Archivo de la etiqueta: Pradolongo

Otras Adidas boquete

He tenido tres Adidas Supernova Glide 7 y ahora calzo unas Glide 8. De esas tres del modelo 7 sólo la primera aguantó como una campeona, con las otras dos acabé con un bonito boquete, como ya conté en esta entrada.

Pues bien, las Glide 8 han salido peor todavía porque con 500 km ya tenían un bonito boquete justo en el mismo sitio que las anteriores. Ya me pareció cuando compré este modelo que parecía más flojo que el modelo anterior y efectivamente así ha sido.


Adidas Supernova Glide 8 con un bonito boquete

Pero bueno, con boquete o sin él, se puede correr bien y no noto ninguna cosa rara, por lo que seguiré así hasta al menos mil kilómetros… Si es que no se destruyen del todo.

Hoy hemos bajado Miguel, Joaquín, Emilio R. y yo. Hemos dado una primera vuelta tranquila, como mandan los cánones, y en la segunda seguíamos más o menos igual, pero luego hemos apretado llegando al kilómetro siete.

Yo había corrido el domingo y no tenía muchas intenciones de forzar, pero mis compañeros se han puesto “violentos” y he tratado de seguirlos, lo cual me ha sorprendido porque tenía buenas piernas cuando pensaba que me iba a costar más, pero iba ligero, ligero. Hemos hecho los últimos 2,8 km a ritmos de 4:38, 4:09 y 4:07. No ha estado mal, no.

En total han sido 9,8 km en un tiempo de 52:32 @ 5:22 min/km.

Anuncios

Metiendo kilómetros

He notado en las carreras de diez kilómetros que me falta fondo, así que estoy tratando de meter kilómetros cuando puedo, sobre todo en los fines de semana que es cuando más tiempo libre tengo. Pero no se trata sólo de conseguir fondo para acabar las carreras de diez kilómetros bien, sino que ya hay que ir pensando en las medias maratones que están cerca.

Si ayer hicimos algo más de quince kilómetros a buen ritmo, hoy tenía pensado hacer algún kilómetro más pero a un ritmo más llevadero. Habíamos quedado en el punto de encuentro de los fines de semana, que no es el mismo que el de los días de diario, no me preguntéis el porqué. Por cierto, que hoy hacía más fresco de lo que ha hecho en los últimos meses, pero tampoco nada del otro mundo.

Llegué unos minutos tarde para no perder la costumbre y al poco salimos un nutrido pelotón, rumbo al Parque Lineal. Algunos con intenciones de hacer cuatro de ida y otros tantos de vuelta. Otros con hacer cinco y vuelta y yo con la idea de hacer al menos diecisiete. Llegamos los tres de ayer al punto kilométrico cinco y allí nos volvimos. Traté de convencer a mis dos acompañantes de hacer más, pero no estaban por la labor.

Cuando llegamos al punto de partida, dejé a mis acompañantes y me lancé a hacer una vuelta por Pradolongo y un poco más. Acabé subiendo la cuesta de la calle Parque de la Paloma, para acabar cuesta arriba. De este modo totalicé 17 km en un tiempo de 1:30:05 @ 5:17 min/km. Un buen entrenamiento en cansancio, ideal para la maratón.

No habrá paz para los malvados

No habrá paz para los malvados es una película dirigida por Enrique Urbizu y protagonizada por José Coronado. Da igual el argumento, lo que me interesa es el título, ya que no puedo sino llamar malvados a mis compañeros Joaquín y Miguel que me dan cera un día sí y otro también. Y hoy no ha sido una excepción. Y no, no tendrán paz mientras me quede un gramo de fuerza, aunque ahora estoy a años luz de ellos.

Tenía intención de correr los últimos 4,6 kilómetros a umbral, que en mi caso es un poco por debajo de 4:30 por lo que cuando llegamos al punto kilométrico cinco aceleré el ritmo para ponerme a esa velocidad y sólo pude hacer un kilómetro a ese ritmo porque luego empezaron a apretar y saltó en pedazos mi objetivo. El siguiente kilómetro lo hicimos en 4:19 y a partir de ahí se me fueron yendo poco a poco. El otro lo hice a 4:10 y ellos lo harían a cuatro. El cuarto kilómetro lo hice en 4:15 y ellos seguían alejando. Llegados al kilómetro nueve ya aflojé y lo hice al trote.

Total que hice 4 km en 17:14 a un ritmo de 4:19, bastante más deprisa de lo que había planeado, pero es lo que tiene ir con estos malvados. Fueron en total 9,7 km en 48:02 @ 4:57 min/km.

Por fin llegó la lluvia

A finales de agosto cuando salía de trabajar me cayó una chupa de agua exagerada. Desde entonces -creo- no había vuelto a llover en Madrid… Hasta hoy. Y se agradece mucho que haya llegado la lluvia después de tantos días porque entre otras cosas, el estado de los embalses es tristísimo.


