IV Trofeo Lázaro Alcaide

Hoy se ha celebrado en Talavera de la Reina la IV edición del Trofeo Lázaro Alcaide. Se trata de una carrera de 10 km por el centro de Talavera, con un perfil totalmente llano. Sin embargo, la carrera no me ha gustado nada porque callejeaba mucho y en algunas esquinas no se sabía si había que ir a izquierda o a derecha. Para más inri, en algunos tramos el tráfico estaba abierto, por lo que era peligroso correr por allí. Me parece que aquí no vuelvo ni loco.

Pude conversar unos minutos con el coco que estaba por allí preparando la maratón para intentar bajar de las tres horas. Yo salí con una buena amiga que no se encontraba muy bien del todo, por lo que fuimos muy tranquilos. A mí me interesaba también ir a ese ritmo ya que la semana que viene es la gran cita de Mapoma. A pesar de eso, a ella se le hizo algo duro. Llegamos a meta con un tiempo de 55:57.

XI 20 km villa de Madrid

Hoy se ha celebrado la XI edición de los 20 km Villa de Madrid. Un buen número de maratidianos se dieron cita a eso de las 10 de la mañana en la puerta principal del estadio Vallehermoso para hacernos la foto de rigor. Prácticamente no cabíamos en la foto. Yo salí con Antonio el coletas con la idea de acercarnos al tiempo de 1h25′ por lo que nos situamos cerca de la línea de salida, eso sí, detrás de Francisco que se codeaba en primera línea con los atletas de verdad.

20 km Villa de Madrid 1999
Foto de equipo numerosa

Salimos un poco rápidos ayudados por la cuesta abajo y poco a poco fuimos serenándonos hasta adaptarnos a un ritmo de crucero interesante para nuestros propósitos. Olvidé poner mi cronómetro en marcha y Antonio no llevaba reloj por lo que no andábamos muy enterados del tiempo que llevábamos. Sobre el km 11 nos adelantó Rafael que aunque no participaba iba trotando con unos amiguetes. Mientras él me hablaba cómodamente yo sólo podía responder con jadeos entrecortados.

Fue una pena que Antonio estuviera lesionado en un tobillo, pienso que podía haber realizado una marca mucho mejor. Yo le veía con una zancada muy fluida y una respiración inmejorable, al contrario que yo. Incrementamos el ritmo desde el km 15 coincidiendo con la cuesta abajo. Sobre el 19 vi a un individuo ayudado por la organización que le salía sangre de un ojo. No puedo imaginarme lo que le pasaba. Un poco más allá comenzaba el corto repecho que conduce a la entrada del estadio. Allí Antonio aceleró su paso y se despegó unos pocos metros. Le alcancé a unos 150 metros de la meta e intenté esprintarle, pero no pude con él. Llegó a meta con un tiempo (a ojo) de 1:24:24 y yo llegué un par de segundos después, con una marca oficial de 1:24:28.

No es por hacer la pelota, pero creo que la carrera estaba muy bien organizada. La salida era muy ordenada y en una calle ancha. Los kilómetros estaban perfectamente señalizados. Se dieron dos avituallamientos líquidos durante la prueba. Y, para terminar, la zona de meta, dentro del estadio estaba muy bien, con abundantes bebidas y naranjas y con masajes (eso creo).

I Carrera popular intercampus Leganés-Getafe

Hoy a las 11h15′, bajo un sol de justicia se dio la salida a la I edición de la Carrera Popular Intercampus Leganés-Getafe. En total había cerca de 800 corredores. Al tratarse de una carrera fomentada en la Universidad y los institutos de Leganés y Getafe, se veían muchos jóvenes y, también, más mujeres de lo habitual. Por el mismo motivo, se podían observar caras distintas de las habituales en las carreras populares. El recorrido era llano casi en la totalidad, por lo que es muy recomendable para realizar buenas marcas. Yo me lo tomé con mucha calma ya que fui acompañando a una buena amiga.

Aunque se trataba de la primera edición, la organización brilló a gran altura: perfecta zona de salida, puntualidad, señalización de todos los kilómetros -aunque no todos estaban donde deberían estar-, avituallamiento líquido durante la carrera, zona de meta muy cuidada con bastantes pasillos después de la línea, muchos regalos en meta (agua, zumo, cerveza, dos compact, camiseta, bollitos), guardarropa, autobuses que llevaban a la meta o salida, etc. El único pero que se puede poner es la animación. No animaba nadie y eso que el 95% del recorrido era entre casas. El motivo habrá que buscarlo en que se trataba de la primera edición y los paisanos no sabían bien de que iba la cosa.

Yo me encontraba un poco cascado, asi que corrí con mi buena amiga todo el rato. Seguimos un ritmo uniforme durante toda la carrera adelantando gente todo el rato. Ella esprintó al ver la pancarta de llegada consiguiendo un tiempo de 54:30. Yo al final no pude seguir su ritmo endiablado y llegué algo después con 54:34.

