Diecisiete mil kilómetros no son pocos

El domingo en la Carrera del aceite el Garmin 405 hizo su último servicio. En el tiempo que lo he tenido el cacharrito ha consignado 17171 kilómetros que además de ser un montón de kilómetros es un bonito número capicúa.


Mi Garmin Forerunner 405 después de su último servicio

El punto débil del 405 es la correa. Se me ha roto unas cuantas veces y si ahora lo dejo en un cajón es porque vuelve a tener la correa rota. También se rompió en su momento la pinza que se utiliza para cargar la batería; sin embargo la batería, que suele ser lo que más se rompe, aguantó estos casi nueve años.

Lo compré en marzo de 2010 así que me ha durado ocho años y nueve meses aunque este periodo de tiempo no es continuo porque en febrero de 2015 compré el Forerunner 10 y dejé el 405 sólo para las carreras. Por cierto el FR 10 sí que es una maravilla porque en los casi cuatro años que llevo con él no he tenido ningún problema.

Cuando he salido a correr tenía las piernas bastante cansadas, así que he ido despacio, muy despacio, completando 9,7 km en un tiempo de 56:56 @ 5:51 min/km. No sé si alguna vez he hecho un entrenamiento tan lento.

Anuncios