Archivo de la etiqueta: Parque Lineal

El lumbago ya está ahí otra vez

Estuve el año pasado parado por el lumbago. Pero no sólo de correr, sino que me dieron de baja laboral porque ni sentado podía estar. El caso es que llevo unas semanas que me molesta ligeramente pero hoy cuando he acabado el entrenamiento he visto que estoy bastante fastidiado.

Quedamos en el punto de encuentro Quique, Mariano, Miguel y yo por lo que nos sorprendió cuando apareció Joaquín, del que no sabíamos nada. Luego nos contó que llevaba prisa y había bajado antes y que ya estaba acabando el entrenamiento. Como íbamos al río, nos acompañó hasta el Doce y allí se fue para su casa y nosotros para el Parque Lineal.

Al poco de entrar en el parque empezó Miguel a poner un ritmo exigente. Yo cuando vi que bajaban de 4:35 me quedé ahí, que de ninguna manera quería sobrepasar mi ritmo de maratón, sobre todo después de la paliza del jueves. Vi como se iban yendo metro a metro a una velocidad considerable. No problem, yo a lo mío.

Cuando llevaba unos siete kilómetros empecé a notar molestias en la zona lumbar izquierda y empecé a mosquearme. Pensé que podía ser debido a llevar el móvil a la cintura, pero era algo peor. Estuve un par de kilómetros molesto, pero luego me fui acostumbrando al dolor y seguí más o menos bien.

Después de llegar hasta el final del Parque Lineal y volver por el otro margen del río vi a Miguel y Mariano en el primer puente, que habían vuelto a recogerme. Fui con ellos un rato, pero luego volvieron a acelerar y yo seguí a mi ritmo. Al llegar a las tablas estaban los tres esperando y ya nos volvimos todos al punto de encuentro a ritmo más llevadero.

Yo totalicé 16 km en un tiempo de 1:17:34 @ 4:51 que no está nada mal. Fuero nueve los kilómetros que traté de hacer a un ritmo de 4:35 y salieron justamente a 4:35. Lo clavé.

Lo peor vino después cuando noté un dolor en la zona lumbar bastante fuerte, más en el lado izquierdo que en el derecho. Ya estamos igual que el año pasado, aunque espero que no llegue a tanto.

Antes de salir había subido a la báscula y marcaba 69 kg pelaos. Eso me alegró mucho y espero seguir bajando para llegar a la gran cita primaveral con algo menos de 68. Ya veremos.

Anuncios

Quizás no haya sido buena idea

Hoy he salido a correr después de haberlo hecho ayer y creo que no ha sido buena idea porque ayer acabé con unas ligeras molestias en la rodilla izquierda. Tampoco es que hoy haya acabado peor, pero desde luego mejorar seguro que no.

Habíamos quedado a las 9:30 con Mariano y Miguel para hacer una tirada larga. Ayer hicimos algo más de 15 a buen ritmo y hoy el entrenamiento consistía en hacer más kilómetros pero más despacio.

Salimos los tres, bajamos al Parque Lineal y allí observamos que la gente del Club de Atletismo Paris estaban montando todo lo necesario para celebrar el Trofeo Paris. Es una carrera que me encanta, pero llevo dos o tres años sin participar por asuntos varios.

Una vez en el parque Mariano se marchó porque tenía prisa y nos quedamos sólo dos del terceto inicial. Bajamos un poco el ritmo tratando de ir entre 5:10 y 5:15 y cuando íbamos llegamos al puente que te obliga a cambiar a la margen izquierda del río vimos una curiosa ave. Era una especie de gallina, pero más fuerte. Ninguno de los dos supimos qué animal podría ser, pero por ahí andaba tan tranquila. Luego vimos otra ave, esta vez negra, que volaba por encima del río. La vimos dos o tres veces. Parecía un cormorán negro, pero imagino que sería otro animal distinto.

Cuando íbamos por el kilómetro 13 ó 14 ya llevábamos las piernas cansadas. Esos cuatro o cinco kilómetros que nos quedaban eran realmente los “buenos”, cuando el entrenamiento en fatiga empieza a hacer su efecto. Era el momento de no flaquear.

Cuando salíamos del Parque Lineal vimos un montón de corredores que se disponían a participar en el Trofeo Paris. Había un extraordinario ambiente.

