Archivo del Autor: correresmireligion

El lumbago ya está ahí otra vez

Estuve el año pasado parado por el lumbago. Pero no sólo de correr, sino que me dieron de baja laboral porque ni sentado podía estar. El caso es que llevo unas semanas que me molesta ligeramente pero hoy cuando he acabado el entrenamiento he visto que estoy bastante fastidiado.

Quedamos en el punto de encuentro Quique, Mariano, Miguel y yo por lo que nos sorprendió cuando apareció Joaquín, del que no sabíamos nada. Luego nos contó que llevaba prisa y había bajado antes y que ya estaba acabando el entrenamiento. Como íbamos al río, nos acompañó hasta el Doce y allí se fue para su casa y nosotros para el Parque Lineal.

Al poco de entrar en el parque empezó Miguel a poner un ritmo exigente. Yo cuando vi que bajaban de 4:35 me quedé ahí, que de ninguna manera quería sobrepasar mi ritmo de maratón, sobre todo después de la paliza del jueves. Vi como se iban yendo metro a metro a una velocidad considerable. No problem, yo a lo mío.

Cuando llevaba unos siete kilómetros empecé a notar molestias en la zona lumbar izquierda y empecé a mosquearme. Pensé que podía ser debido a llevar el móvil a la cintura, pero era algo peor. Estuve un par de kilómetros molesto, pero luego me fui acostumbrando al dolor y seguí más o menos bien.

Después de llegar hasta el final del Parque Lineal y volver por el otro margen del río vi a Miguel y Mariano en el primer puente, que habían vuelto a recogerme. Fui con ellos un rato, pero luego volvieron a acelerar y yo seguí a mi ritmo. Al llegar a las tablas estaban los tres esperando y ya nos volvimos todos al punto de encuentro a ritmo más llevadero.

Yo totalicé 16 km en un tiempo de 1:17:34 @ 4:51 que no está nada mal. Fuero nueve los kilómetros que traté de hacer a un ritmo de 4:35 y salieron justamente a 4:35. Lo clavé.

Lo peor vino después cuando noté un dolor en la zona lumbar bastante fuerte, más en el lado izquierdo que en el derecho. Ya estamos igual que el año pasado, aunque espero que no llegue a tanto.

Antes de salir había subido a la báscula y marcaba 69 kg pelaos. Eso me alegró mucho y espero seguir bajando para llegar a la gran cita primaveral con algo menos de 68. Ya veremos.

Anuncios

La lluvia es un acicate

Cuando hemos salido hacía bastante aire y frío, pero al poco de comenzar a correr ha empezado a llover ligeramente, eso ha provocado que inconscientemente hayamos aumentado el ritmo, quizás con la idea de acabar antes y mojarnos lo menos posible.

Ha sido una idea no muy buena porque Emilio ha empezado a perder comba y Joaquín al poco, también; sin embargo mi tocayo y yo espoleados por la lluvia hemos aumentado el ritmo poco a poco y al menos yo trataba de alcanzar un ritmo de crucero sobre 4:18, pero no lo he conseguido. Desde luego hoy no era el día más propicio para hacer un entrenamiento de este tipo porque estaba el suelo muy blando y en algunos tramos el aire soplaba de lo lindo en contra. Aún así, aunque no hayamos ido tan deprisa como pretendía, el entrenamiento ha sido de los que curten.

Lo cierto es que la lluvia no ha durado mucho y es cosa de agradecer porque olvidé protegerme los pezones al salir y cuando he llegado a casa ya los tenía rozados y si hubiese llovido más hubiera llegado hecho un cristo.

Hoy salí un poco antes por lo que cuando llegué al punto de encuentro ya llevaba una milla en las piernas, así que hoy han salido más kilómetros de lo habitual, en total 11,3 km en un tiempo de 56:15 @ 4:57 min/km.

Una de las medidas del estado de forma es ver el tiempo que se tarde en dar una vuelta, que son unos 4,8 km. Bajar de 20 minutos es estar muy bien y hacerlo en 20:55 como he hecho yo hoy, no está nada mal. Así que contento.

Me gusta, me gusta

Hoy cuando salía de casa para ir al punto de encuentro me di cuenta que era casi de día ¡qué alegría! Dentro de poco empezaremos a correr de día, luego a dar una primera vuelta con luz y luego… Cambiaran la hora y ya tendremos luz para todos los kilómetros que queramos. Me gusta que las horas de luz vayan aumentando.

Y es que resulta interesante comparar las horas de luz que había en el día más corto del año (9h16):

Con el día de hoy (10h03), por ejemplo:

Se puede ver que en 40 días ha aumentado el tiempo de luz en 46 minutos, más o menos, lo que suele coincidir más o menos con la creencia popular de que en un día aumenta un minuto el tiempo de luz solar.

Estaba por allí Jesús, así que fuimos a un ritmo tranquilo ya que el hombre no quiere forzar por la lesión que tuvo en la rodilla, es por esto que hicimos una primera vuelta muy despacio, a un ritmo de seis. Al comenzar la segunda vuelta apareció Miguel y aumentamos un poco el ritmo, pero tampoco para tirar cohetes.