En fin, una bonita jornada en la que disfrutamos de la carrera y del día soleado. Desgraciadamente, olvidé mi gorra y de echarme crema protectora, por lo que me quemé la calva y los hombros.

XXI Media maratón de Coslada

Hoy se ha celebrado la XXI edición de la Media Maratón de Coslada. Varios compañeros de MaraTI+D estuvimos presentes. Creo recordar: Angel, Javier, Bienve, JuanMa, Luis, Goyo y un servidor. También estuvo presente una “nutrida” representación de MarATOS: Manolo, Liborio y Miguel. Para mi gusto hizo un poco de calor durante toda la carrera, lo cual no impidió que Javier arrebatara a Manolo la mejor marca de MaraTI+D en esta distancia (1:20:02), dejándola en 1:18:13.

Por mi parte, hice una salida bastante rápida, yendo a más pulsaciones de las que debiera. Al final, pagué las consecuencias y los últimos cinco kilómetros se me hicieron eternos. Terminé en 1:31:39, haciendo MMP y bajando 3:22 de la anterior mejor marca conseguida en Fuencarral. Esa marca no está nada mal para mí, hay que reconocerlo.

Creo que la organización estuvo regular ya que me dio la sensación de que los kilómetros no estaban correctamente señalizados. Por ejemplo, el km 15 parecía que no llegaba nunca. Sin embargo, el 16 estaba ahí mismo. También me pareció un feo detalle el dar camisetas solamente a los 200 primeros siendo además el campeonato de Madrid de Media Maratón lo que supuso un nivel bastante alto. Otro punto negativo es que en la zona de meta se acabó el agua rápidamente. Destacar lo bien montada que estaba la zona de meta y lo surtida: cerveza, sidra, coca-cola, agua (hasta que se acabó). Al llegar también daban una medalla, un bollito y naranjas.

En fin, una media más a la mochila y un paso adelante de cara a la preparación de la XXII Mapoma.

XIX Carrera de Valleaguado

El hecho de no poder participar en la Carrera del Agua hizo que acabara en esta simpática carrera en el barrio de Valleaguado, en Coslada, muy cerca de donde se sitúa la salida y meta de la media maratón de esta localidad.

La salida se dio a las 10h30′ (más o menos) sobre una distancia de 8 km. La participación era escasa, sobre los 50 participantes. El circuito no era demasiado complicado, un par de repechos al principio y otro par de ellos al final. La zona intermedia, llanita, llanita, transcurría por alguna de las calles del polígono que se pasan en la media maratón. Debido a que la distancia era corta, decidí ir a tope durante toda la carrera, con el corazón a reventar sobre las 180 ppm, realizando al final 31:47.

La organización estuvo bastante bien para ser una carrera de barrio. Se celebraron al menos cuatro carreras, desde los mayores hasta los más pequeños. Daba gusto ver a los pequeñines esprintando al final -y al principio-. La inscripción era gratuita y al final daban lo típico: refresco, naranja y camiseta para los veinte primeros de cada carrera.

Me agradó pasar por el polideportivo y ver esa ENORME pancarta donde anuncian la inminente cita de la Media Maratón de Coslada para el 7 de Marzo. El tiempo apremia. Se aproxima un test importante de cara a la Maratón de Madrid.

XV Media maratón de Fuencarral

Un buen grupo de compañeros de MaraTI+D hemos corrido la XV edición de la Media Maratón de Fuencarral. El tiempo era bastante bueno -al final un poco caluroso- para correr. La organización falló, desde mi punto de vista, en dos puntos importantes: hubo problemas en la salida y el tráfico estuvo abierto en un sentido durante toda la carrera. Sin embargo la entrega de chips -sin fianza- y la recogida de éstos y los regalitos sí estuvieron bien.

fuencarral-1999
Foto de equipo antes de la salida

La salida fue un poco decepcionante, yo me encontraba a dos metros detrás de la pancarta de salida y delante de mi había la güeva de personal. De hecho, había más gente delante de mi que detrás. El locutor por más que decía que se pusiesen detrás de la pancarta, menos caso le hacían. Esto provocó cierto retraso en dar el pistoletazo de salida y que gran parte de la gente no recorriera los 21 km y 97 metros.

Mi posición dentro del lote era tan mala que cuando dieron la salida, tardé entre 30” y 45” en empezar a correr. Cuando me dejaron un poco de espacio empecé a apretar un poco, aunque sólo pude pasar el primer kilómetro en 5’48” -sospecho que estaba mal medido-. No conseguí en ningún momento encontrar un grupito que fuese a mi ritmo por lo que decidí ir a mi bola o lo que es lo mismo mantenerme sobre las 172 – 173 ppm en llano.

