Archivo de la etiqueta: Umbral

Hasta los populares se dopan

No, no me pilla de sorpresa que hayan cazado a un corredor popular dopado. Se puede leer la noticia aquí. No sé si fue este último 28 de diciembre o el del año antes cuando en una San Silvestre dijeron de broma que iban a hacer un control antidoping y más de uno desapareció de la línea de salida.

Ya me parece una aberración que un deportista se dope, pero que lo haga un deportista popular es algo que se sale de los límites de la estupidez humana. Increíble.

El tramposo se llama VICTOR JOSE CALVO MIRA y según el artículo había experimentado una gran progresión en los últimos años en carreras de largo aliento, puesto que poseía unos registro de 30:09 en los 10 kilómetros y 01:06:34 en la media maratón, cuando solo dos años antes corría en 34:04 y 01:18.

Le han suspendido por cuatro años, pero deberían de suspenderlo de por vida y, por supuesto, quitarle todos aquellos trofeos y beneficios obtenidos durante su carrera.


Había quedado con los compañeros a las 18:45, pero un súper atasco para volver a casa hizo que llegara pasadas las siete a casa, así que mis compañeros ya se habían ido y cuando los encontré ya les quedaba poco. Me dio gran alegría encontrarme con Quique, al que llevaba bastante tiempo sin ver.

Acabé la primera vuelta y le comenté a Quique que iba a hacer unos kilómetros exigiéndome un poco más. La idea era hacer dos kilómetros sobre 4:20, uno de recuperación y otros dos también sobre 4:20. Ese ritmo de 4:20 es el que he calculado a ojo que es mi ritmo umbral, pero no no sé por donde andará el ritmo umbral ya que hace tiempo que no corro una carrera a tope.

Quique se animó a acompañarme, por lo que no estuve solo mientras iba a ese ritmo exigente. Hice ese primer dos mil en 8:31 y el segundo en 8:40, así que la cosa quedó francamente bien. Entre los kilómetros a umbral y el calentamiento y todas las historias totalicé 10,6 km en un tiempo de 55:13 @ 5:10 min/km.

Ritmo incómodo

Define Jack Daniel el ritmo umbral como un ritmo “confortably hard”, que se podría traducir literalmente algo así como “confortablemente duro”. Dice que no se debe sentir como duro, que eso es ya para entrenamientos de intervalos. Hoy según iba corriendo se me ocurrió una definición algo menos literal, el ritmo umbral es un ritmo incómodo. Aquel que no te hacer ir relajado ni un segundo, siempre alerta.

Ayer jueves no pude salir, así que he salido hoy viernes poco antes de las cuatro de la tarde. Estaba lloviendo y he pensado que lo mejor sería ir a Madrid Río, que siempre está más practicable que cualquier parque al ser asfalto. He hecho cuatro kilómetros de calentamiento y luego he tratado de hacer cuatro a mi ritmo umbral, a 4:20. Y así han salido: 4:16, 4:23, 4:14 y 4:16. No han salido excesivamente mal, pero tampoco bien.

Después otros cuatro kilómetros de enfriamiento. Bueno, lo de enfriamiento es un eufemismo porque iba congelado, ya que estuvo todo el rato lloviendo y con bastante aire. Llegué con las manos como témpanos. Tanto que cuando salí de la ducha las manos estaban rojas como tomates.

mano-colorada
La mano del mismo color que la manteca colorá

Fueron en total 12 km en un tiempo de 58:13 @ 4:51 min/km. Un entrenamiento duro por el ritmo y por la climatología.

Deprisa mejor que despacio

Tengo molestias en el soleo de la pierna izquierda, en la parte de arriba, en el exterior, desde la carrera “Corre por el niño”. Hoy he salido con muchas precauciones, pero quería probarme porque el domingo voy a un cross. En el punto de encuentro estaban esperando Emilio y Joaquín. Salimos los tres juntos a un ritmo muuuuy tranquilo.

Antes de llegar al primer kilómetro vimos las vallas que delimitan la obra que están haciendo en el parque. Las esquivamos hábilmente buscando la iglesia rota y el campo de fútbol, pero hoy habían vallado más de lo que había el otro día y tuvimos que darnos la vuelta por donde habíamos venido.

Pasado el tercer kilómetro nos pasó un tipo. Animé a mis compañeros a aumentar el ritmo para atrapar al individuo, pero ellos no estaban por la labor, así que me encontré solo enseguida. Decidí seguir en solitario, ya que tenía pensado hacer unos kilómetros a umbral y de paso probar el sóleo.

Hice los primeros cinco kilómetros y empecé a aumentar el ritmo, pero como últimamente me pasa, no conseguí ir al ritmo previsto, que era 4:20 ó 4:21. Me salieron los kilómetros a 4:17, 4:35, 4:22 y 4:27 (media de 4:25). Se me fue un poco. En mi descargo diré que el terreno estaba muy blando y anduve algo despistado con las obras que están haciendo en el parque.

Hice en total 10 km en un tiempo de 51:38 @ 5:10 min/km. Un buen entrenamiento que espero me sirva para recuperarme del dolor de garganta que tengo.

Respecto a llevar el ritmo umbral, mal. Pero el sóleo respondió bien. Una vez más se dio la paradoja que molesta menos si vas deprisa que despacio.