En total hice 9,6 km en 54:57 @ 5:41. Quería tomarme este entrenamiento de recuperación del domingo, que quizás fue exagerado.

LIX Trofeo Marathon de cross

Un año más y ya van 59 se ha celebrado el Trofeo Marathon de cross. La Agrupación Deportiva Marathon organiza esta prueba que consta de mil y una carreras. Empezando por los niños hasta el Campeonato de Madrid de cross largo pasando por el cross popular que fue la prueba en la que participé.

La salida era a las diez y cerca de casa, así que no tuve que madrugar en exceso. Bueno, lo de madrugar en exceso depende del punto de vista de cada cual, ya que me levanté a las 7:30 que para mí no es mucho ya que me levanto a diario a las seis, pero a otras personas le puede parecer una barbaridad. Suelo levantarme tres horas antes para desayunar y poder hacer la digestión antes de la carrera, pero esta vez como era más tarde desayuné menos de lo habitual.

A las nueve nos pusimos en marcha y en diez minutos estábamos en el Parque de las Cruces. Atravesamos el parque y llegamos a la caseta donde entregaban los dorsales. Miramos el tablero para ver nuestro número, nos pusimos a la cola y rápidamente estábamos con el dorsal en la mano. Una amiga, que no se había apuntado antes, lo pudo hacer allí mismo también de manera rápida.

Fui inmediatamente al servicio porque necesitaba echar lastre y luego nos dio tiempo a hacernos una foto, dejar la ropa en el guardarropa y calentar por el circuito con la idea, sobre todo, de comprobar el estado del terreno. Aunque llovió algún día de esta semana, no había barro, únicamente el terreno estaba muy blando en algunas zonas, pero se podía correr perfectamente con unas zapatillas normales.


Antes de comenzar la carrera, con las compañeras del Club Atletismo Zofío

Llegué con no mucho tiempo al arco de salida, por lo que me puse más detrás de lo que hubiese deseado, pero tampoco me importó demasiado en ese momento, aunque luego me arrepentí un tanto porque al principio costaba adelantar al personal.

Consta el circuito de una vuelta pequeña de unos 700 metros y dos grandes de algo menos de 2,5 km cada vuelta. En esta vuelta pequeña se encuentra uno de los repechos que también hay que pasar en la vuelta grande. En la vuelta grande hay un tramo complicado porque hay varios giros de noventa grados en la zona más cercana al polideportivo y luego tres repechos que se suben en el último kilómetro de cada vuelta. Son tres repechos de poca entidad pero que se notan en las piernas.

Como salí muy atrás estuve prácticamente la vuelta pequeña y la primera grande adelantando gente. Luego la cosa se estabilizó y adelanté a alguno que otro en la segunda vuelta pero mediada esa segunda vuelta me adelantó un individuo al que traté de seguir, pero iba más deprisa y no había manera. En el primer repecho de la última vuelta, justo a un kilómetro de meta vi que se iba irremediablemente porque le vi subir más fuerte que yo, así que pensé que al menos no me adelantara nadie más.

En el segundo repecho de la segunda vuelta y penúltimo de la carrera miré atrás y vi a Antonio Gallardo, uno de los clásicos de Madrid y grandísimo corredor que no estaba muy lejos de mí. Eso me sirvió de acicate e intenté que no me adelantase. Y no me adelantó, pero sí otro tipo que ya en la recta de llegado me sobrepasó. El caso es que luego no vi a Antonio Gallardo, quizás iba acompañando a alguien.

Llegué a meta con un tiempo oficial de 23:47 para una distancia de 5580 metros. Lo curioso es que cuando después miré el cronómetro vi que fui muy regular durante toda la carrera, ya que hice el kilómetro más rápido en 4:16 y el más lento en 4:19. Eso sí, en los últimos quinientos metros se nota que apreté para que no me alcanzasen porque ese medio kilómetro lo hice a un ritmo de 4:05.

La Agrupación Deportiva Marathon fue muy generosa con la bolsa del corredor ya que por sólo cuatro euros metió en la bolsa una camiseta de la media maratón de 2013, una botella de agua, Aquarius, café capuchino, caldo Aneto, una bolsita de avena, un vale de descuento del Corte Inglés, una bandeja de pasta, galletas, una pera y una muestra de edulcorante. ¿Quién da más?

Un regalo útil aunque poco utilizado

Mapoma en su edición XXV fue muy generosa y regaló bastantes cositas a los corredores. Una de esos regalos fue una muñequera que aún conservo y eso que ya han pasado más de quince años.