Totalizamos 18 km en un tiempo 1:33:00 @ 5:10 min/km. De esta forma he acabado la semana con 56 km que son bastantes para mí.

A mi rodilla no le ha molado nada

Hoy habíamos quedado a las 9:30 cuatro pradolongueros en el punto de encuentro. A saber: Quique, Mariano, Miguel y un servidor. A las 9:40 hemos comenzado el entrenamiento que consistía en bajar al Parque Lineal y allí dar zapatilla.

Quique y Mariano están a otro nivel y en cuanto empezaron las hostilidades se pusieron a apretar y no había manera de seguirlos. Y tampoco era cuestión de ponerse a rebufo porque al final te revientan y es peor, por lo que Miguel y yo íbamos viendo a la distancia el duelo entre estos dos colosos. De todos modos, mi objetivo era ir a ritmo de maratón, que actualmente es 4:35 así que todo lo que fuese ir más deprisa estaba de más. Aún con eso en mente algunos kilómetros salieron más rápidos.

Después de que ellos se castigaran de lo lindo se volvieron a esperarnos y acabamos llegando todos juntos al punto de encuentro, pero ni los típicos tres kilómetros de enfriamiento respetaron, que fuimos a buen ritmo subiendo al Doce y de allí hasta el final.

Hice un total de 15,3 km en un tiempo de 1:13:16 @ 4:47 min/km. Una ritmo que no está nada mal para habernos metido quince kilómetros entre pecho y espalda.

El problema de este entrenamiento exigente es que por la tarde me dolía la rodilla izquierda, esa rodilla en la que me detectaron condromalacia rotuliana y eso me ha acojonado bastante. Me parece que el plan que tenía de atacar la maratón de Madrid para acercarme a mi mejor marca tendré que aparcarlo en un cajón. Una de las “patas” del plan era entrenar cuatro días a la semana metiendo bastante carga de kilómetros el fin de semana. Eso lo tendré que olvidar. De momento pasaré a tres días y veremos cómo evoluciona la cosa.

Antes de salir me subí a la báscula y marcaba 69,4 kg lo cual es 700 gramos menos que hace una semana. Perder peso era otra de las “patas” del plan de entrenamiento, pero esto tengo que hacerlo porque también es bueno para la rodilla. Cuanto menos peso, mejor.

Entrenamiento de Año Nuevo 2018

Fiel a la tradición, hay que empezar el año como acabó el anterior, corriendo. Y así fue, puse un mensaje en el grupo para ver si se animaba alguno a correr y a tomar una copa de cava o sidra después y nos juntamos cinco, que no es una cosa bárbara, pero no está mal.

El entrenamiento consistió en bajar al río y hacer unos kilómetros por el Parque Lineal, hasta el segundo puente, y en ese punto vuelta por donde habíamos venido. No fuimos echando los pulmones por la boca, pero tampoco íbamos parados. Además me llamaron por teléfono, me tuve que parar y después para alcanzar a los compañeros tuve que acelerar de lo lindo. Fue en ese acelerón donde me di cuenta que las piernas estaban cansadas de la carrera del día antes, aunque más debían estar las de Mariano que había corrido la San Silvestre Vallecana Internacional pocas horas antes, al fin y al cabo yo había corrido por la mañana.

A la vuelta, en el punto de encuentro, vimos a otros dos componentes del grupo pradolonguero que estaban estirando y otro par de ellos que se habían acercado aunque no habían entrenado.

Sacamos la sidra, el cava y algunas pastas y estuvimos brindando por el nuevo año que comienza.

¡Feliz año nuevo 2018!


¡Va por ustedes!

El temido flato

Uno de los enemigos del corredor es el temido flato. Pues hoy lo ha sufrido uno de los tres compañeros que compartíamos entrenamiento. Empezamos cinco compañeros y decidimos bajar al Parque Lineal para hacer unos cuantos kilómetros. La única chica del grupo, que está siguiendo un plan de entrenamiento para la maratón, tenía que hacer unas series, así que sólo nos acompañó hasta el principio del parque. Emilio dijo que tampoco quería apretar mucho, así que cuando empezamos a acelerar después del tercer kilómetro sólo quedamos tres.