Ya no se veía ni un pijo

Acabando ya la segunda vuelta ya no se veía ni un pijo… menos mal que ya estaban las farolas encendidas y algo hacían, aunque parecen insuficientes. Ya veremos cuando cambien la hora si vamos a tener que llevar frontal.

En el punto de encuentro estaban los dos Emilios y Joaquín. Después de dar una vuelta todos juntos, en la segunda he apretado para tratar de hacer cuatro kilómetros a ritmo umbral (objetivo 4:20) pero no lo he conseguido. Han salido a 4:25, 4:31, 4:25 y 4:37. Quizás he sido muy ambicioso y tenía que haber hecho solamente tres kilómetros y haber puesto toda la carne en el asador. En mi descargo diré que el terreno estaba muy blando.

En total han sido 9,6 km en 50:23 @ 5:14 min/km. Nada contento con el resultado de ese intento a ritmo umbral.

Probándome un poco

Hoy no he podido quedar con los compañeros pradolongueros en el punto de encuentro a la hora prevista. Tenía que asistir a un evento en el Parque Lineal y no sabía cuando podría ponerme a correr. Al final el asunto ha acabado antes de lo previsto; sin embargo era demasiado tarde para subir a Pradolongo y, por lo tanto, he corrido por el Parque Lineal.

He salido a las ocho y aunque hacía calor, tampoco era exagerado, rondaría la temperatura por los treinta grados. Tres kilómetros de calentamiento y mientras los hacía se me ha pasado por la cabeza hacer unas series para ver cómo están las piernas. Y lo que se me ha ocurrido es hacer dos dos miles a ritmo umbral. Como no sé el ritmo umbral, he pensado hacerlo a 4:15 el kilómetro o lo que es lo mismo, 8:30 el dos mil.

Así que pasados esos tres kilómetros de calentamiento, me he puesto en marcha. Primer kilómetro en 4:15 -perfecto- pero el segundo se me ha ido a 4:25. Mal. Después un kilómetro de recuperación y luego otros dos kilómetros a umbral. El primero a 4:08 y el segundo a 4:22. Clavados los 8:30, aunque el primero me haya salido más rápido.

He ido probando si era mejor ir dando zancadas largas o zancadas cortas y rápidas. Las largas en el primer dos mil y cortas en el segundo. Y creo que me he encontrado mejor con las zancadas cortas, pero tiene la pega de que tengo que ir muy concentrado y parece que me canso más.

En total han sido 11 km en 55:38 @ 5:03 min/km.

Obras en Pradolongo

Hace unas semanas empezaron con obras en el parque de Pradolongo… Y todavía siguen. Así que hay que hacer un pequeño rodeo en el circuito que solemos hacer en Pradolongo, pero vamos, poca cosa.

obras-pradolongo
Obras en el Parque de Pradolongo

Ayer fue Jueves Santo y mucha gente se ha ido de Madrid, por lo que me ha tocado correr solo, sin mi habitual acompañante Joaquín. La ventaja de ir solo es que puedes hacer lo que se te ocurra sin depender de los demás.

La jugada era hacer una primera vuelta (5 km) de calentamiento y 5 km a ritmo umbral que debe ser aproximadamente de 4:20. Y han salido los kilómetros a 4:19, 4:19, 4:23, 4:17 y 4:30. El tercero se me ha ido un poco, pero puede valer, pero el quinto, ya no podía más.

Entre unas cosas y otras he realizado 10,5 km en un tiempo de 51:51 @ 4:54 min/km. Creo que ha sido un buen entrenamiento después de esos días de vacaciones y poca actividad.

Intratable

Me sentía fuerte después de haberme probado el otro día en la milla y en los cuatro kilómetros a umbral que hice la semana pasada. Y se lo quería demostrar a Joaquín, pero lo que he comprobado es que él no es que esté fuerte, es que está intratable, no hay quien pueda con él.

Después de una primera lenta lentííííísima (5 km en 28:51 @ 5:46) hemos apretado nada más pasar ese quinto kilómetro para alcanzar el ritmo umbral y así, hemos pasado de ir a 5:32 en ese último kilómetro a 4:18. Luego hemos mantenido más o menos haciendo los siguientes en 4:17 y 4:17 y echando el resto ya en el último para hacerlo en 4:09. Media total: 4:15 en 4 km que era lo que buscábamos.

En estos cuatro kilómetros duros se ha puesto Joaquín delante, como diciendo aquí estoy yo, y me he tirado todo el rato viéndole la espalda. Desde luego, si no tiene ningún contratiempo, en la media de su pueblo se va a salir. Y espero estar allí para verlo.

Llevo unos días pensando en Fuencarral. Mi última vez que estuve en esta media fue en 2012 y supuso mi décima participación. Este año celebraré mis cincuenta tacos participando por undécima vez en esta bonita carrera. Además -acabo de ver- vuelve a su recorrido tradicional, ese que empezaba y acababa en Nuestra Señora de Valverde. ¡Bien!

En total han sido 10 km en un tiempo de 51:42 @ 5:10 min/km. Los kilómetros a umbral han salido a 4:18, 4:17, 4:17 y 4:09. Hemos tenido que apretar en el último para conseguir el objetivo de 4:15