Muñequera casi de museo

Llevaba bastante tiempo sin utilizar este chisme, pero hoy lo he vuelto a usar, por lo que tengo que estar agradecido a Mapoma por aquel regalo. Y todo debido a que tenía que ir a Correos a recoger un paquete y como por horarios sólo puedo ir el sábado, he pensado que dando unas vueltas a Parque Sur podría acabar en Plaza Elíptica y desde allí acercarme a la oficina de Correos que queda cerca. Pero como tenía que llevar el justificante, se me ocurrió la idea de meterlo dentro de la muñequera. El único problema observado es que el sudor traspasa el material de la muñequera y el papel se empapa, hay que tener cuidado con ese detalle.

El caso es que tenía pensado hacer poco y despacio porque el Trofeo Marathon de cross es mañana y no es cuestión de llegar con las piernas cansadas. Por otro lado, el Parque Sur es un parque con algún que otro desnivel, ¡hay que tener cuidado! Salí sin mirar el cronómetro y quizás fui algo deprisa porque excepto el primer kilómetro todos los demás salieron a ritmos cercanos a cinco. No sé si será contraproducente… Totalicé 8 km en un tiempo de 41:14 @ 5:09 min/km.

Agua, sal y vinagre remedio para las ampollas

Hace ya unos cuantos años, la primera y única vez que hice los 100 kilómetros en 24 horas de Corricolari, acabé con unas ampollas horrorosas en los pies. Entonces me recomendaron que no me las explotara y metiera los pies en agua, sal y vinagre para curarlas. Y en aquel entonces me funcionó y esta vez, también.

Como el domingo acabé con una bonita ampolla en la planta del pie izquierdo, probé de nuevo el remedio para tratar de curar la ampolla. Empecé el domingo metiendo el pie y luego en días sucesivos. El lunes andaba cojeando, el martes ya podía andar bien, aunque no quise salir a correr y el miércoles estaba prácticamente recuperado. Así que hoy he salido a correr sin el menor temor.

Y la verdad es que no he tenido la menor molestia, además como he llegado tarde, he hecho menos kilómetros lo cual mi pie lo ha agradecido. No solamente han sido menos kilómetros, sino que han sido muy tranquilos como indica la media de 5:38 min/km en los 8 km que he realizado. Mucho mejor así dadas las condiciones.

XXXIII Cross de Leganés

He participado por primera vez en el Cross de Leganés. Estuve el año pasado de espectador y me gustó, así que me animé a participar esta vez. Fui acompañado por dos compañeras pradolongueras como atestigua la foto.


Con dos campeonas pradolongueras

Tenía la posibilidad de correr en la prueba ABSOLUTA y en la prueba de MASTER y me decidí por esta última entre otras cosas porque sólo eran seis kilómetros, que ya son bastantes para el duro trazado de este cross. Y menos mal que elegí esta opción porque se me hizo muy duro.

Consta el circuito de cuatro cuestas no muy largas pero sí muy empinadas. Dado que en la prueba MASTER hay que dar tres vueltas a ese circuito, hay que hacer doce subidas en total. Además, excepto algunos metros que se va por un camino, el resto es literalmente campo a través con un suelo muy irregular.

En la primera vuelta, bien, las cuestas estaban ahí, pero se subían con alegría. En la segunda vuelta ya se hacían duras las cuestas y daba vueltas a la cabeza pensando qué hacía yo ahí, si las cuestas me van fatal y encima nos las entreno. En la tercera vuelta las pasé canutas y el único consuelo era pensar que la cosa acababa pronto, además iba notando que el pie me ardía, por lo que pensé que debía ser por las zapatillas que no eran las adecuadas para correr por este terreno.


En la tercera vuelta ya iba que me caía

En esta última vuelta debía ir muy cascado porque me adelantaron tres tipos. Aún así, llegué a meta con un tiempo de 27:32 para una distancia algo superior a los seis kilómetros que anunciaron. Nada más pasar la línea de meta y después de coger una botella de agua me descalcé para ver el motivo por el que me ardía la planta del pie y descubrí que tenía una ampolla king size en la planta del pie izquierdo que me hizo andar descalzo el resto de la jornada.

A las 11:25 participaban las chicas. Estuve esperando porque corría una compañera pradolonguera. Ésta se descuidó en el calentamiento y cuando se quiso dar cuenta, ya habían salido el resto de competidoras. Aún así, empezó a recuperar el terreno perdido y adelantar a gente y eso le sirvió para alcanzar el tercer puesto de su categoría. Tremendo lo de esta chica.

Me llamó mucho la atención cómo dominó Rocío Fernández esa prueba con un correr increíble, con un fuerza impresionante y una elegancia fuera de lo normal, tanto en llano como subiendo o bajando. Cuando ves correr así te planteas si lo que tú haces es otro deporte.

La otra compañera pradolonguera participaba en el campeonato de Madrid de cross corto representando a su club la Unión Atlética Coslada. Lo hizo bastante bien y gracias a su ayuda pudieron ser terceras en la prueba y se clasificaron para el campeonato nacional.

Ya prácticamente cuando me iba me encontré con Javier que había ido de delegado del equipo de cross de su club, la Agrupación Deportiva Marathon. Consiguieron acabar segundos