El precio de una fotografía

Existen muchas carreras populares que ofrecen fotos de los corredores durante el evento. Unas gratuitamente y otras, todo lo contrario, tienes que pagar si quieres un recuerdo conmemorativo. Dentro de esta última categoría están las que tienen un precio razonable y las que te quieren sacar los ojos por unos cuantos bytes. Es habitual que las muy caras se correspondan con las fotos de una maratón, que tiene más valor sentimental que, por ejemplo, un diez mil. De este modo, el precio puede variar desde algo menos de 1 € hasta los 20 € que costaba la foto de la maratón de Sevilla.

No me linchéis, pero desde mi punto de vista, no me parece mal que se cobre por una foto, aunque prefiera que fuese gratis. Hay que tener en cuenta que es un trabajo y no es gratuito que un individuo esté “inmortalizando” el momento, además las cámaras no las regalan. Y no hablo por hablar, a mí me gusta hacer fotos y siempre las he colgado gratuitamente, pero entiendo que alguien quiera cobrar por su trabajo. Ahora bien, es fundamental que el precio sea razonable.

Todo esto viene porque en la carrera de Torrijos del domingo la empresa de cronometraje mychip no sólo ofrecía los tiempos de los corredores, sino que también vendía las fotos, pero a un precio muy aceptable: ochenta céntimos. Reconozco que los he pagado gustoso y que no me importa pagar las fotos a ese precio o similares siempre y cuando sean fotos con una buena calidad. Además en esta carrera sumando precio de inscripción más precio de la foto, no llega a siete euros que es algo de lo más sensato.


Correr a un ritmo de 4:09 no es algo que haga con frecuencia. Esa falta de costumbre ha provocado que hoy tuviera las piernas algo cansadas, así que no era cuestión de correr deprisa ni muchos menos. De hecho, me he tomado las cosas con bastante calma, para que vamos a engañarnos.

Nos encontramos unos cuantos en el punto de encuentro. Salimos todos juntos, pero enseguida el hombre radiactivo se puso a tirar como un poseso y el pequeño pelotón se fue estirando y formándose grupitos. Tanto tiró que hoy no se respetó el ritmo asequible de la primera vuelta.

Me quedé junto a una amiga en la última posición del pelotón y así fuimos durante casi todo el entrenamiento; sin embargo, a la mitad de la segunda vuelta, realizando una astuta maniobra de recorte, nos juntamos con el pelotón que nos precedía y ya terminamos todos juntos a un ritmo tranquilo. Fueron en total 9,4 km en un tiempo 51:24 @ 5:26 min/km.

Anuncios