en el tramo llano como en la subida. En la bajada cambiaron las tornas y ahí no adelanté ni a los caracoles.

Iba observando que justo detrás de mí iba una pareja de chicos muy jóvenes que había visto antes correr en las pruebas de los niños. Iban tan tranquilamente, conversando el uno con el otro, mientras que yo iba con las pulsaciones a tope, no hubiera podido decir ni palabra.

Poco antes de llegar al final de la primera vuelta te cruzas con los que vas delante de ti. Observé que las cinco primeras chicas iban muy cerca la una de la otra, aunque la china Dong Liu iba ligeramente por delante.

En la segunda vuelta los jovencitos que iban detrás de mí se me iban acercando cada vez más. La subida se me dio bien, se nota que había practicado las subidas, pero en la bajada perdía mucho. Soy muy malo bajando y si la pendiente es elevada, soy pésimo.

En la tercera vuelta los jovenzuelos se pusieron por delante y ya no fui capaz de alcanzarlos. Daba gusto verlos subir ligeros como plumas, gráciles cual pajarillos. Y yo arrastrando mis 69 kilazos ladera arriba.

Después de la bajada, al atravesar el arroyo, me di cuenta que la carrera ya se estaba acabando y que quizás había sido demasiado conservador. Apreté en la subida por la calle Callejas y por el tramo de carretera que lleva a la meta, parando el crono en un tiempo de 19:51 que es el peor tiempo que he hecho en esta carrera, pero contento de todas formas por poder correr ante mis paisanos.

aceite-2016-meta
Llegando a meta. Foto cortesía de la organización

Tienen los chicos de Evedeport una televisión en la cual van mostrando las clasificaciones. Cuando me acerqué por allí muy diligentemente introdujeron el dorsal y aparecieron mis “números”. Allí pude ver que el tiempo oficial era de 19:51, que había sido séptimo de mi categoría y 36º de la general. Yo, que soy muy amigo de los números, me puse muy feliz cuando comprobé que mi posición en la carrera coincidía con el número de dorsal. Luego debieron de clasificar a alguien delante porque en la clasificación que han colgado y de la cual guardo una copia aquí ya no coinciden los números.

La amiga que me había acompañado hasta allí llegó en un tiempo de 22:44, consiguiendo de esta manera el cuarto puesto de su categoría y diez litros de aceite. Al final el viaje no fue en balde 😉

La ganadora femenina fue de nuevo la china-española Dong Liu que si las cuentas no me fallan, es la quinta vez que gana esta prueba y todas de forma consecutiva.

Ritmo incómodo

Define Jack Daniel el ritmo umbral como un ritmo “confortably hard”, que se podría traducir literalmente algo así como “confortablemente duro”. Dice que no se debe sentir como duro, que eso es ya para entrenamientos de intervalos. Hoy según iba corriendo se me ocurrió una definición algo menos literal, el ritmo umbral es un ritmo incómodo. Aquel que no te hacer ir relajado ni un segundo, siempre alerta.

Ayer jueves no pude salir, así que he salido hoy viernes poco antes de las cuatro de la tarde. Estaba lloviendo y he pensado que lo mejor sería ir a Madrid Río, que siempre está más practicable que cualquier parque al ser asfalto. He hecho cuatro kilómetros de calentamiento y luego he tratado de hacer cuatro a mi ritmo umbral, a 4:20. Y así han salido: 4:16, 4:23, 4:14 y 4:16. No han salido excesivamente mal, pero tampoco bien.

Después otros cuatro kilómetros de enfriamiento. Bueno, lo de enfriamiento es un eufemismo porque iba congelado, ya que estuvo todo el rato lloviendo y con bastante aire. Llegué con las manos como témpanos. Tanto que cuando salí de la ducha las manos estaban rojas como tomates.

mano-colorada
La mano del mismo color que la manteca colorá

Fueron en total 12 km en un tiempo de 58:13 @ 4:51 min/km. Un entrenamiento duro por el ritmo y por la climatología.