Incertidumbre

La noticia del día era la comparecencia de Puigdemont en el Parlament para ver si se declaraba la independencia o no de Cataluña. Había calculado que estaría hablando del asunto mientras me preparaba para salir a correr, pero al final la comparecencia se retrasó una hora y antes de las siete salí hacia el punto de encuentro con la incertidumbre de qué iba a pasar, de si cuando volviese España sería más pequeñita o todo seguiría igual.

Salí a entrenar con la idea de hacerlo a ritmo muy tranquilo porque tenía las piernas cansadas de la carrera del domingo. Y así fue, fui charlando con los compañeros de nuestras carreras del fin de semana que aunque yo había participado en la carrera ProFuturo, unos cuantos de mis compañeros habían participado en la carrera de Mercamadrid y todos estaban muy contentos porque habían conseguido muy buenas marcas. Joaquín hizo cuarenta minutos y pico, dos minutos menos que la semana anterior. Empecé a sospechar si la carrera de Mercamadrid estaría bien medida porque bajar dos minutos en una semana aunque la otra fuese más dura, me parece mucha diferencia.

Independientemente de la longitud de la carrera, todos estaban de acuerdo en que la carrera estaba muy bien organizada y que los corredores fueron obsequiados con viandas de todo tipo. La parte negativa, desde mi punto de vista, es la rapiña de algunos corredores y familiares que se llevaban cajas enteras de fruta sin tener en cuenta que alguno que viniese más atrás podía quedarse sin nada. Pero así somos, si puedes llevarte algo por la cara, que los demás hubiesen corrido más. Luego nos quejamos de los corruptos.


Buena bolsa del corredor

Comparando lo que se llevó un corredor de Mercamadrid, que se puede ver en la foto, con la media manzana, medio plátano, una botella de agua y una botella de ¿¿cerveza isotónica?? que nos dieron en la carrera ProFuturo, la diferencia es evidente.

Hice los 9,7 km en un tiempo de 50:23 @ 5:11 min/km, quizás algo más rápido de lo que hubiese deseado ya que hicimos un par de kilómetros a buen ritmo.

Cuando llegué a casa me enteré de la independencia de Schrödinger declarada por Puigdemont, así que seguiremos con el culebrón.

Anuncios