Archivo de la etiqueta: Gatos

Mil bicicletas… por lo menos

Se nota que ha hecho un día primaveral. Temperatura por encima de los 15º y solecito. El circuito del Parque Lineal estaba plagado de bicicletas, pero si no lo has visto, no te puedes hacer una idea de cuanto vehículo de dos ruedas transitaba por allí. Además la hora tardía a la que salimos ayudaba a encontrarse ciclistas a mogollón.

Salí con una amiga pasado el mediodía con la idea de hacer el circuito del Parque Lineal. A esas horas, el sol apretaba de lo lindo, por lo que me vino bien la manga corta, aunque debería haber llevado también pantalón corto, ya que las mallas largas me dieron muuuuucho calor. Tanto calor provocó que mi compañera de entrenamiento fuese en los últimos kilómetros del Parque Lineal deseando encontrar un grifo.

Quizás hicimos los kilómetros de ida algo rápidos, ayudados por el viento a favor que, como siempre, parecía inexistente. Al llegar al punto más alejado del recorrido y dar la vuelta por donde habíamos venido, nos dimos cuenta de ese detalle ya que el viento nos daba ahora de cara y se hacía más difícil avanzar. El ritmo bajó un tanto y mi compañera de fatigas empezó a sufrir un poco por el kilometraje acumulado, por el viento en contra y por la necesidad de hidratarse.

En total hicimos 16 km en un tiempo de 1:23:38 @ 5:14 min/km, un ritmo demasiado rápido para ella en un entrenamiento de este tipo y para mí quizás algo lento. Es el precio a pagar cuando se tienen niveles distintos.

Con este último entrenamiento semanal y los 16 puntos que conlleva esta semana he alcanzado un total de 69,4 puntos, la tercera mejor semana después de la semana de la media de Getafe y la semana de la media de Fuencarral. Hay que seguir incrementando esos puntos si quiero hacer la maratón del rock and roll en condiciones.

Y para terminar, un poquito de color a esta entrada.

Calcetines con cara de poco amigos
Calcetines con cara de poco amigos

Indecisión

El grifo goteaba. La gata observaba como las gotas caían y el fondo del lavabo se humedecía. No sabía si meter la cabeza debajo del grifo y sorber las gotas que caían -lo cual implicaba mojarse- o quedarse quieta y no mojarse la cabeza. Pues eso me pasa a mí de cara a la carrera de mañana. No sé si poner toda la carne en el asador y atacar la hora y media -con la posibilidad no remota de petar brutalmente- o ser más conservador y quizás dejar pasar una muy buena oportunidad para conseguir una de mis metas atléticas de toda la vida. Al final, creo que sí, que meteré la cabeza debajo del grifo aunque me moje.


¿Me mojo? ¿O no me mojo?

De todas formas, aunque dude, soy optimista porque hoy he conseguido bajar de la barrera de los 69 kilos. La báscula marcaba 68,6 kg y eso me hace pensar que voy a conseguir hacer un gran tiempo mañana. Según la teoría de Luis, una disminución del peso supone un aumento proporcional a la velocidad que se puede desarrollar. Entonces, echando la cuenta de la vieja llego a la conclusión de que si el año pasado hice 1h36 y ahora he bajado el peso un 8 ó 9%, debería hacer un tiempo aproximado de 1h28. O sea, que bajar de 1h30 lo tengo chupao.

Hoy hemos hecho un entrenamiento suave en Pradolongo, una distancia aproximada de 6,5 km en 34 minutos, con unos cuantos progresivos, que según Quique es lo que hay que hacer el día antes de la carrera. Sorprendentemente, hoy lucía el sol después de muuuchos días de lluvia y cielo nublado.

Y hablando del tiempo, mañana predicen cielo nublado con un 45% de probabilidades de mojarnos, mientras que en Santa Pola -donde va a correr Quique- parece que hay un 90% de probabilidades de que llueva. Como dice él, parece que atrae las nubes. Los que vamos a correr en Getafe te lo agradecemos, Quique.

No es una carrera en la que haya participado mucho, pero las tres últimas ediciones no me las he perdido. Estos son mis tiempos:

2007 1:43:49
2008 1:40:44
2009 1:36:12

Bajo la lluvia

Hoy, después de un montón de tiempo, hemos corrido bajo la lluvia. Y es que llover se está convirtiendo en un fenómeno extraño en Madrid. Lo cierto es que el hombre del tiempo últimamente no se equivoca. Como diga que va a llover, llueve.

