XIX Cross Salvar el pinar de la Elipa

Por vez primera he participado en esta prueba, una más de la Unión de Carreras de Barrio. Es por ello que nos animamos un buen grupo de compañeros de equipo a participar en la prueba.

Como la carrera comenzaba a las doce, pero había que inscribirse antes, habíamos pensado en estar allí una hora antes, por lo que a las 10:45 habíamos quedado en Plaza Elíptica, ya que Emilio se había ofrecido a llevarnos. Salí de casa con tiempo, pero olvidé la cartera y el teléfono y cuando llegué a Plaza Elíptica no vi a nadie, cosa que me extrañó porque suelen llegar siempre antes de la hora. Como no tenía teléfono no pude llamar a ninguno para ver el punto exacto de la plaza, cosa que no habíamos aclarado. Iba moviéndome de una lado a otro, pero nada, que no los veía. Pasaba el tiempo y me iba poniendo cada vez más nervioso, maldiciendo haber olvidado el teléfono. Al final opté por correr todo el perímetro de la plaza, en algún sitio debían estar. Y efectivamente, allí estaban cansados de esperarme, en un sitio que desde donde yo esperaba no los podía ver. Me disculpé con mis compañeros aún sabiendo que no tenía perdón.

Por mi retraso no llegamos al punto de inscripción una hora antes, pero aún así no tardamos mucho en inscribirnos. Aquí volví a demostrar mi torpeza porque costaba 2 € la inscripción al no haberlo hecho antes y como había olvidado la cartera tuve que pedir prestado a Emilio los dos euros. Nada, peor no podía ser. Allí nos esperaba un compañero que venía de participar en la carrera de Tetuán y se iba a marcar un doblete. Y no era el único.

Hacía un día soleado, pero bastante fresco, además con un viento muy desagradable. Es por esto que tratamos de mantenernos con ropa de invierno todo el tiempo posible. Estuvimos reconociendo el circuito al que había que dar tres vueltas y me pareció bastante duro, pero no me pilló de sorpresa porque ya me habían dicho que el circuito se las traía. Dimos una vuelta y luego seguimos calentando por la explanada junto a la meta y cuando ya habíamos dejado la ropa y nos habíamos hecho la foto, dijeron por megafonía que retrasaban la salida un cuarto de hora porque aún había gente apuntándose.

Con los compañeros y el Pirulí a la espalda

A las doce y cuarto dieron la salida y salí con cierta precaución porque el camino es estrecho en algunas zonas y de muy mal piso. En la zona de las escaleras, cuesta abajo, me pasaban a toda pastilla, pero trataba de mantener el tipo en las subidas, aunque algunas eran muy empinadas y poco más que trotar se podía hacer.

Vi a Tino, uno de los compañeros de la Unión de Carreras de Barrio, y fui a por él. Pronto le adelanté y me quedé sin referencia, así que iba fuerte, pero no a tope, porque en este tipo de carreras con tantas cuestas no sé bien mantener el ritmo adecuado.

Iba quedando cada vez menos y veía que me iba acercando poco a poco a una chica que me precedía. En el último tramo eché toda la carne en el asador y conseguí adelantar a esta chica casi en la línea de meta. Cosa que no me supo nada bien, porque siempre queda feo adelantar a alguien en el último metro, pero bueno, iba lanzado y no me iba a frenar. Según mi reloj, la carrera no llegaba a los seis kilómetros anunciado ni de lejos, ya que marcó 5,6 kilómetros que con el erro que tienen los GPS deben ser cinco kilómetros y medio. Para esa distancia hice un tiempo de 27:19 que es un tiempo bastante mediocre, pero la carrera es bastante dura y mi estado de forma es regular. Ya vendrán tiempos mejores.

Cuando llegaron los compañeros estuvimos viendo si nos quedábamos o no, porque quizás la compañera podía haber subido al cajón, pero como era tan tarde y seguía haciendo frío, nos fuimos sin saber qué había pasado. Luego descubrimos que habíamos hecho bien porque la compañera quedó a las puertas del podium, pero no fue de las tres primeras.

En fin, habrá que venir otro año y mejor preparado.