Y lo cierto es que el trío íbamos a buen ritmo hasta que llegó el flato a unirse a nuestra fiesta. Lo primero que hicimos fue bajar un poco el ritmo para ver si se calmaba y algo debió mejorar porque el sufrido corredor siguió hablando mientras corríamos. Pero no creo que fuera muy confortable.

A la vuelta, de nuevo en el comienzo del parque nos volvimos a encontrar con la compañera de las series. Hicimos un último quinientos con ella -en muestra de solidaridad- y después de subir el lactato hasta las orejas nos marchamos a casa más contentos que unas castañuelas.

Completé 16,5 km en un tiempo de 1:22:16 a un ritmo de 4:58 min/km.

Lo curioso es que al llegar a casa me encontré sin querer con una artículo muy interesante que habla del flato: http://www.palabraderunner.com/el-flato-que-es-y-como-prevenirlo/

Antes de comenzar el entrenamiento me subí a la báscula y marcaba 69,3 kg. Ya veremos si consigo mantenerme en los sesenta y nueve este mes de diciembre, que es un mes de muchos execesos.

18 km no fueron nada

Contaba en la entrada del día anterior que había salido a correr con un remordimiento grande de conciencia. Pues bien, un día después todavía no se me ha pasado, así que me levanté con la idea de hacer bastantes kilómetros también, ya que los 18 km de ayer no fueron nada.

Había quedado de nuevo con mi tocayo después del “fiasco” de ayer y esta vez sí coincidimos, además ambos con la idea de hacer una buena kilometrada. Y para hacer kilómetros lo mejor es bajar al Parque Lineal.

Fuimos para allá un poco por encima de cinco y luego a la vuelta apretamos un poco, pero yo notaba las piernas cansadas del día anterior y me costaba llevar un ritmo alegre, pero tiré de arrestos y me defendí lo mejor que pude.

Hoy hacía más frío y encima estaba nublado, así que el paisaje no era ni mucho menos tan atractivo como el día de antes y además olvidé los guantes, así que llevaba las manos como para dar masajes.

Hicimos el circuito de ida y vuelta habitual por el Parque Lineal pero a la vuelta, en vez de subir por las maderas, dimos una pequeña vuelta para meter más kilómetros y en Pradolongo estuvimos mirando una parte del circuito de cross que no tenemos clara aún. Totalizamos poco más de 17 km en un tiempo de 1:30:18 a un ritmo de 5:17 min/km. De este modo, 17 de hoy y 18 de ayer, se me va limpiando un poco la conciencia.

Arroz con rabo de toro

Ayer nos invitó un compañero a comer porque el 31 de diciembre pasaba a “mejor vida”, es decir, que dejaba de trabajar para dedicarse a la vida contemplativa. Pues bien, nos invitó a comer un arroz con rabo de toro que fue espectacular. En un principio no me pareció muy atractiva la combinación, pero estaba el plato para chuparse los dedos. Cuando trajo la cazuela, era enorme y pensaba que iba a sobrar gran parte, pero al final no dejamos casi nada. Pura gula. Si alguien tiene interés, el sitio es Casa Corrochano y está en el barrio de las Tablas, en Madrid.

El caso es que nos pusimos ciegos los unos y los otros y lo peor es que me fui con remordimiento de conciencia, así que cuando me he levantado he pensado que la única forma de compensar el exceso era hacerme un buen número de kilómetros.

Había quedado con mi tocayo a las nueve de la mañana, pero al final no he podido estar a esa hora y he salido una hora después y, por lo tanto, nos ha tocado a los dos correr en solitario.

He bajado al Parque Lineal y estaba precioso. Había helado por la noche, pero a las diez de la mañana hacía un sol espléndido y se estaba deshaciendo la escarcha de los árboles y arbustos. Una maravilla de paisaje, daba gusto correr por allí a pesar del fresquito. Mucha gente pensará que en Madrid son mejores sitios la Casa de Campo o el Retiro, pero el Parque Lineal merece mucho la pena y está mucho menos masificado. Lo único malo es que alguna vez te pasa alguna bicicleta a toda pastilla y eso que hay un carril para bicis y otro para personas, pero somos como somos.

Acabé realizando 18 km en un tiempo de 1:31:45 a un ritmo de 5:06 min/km y lo curioso es que sin mirar el reloj fui casi todo el camino un poco por debajo o un poco por encima de cinco. Muy, muy constante.