Estado de los embalses a 17 de octubre de 2017

Por supuesto, la lluvia no es un obstáculo para salir a correr. Todo lo contrario, a mí me gusta correr con lluvia, siempre que no llueva a lo bestia y hoy hemos tenido suerte porque ha llovido un chirimiri muy agradable. La única preocupación es salir con una gorra para que el sudor, arrastrado por la lluvia, no te caiga en los ojos. En mi caso, ni siquiera tuve que preocuparme de eso porque siempre salgo con gorra.

Disfrutando de la lluvia hicimos una primera vuelta tranquila y luego apretamos un poco en la segunda, pero sin llegar a los niveles de los monstruos con los que salgo a entrenar. Totalicé 9,7 km en un tiempo de 49:28 @ 5:05 min/km. Un entrenamiento súper agradable con muy buena compañía y gran climatología.

No me gusta nada correr de noche

Aunque corrí ayer hoy también salí porque el jueves no iba a poder. Lo malo es que ya eran pasadas las ocho de la tarde y en esta época del año a estas horas ya es de noche.

Salí con una amiga por el parque de Pradolongo y aunque había un montón de farolas encendidas, en algunos tramos se veía regular, por lo que había que ir con precaución. Además mi amiga no está acostumbrada a entrenar por la tarde por lo que fuimos a un ritmo bastante tranquilo.

El caso es que en pocos días cambiarán la hora y nos tocará correr de noche un montón de día y reconozco que no me gusta nada correr cuando no se ve, prefiero ver bien donde piso, pero es lo que hay. Martes y jueves de noche y aprovechar el fin de semana para salir con luz.

Hicimos 10 km en un tiempo de 56:18 @ 5:37 min/km. Lo curioso del caso es que mi amigo pensó que habíamos ido más deprisa, pero no, el reloj no miente.

Incertidumbre

La noticia del día era la comparecencia de Puigdemont en el Parlament para ver si se declaraba la independencia o no de Cataluña. Había calculado que estaría hablando del asunto mientras me preparaba para salir a correr, pero al final la comparecencia se retrasó una hora y antes de las siete salí hacia el punto de encuentro con la incertidumbre de qué iba a pasar, de si cuando volviese España sería más pequeñita o todo seguiría igual.

Salí a entrenar con la idea de hacerlo a ritmo muy tranquilo porque tenía las piernas cansadas de la carrera del domingo. Y así fue, fui charlando con los compañeros de nuestras carreras del fin de semana que aunque yo había participado en la carrera ProFuturo, unos cuantos de mis compañeros habían participado en la carrera de Mercamadrid y todos estaban muy contentos porque habían conseguido muy buenas marcas. Joaquín hizo cuarenta minutos y pico, dos minutos menos que la semana anterior. Empecé a sospechar si la carrera de Mercamadrid estaría bien medida porque bajar dos minutos en una semana aunque la otra fuese más dura, me parece mucha diferencia.

Independientemente de la longitud de la carrera, todos estaban de acuerdo en que la carrera estaba muy bien organizada y que los corredores fueron obsequiados con viandas de todo tipo. La parte negativa, desde mi punto de vista, es la rapiña de algunos corredores y familiares que se llevaban cajas enteras de fruta sin tener en cuenta que alguno que viniese más atrás podía quedarse sin nada. Pero así somos, si puedes llevarte algo por la cara, que los demás hubiesen corrido más. Luego nos quejamos de los corruptos.


Buena bolsa del corredor

Comparando lo que se llevó un corredor de Mercamadrid, que se puede ver en la foto, con la media manzana, medio plátano, una botella de agua y una botella de ¿¿cerveza isotónica?? que nos dieron en la carrera ProFuturo, la diferencia es evidente.

Hice los 9,7 km en un tiempo de 50:23 @ 5:11 min/km, quizás algo más rápido de lo que hubiese deseado ya que hicimos un par de kilómetros a buen ritmo.

Cuando llegué a casa me enteré de la independencia de Schrödinger declarada por Puigdemont, así que seguiremos con el culebrón.

Entrenamientos semana 40 de 2017

La semana 40 de 2017 abarca del 2 al 8 de octubre. El primer día de entrenamiento de la semana fue el martes día 3 donde hicimos las dos típicas vueltas a Pradolongo a un ritmo bastante tranquilo, aunque alguno hubo que aceleró, yo seguí al tran tran. Hicimos los 9,7 km en un tiempo de 53:17 @ 5:29 min/km. Durante el entrenamiento estuve hablando con Joaquín que había participado dos días antes en la carrera del lago de Pareja, donde no pudo conseguir su objetivo de subir al cajón, quedando a las puertas en el cuarto puesto.

El jueves día 5 en el entrenamiento se me ocurrió la idea de hacer cambios de ritmo tirando cada vez uno, pero Mariano se puso a tirar como un loco y allí nos quedamos los demás. Luego aflojó un poco y Miguel se fue con él y yo me quedé con Joaquín. De todos modos, hicimos un kilómetro a 4:34 y otro a 4:20, pero no era cuestión de apretar mucho porque el domingo tocaba carrera. Hice los 9,6 km en 48:42 @ 5:01 min/km.

El sábado no salí a entrenar porque al día siguiente tocaba carrera. Y el domingo día 8 llegó el día y como relato en esta entrada no se me dio especialmente bien.