No dejes camino

Es una cosa que siempre me ha dicho mi madre: no dejes camino por tomar vereda. Y como buen hijo, pues no la he hecho caso. Hoy tocaba hacer tirada larga, 25 km, y tenía pensado bajar al Parque Lineal, llegar hasta el final del circuito y desde allí el camino de los Aceiteros hasta la Cañada Real o cerca y vuelta a casa; sin embargo, poco después de atravesar la vía del AVE, he tomado la vereda, que no es otra que el Camino de las Canteras. Craso error. El camino era un constante subir y bajar, con cuestas de mucha pendiente y con un piso muy irregular. En esos kilómetros intermedios me he dejado las pocas fuerzas que tenía y desde allí hasta casa, he ido penando más que otra cosa. No me encontraba tan flojo como ayer, pero he llegado a casa cansadísimo.

Perfil del recorrido
Perfil del recorrido

Obsérvese la zona intermedia del perfil del recorrido como asusta con esas subidas y bajadas. La verdad es que para entrenar una maratón tan llana como la de Málaga, estas subidas y bajadas no sirven para nada, sólo para machacarte los pies.

El caso es que en los primeros kilómetros me las prometía muy felices porque iba rodando muy holgadamente a ritmos cercanos a los cinco minutos. Pero ha sido llegar a la zona de repechos y ha empezado a ir todo mal. Llevaba una botella de Isostar y un gel y ni con esas me he librado de pasarlas canutas. La verdad es que éste ha sido un fin de semana de entrenamientos para olvidar.

Y no sólo iba cansado, sino que la zapatilla derecha me iba haciendo daño. Primero en el clavo del meñique y luego en el interior del pie, a la altura del juanete. Al llegar a casa he descubierto que tenía una ampolla. Al final va a resultar que las zapatillas no son tan maravillosas como me habían parecido en un primer momento. Veremos cómo evoluciona la cosa.

Lo único positivo ha sido que he conseguido completar los 25 km previstos en un tiempo de 2:12:36 @ 5:18/km. El ritmo no está mal para un día largo y lento, aunque las sensaciones han sido malas.

Unas notas sobre el avituallamiento. He salido con medio litro de Isostar y un gel. He tenido gases durante el entreno creo que debido a la bebida, que es algo gaseosa. Además poco después de ingerir el gel, me dolía el estómago, aunque ha sido una molestia que ha durado poco tiempo. Quizás debería de pensar en beber otra cosa y probar otros geles. El gel que he tomado es el típico del Decartón.

Anuncios