Se nota la Semana Santa

Hoy he salido a correr por el Parque Lineal y debe ser porque es Semana Santa porque había poquísima gente corriendo. Eso sí, de los pocos que había, uno iba a una velocidad endiablada. Me ha adelantado cuando yo iba a buen ritmo y se iba alejando cada vez más. ¡Cómo iba el individuo!

Quería probar mi estado de forma haciendo un último entrenamiento metiendo algo más de calidad que casi siempre. Salí con la idea de hacer siete u ocho kilómetros sobre 4:40 y 4:45, pero el primero -después de los tres primeros de calentamiento- lo hice a 4:36 y ya fijé el objetivo en 4:40 y excepto un par de ellos que hice a 4:41 los demás los hice por debajo.

Cuando llegué al kilómetro diez llevaba siete a buen ritmo, pero vi que no iba mal del todo y me animé a hacer un kilómetro más. Pensé “en este último echo toda la carne en el asador”, pero al terminar vi que lo había hecho 4:37, así que muy fino ya no iba. Pero estoy contento, creo que podré afrontar la maratón sin demasiados problemas.

Antes de salir del Parque Lineal paré en la fuente a hidratarme ya que hacía bastante calor, cerca de los 20º, y ya iba un poco seco. Hice en total 14 km en un tiempo de 1:09:30 @ 4:58 min/km, aunque lo importante son los ocho kilómetros que hice en 37:03 @ 4:38 min/km.

Antes de salir me subí a la báscula y marcaba 69,8 kg. Ha aumentado un poco desde la semana pasada, quizás debido al efecto torrijas, pero al menos ando por debajo de setenta.

Anuncios