Nos hemos juntado un buen grupeto y eso que cuando llueve, más de uno prefiere quedarse en casa. Hasta Joaquín, que ya empieza a dejarse ver ha estado un rato con nosotros. Y sobre todo Antonio, que poco a poco, después de burlar a la parca, está cada vez mejor y como siga así pronto nos deja de rueda.

Hemos ido despacio pero sin pausa y aunque no ha caído ni una gota en la primera vuelta, en la segunda ha empezado a llover. Una lluvia no muy fuerte, que se agradecía. Lo peor para mí es que el otro día me arañó el jodío gato en el pecho y hoy con el agua me escocía el arañazo que es un gusto.


Jodío gato arañador

1ª vuelta (5 km): 27:49
2ª vuelta (> 3km): 19:29

Total (> 8 km): 47:18

Por cierto que ayer estuve a ver al Dr. Urzanqui y me dijo que estaba mucho mejor de la tendinitis y que consideraba que no hacía falta rehabilitación, pero que si empeoraba que no dudara en visitarle. Y que, por favor, cambiara las plantillas que después de nueve años, como si no las llevara.

Los corredores y los perros

Estaba entrenando por el parque de Pradolongo, a punto de terminar los siete kilómetros que me había fijado como objetivo cuando he tenido que pararme porque un señor bastante mayor que iba corriendo estaba, en ese momento, discutiendo con el dueño de un perro porque el perro se había tirado a por él. Decir que el perro llevaba correa aunque no bozal y que era un perro bastante grande.

El dueño del perro de muy malas maneras estaba contestando al señor porque éste había llamada hijoputa al perro cuando se lanzó a por él, diciendo que no era obligatorio llevar bozal (siempre en tono chulesco) y que porque era un viejo que en caso contrario le iba a pisar la cabeza (palabras textuales). Intenté separar al señor mayor para que la cosa no se saliera de madre y el otro cafre decía, también palabras textuales, viejo muérete ya, que te quedan dos veranos.

Indescriptible la situación, nunca había presenciado una discusión tan fuera de tono y todo porque el perro del cafre se había lanzado a por el corredor. A veces parece que el corredor y el perro son incompatibles en un parque, pero realmente los perros no tienen la culpa sino los dueños, que algunos tienen el cerebro más pequeño que el propio perro.

Me ha amargado el entrenamiento el muy cafre. Iba yo tan feliz porque había conseguido hacer un kilómetro a 5:02 y me encontraba muy bien, sin que me doliese el tendón y me ha dejado un regusto amargo la discusión. Que pena que estos pobres animales tengan que sufrir a algunos dueños. Por cierto, la primera vuelta la di en 27:19, aunque eso no tenga ya la menor importancia.

Altercados como el de hoy me reafirman en mi amor por los gatos, lo cual no quiere decir que odie a los perros, ni mucho menos.


Adorable gatita

Un poquito más

Sigo aumentando la distancia recorrida poco a poco, aunque no consigo que el tendón de aquiles deje de dolerme. La semana que viene voy a cambiar de zapatillas para ver si mejor algo. Hoy he aumentado la distancia a 9 km, dando tres vueltas a Parque Sur.

Si el pasado sábado no conseguí encontrar ninguna fuente con grifo, hoy he visto al menos tres. Dos en el camino paralelo al carril bici que es, a su vez, paralelo a la Avda. de los Poblados y otra fuente en la placita que está cerca del punto de salida.

1ª vuelta (3 km): 17:12
2ª vuelta (3 km): 17:01
3ª vuelta (3 km): 17:05

Total (9 km): 51:19

Melenas y Calcetines

Actualmente tengo dos gatos. Una gata llamada Melenas de Marzo de 2006 y un gato llamada Calcetines de Marzo de 2008, que mas que un gato parece un tigre de lo grande que está.

Aquí se puede ver una foto de los dos animalitos.

Melenas y Calcetines
Melenas y Calcetines

Gatos

Siempre me han gustado los gatos, no sé si lo he dicho alguna vez. Posiblemente no, porque no hablo más que bobadas en este blog (y no sólo en el blog). Así que he decidido meter, de vez en cuando, fotos de gatos, que siempre quedan bien y da algo de alegría al blog. Y yo creo que con los gatos este blog ganará enteros.

Así que dicho y hecho, pongo la foto de gatos más antigua que tengo, que tiene ya más de 35 años. Resulta anecdótico que tuviese pelo ¡¡¡y encima rubio!!!

¡Qué bonitos gatitos!
¡Qué bonitos gatitos!