Bajando Herrera Oria me sorprendió el grito de ánimo de Silvia -muchas gracias-. Esto me agradó, saqué pecho y me lancé todavía más deprisa por la cuesta.

Mi intención era rebajar mi MMP de 1:36:52, así que cuando pasé los 10 km en 43:53 vi que la cosa iba bien. Era una gozada correr hacia el Pardo, mirar de frente y ver las montañas nevadas todas rodeadas de encinas. Sí, la cosa iba realmente bien. Poco antes del km 12 comenzó la “cuesta del cuartel”, ya empezaban a oirse las primeras respiraciones forzadas de algunos. Al terminar esta cuestecilla, recordé las palabras de Juan Ignacio del pasado año: “Primera cuesta y sin novedad”. Lástima que él no estuviera aquí, hubiera disfrutado tanto con la carrera…

Al poquito de esta primera cuesta, comienza la segunda, que es, además, la más larga de todas ellas. Al principio la pendiente suave no castiga demasiado pero las últimas rampas con verdaderamente exigentes. El hecho de estar abierta al tráfico impedía trazar las curvas por el camino más corto, como se hacía en años anteriores. Casi terminando la cuesta pude ver a Liborio que iba sufriendo lo suyo intentando llegar al km 15. El pobre acababa de salir de una gripe y no andaba muy fino. Le pasé en ese punto kilométrico y me lancé a tumba abierta a por la penúltima cuesta de la jornada.

Después de una larga bajada, poco antes de comenzar la cuesta que pasa por debajo de la vía del tren vi de nuevo a Silvia animando a los compañeros -gracias de nuevo-. Con renovados bríos me dispuse a atacar la cuesta más dura de pendiente aunque no muy larga, pensando que la meta ya estaba cercana. Después de la cuesta, justo enfrente del cementerio de Fuencarral, esponjas. Otra bajadita y la última cuesta.

Esta última cuesta ya transcurre en el barrio de Fuencarral, a lo largo del nuevo barrio de Los Tres Olivos. Subí todavía con energías y al llegar a la “cima”, a falta de un kilómetro, vi a Bienve. Con éste en mi punto de mira, aceleré lo que pude, acercándome poco a poco. Veía que iba un poco tocado de su pie aunque no tuve ninguna oportunidad de cogerle. Cuando divisé el reloj de meta, marcaba 1:34:40. Eché toda la carne en el asador para intentar bajar de 1h35, pero no lo conseguí. Al final, aunque mi cronómetro marcaba 1:34:59, el tiempo oficial era de 1:35:01. No está mal, bajé 1:51 de mi mejor marca y llegué aún con energías. Mejor que sobre, que no falte.

IV 10 km pedestres distrito de Usera

Hoy se ha celebrado la IV edición de los 10 km Pedrestres Distrito de Usera. El día se presentó formidable para correr, con el cielo nublado y una temperatura fresca pero no fría, ideal. Hubo algunos problemas con la foto: gente que llegó tarde, otros no llegaron, etc. por lo que no todos salieron en la foto. Agradecer la presencia de Don Liborio que aunque no corrió estuvo presente haciendo de fotógrafo, haciéndose cargo de la Logística, animando. Un 10 para él.

Los horarios previstos en las diversas carreras se cumplieron con precisión suiza, por lo que a las 11 de la mañana se daba la salida a la carrera de los mayores. Unos 900 corredores se pusieron en marcha.

Había entrenado con el objetivo de mejorar mi marca en 10 km (52’25”) y dejarla en un tiempo cercano a los 43 minutos, por lo que salí como un rayo, dentro de mis limitaciones. Sobre el km 3, con una soltura insultante, me alcanzó el debutante Alberto con el que me mantuve en animada conversación hasta el final de la carrera, entrando ambos en meta con un tiempo de 41:43 según mi cronómetro, oficial de 41:39. Pienso que Alberto podía haber realizado un mejor tiempo -yo le vi sobrado- pero su camaradería le hizo acompañarme todo el rato.

Me pareció una carrera excelente, perfectamente organizada en todos los sentidos: salida en una calle ancha sin problemas, exquisita medición de todos y cada uno de los kilómetros, entrada a meta sin ningún tipo de embudo, buen avituallamiento en línea de meta (fanta de naranja, zumo, glucosa, naranjas), vestuario, duchas y masajista para el que lo quisiera, y, para colmo, regalo de una camiseta de MANGA LARGA. Sí, sí, habéis leído bien, una camiseta de manga larga. Lástima que no hubo para todos, algunos se tuvieron que conformar con la más habitual de manga corta. Creo que algunos organizadores de carreras populares deberían tomar nota de esta carrera que poco a poco intenta abrirse camino en el apretado calendario de carreras de Madrid.

En resumen: una bonita jornada y una más bonita carrera. Altamente recomendable.