Retrospectiva

Llevo casi veinte años viviendo en esta zona. Ya por aquel entonces entrenaba por aquí, sobre todo por Parque Sur. Por aquel entonces, igual que ahora, aunque en menor número, siempre te encontrabas con algunos que hacían lo mismo que tú. En este tiempo son muchos con los que me he cruzado y no he vuelto a ver, pero también hay unos cuantos con los que me encontraba entonces y que los sigo viendo.

Viene todo esto porque nada más empezar el entrenamiento, nada más llegar a Parque Sur, nos encontramos con una pareja veterana, Ambrosio y Brígida, con los que estuvimos charlando. Sin duda tuvieron que ser una de las primeros parejas corredoras que hubo.

Que yo sepa, Brígida fue una de las pioneras y una de sus hazañas es el haber conseguido cinco victorias en la media maratón de Fuencarral. En 1989 consiguió un tiempo de 1h26, que es una magnífica marca en esa carrera.

historial-mujeres-fuencarral
Historial de mujeres en la media de Fuencarral

Ambrosio tampoco era cojo. Tuve que esperar hasta la carrera de Akiles de 2009 para poder llegar antes que él en una carrera popular. Ha corrido casi todas las maratones de Madrid, aunque quizás su punto fuerte sea la bicicleta, con la que sigue todavía dando pedales.

tri-guadalajara-1986
Magnífico tiempo en bici en el triatlón de Guadalajara de ¡¡¡1986!!!

Forman, sin lugar a dudas, el comienzo del abecedario del atletismo popular de Madrid.

¡Uffff! ¡No veas si ha quedado cursi la licencia poética!

Comenzamos a correr y en la primera vuelta nos encontramos con uno de los clásicos. Un corredor que corre algo torcido y siempre en manga corta y pantalón corto. A este hombre le recuerdo desde siempre corriendo por Parque Sur. Y desde la primera vez, me lo suelo encontrar con cierta regularidad.

Pero no acaba ahí la cosa, porque hablando con él estaba otro de los míticos. Un corredor bajito, que siempre me ha recordado a los hermanos Castro. Ahí estaba el tío, igual que hace un porrón de años. No sé si había corrido o iba a correr o simplemente estaba de paseo con su chándal.

En la segunda vuelta vimos a otro individuo de los de siempre. Se trata de un señor canoso con el pelo largo, que también recuerdo haberlo visto siempre por allí. Comentamos que este hombre es un caso excepcional, porque entrenando le hemos visto muchas veces, pero no recuerdo encontrarme con él en ninguna carrera. Lo mismo aplicable al tercer hermano Castro y al que siempre corre en manga y calzón corto y con la sudadera a la cintura.

Fue un auténtico entrenamiento “vintage”. Y he contado todo lo anterior porque el entrenamiento no tuvo mucho destacado. Hicimos cuatro vueltas, dos en un sentido y dos en otro, para completar 12 km y lo hicimos en un tiempo curioso de 1:01:01 a un ritmo de 5:05 min/km, quizás un poco rápido para el tipo de entrenamiento que se pretendía.

Lo curioso es que ese tiempo que tardamos me hizo pensar que el partido entre el Barsa y el Atleti acabaría 1-1 y 1 punto para cada equipo; sin embargo, no supe interpretarlo porque claramente se ven que son tres unos.

Anuncios