XVI Carrera del aceite

Me está costando mucho escribir esta entrada, sólo hay que ver que la carrera se celebró el 16 de diciembre y ahora cuando estoy escribiendo ya es 2 de enero. Y me está costando porque no sé cómo enfocarlo, ya que tengo sensaciones encontradas.

Por un lado siempre supone un gran placer correr en mi pueblo y por otro, no fue un buen día en ningún aspecto. Ni el tiempo acompañó, ni el circuito estaba en condiciones, ni tampoco yo me encontraba bien para correr.

Normalmente el día de la carrera salgo de Madrid con una amiga el mismo día por la mañana pero esta vez no fue así, ya que pasé la noche anterior a la carrera en una localidad toledana más cerca de mi pueblo. La noche fue horrible ya que dormí fatal, así que me levanté con pocas ganas de nada.

Con más de una hora de antelación salimos hacia Los Navalmorales. Yendo de Malpica de Tajo a San Martín de Pusa nos cayó una chupa de agua de impresión. Pensé que el circuito por donde transcurre la carrera que es en su mayor parte por tierra iba a estar muy mal porque la tierra de este pueblo es muy arcillosa, pero también pensé que a lo mejor se les había ocurrido la idea de buscar un recorrido alternativo como cuando participé por primera vez en 2009.

Cumpliendo la tradición, paramos en Mazapanes Manzanero donde compramos kilo y medio de mazapán. Fue una breve parada y poco después estábamos aparcando el coche junto a la gasolinera.

Recogimos el dorsal y fui a saludar a Aarón, el responsable de Evedeport. Le pregunté si habían buscado un circuito alternativo y me dijo que no, que no había gente para cubrir los cruces. Me dijo que cuando había marcado el circuito estaba perfecto, pero que fue marcarlo y empezó a llover y en pocos minutos descargó una gran cantidad de agua. Algunos corredores ya le habían dicho que estaba impracticable, pero no había alternativa.

Saludé a una conocida pueblana que se había desplazado hasta allí desde Talavera con un par de amigas y fuimos a cambiarnos para hacer un reconocimiento del circuito. Efectivamente comprobamos que uno de los tramos de tierra parecía una pista de patinaje porque el barro resbalaba cantidad y además las zapatillas se cargaban de barro que costaba levantar los pies del suelo.

Esta carrera me gusta porque se celebra en mi pueblo, pero nada más, porque el circuito consiste en subir una buena cuesta y bajarla. Luego subir una cuesta un poco más suave y un poco de llano. Y eso hacerlo tres veces. No me gusta porque se me da mal subir y aún peor bajar y si a eso lo sumas el barro, pues la carrera se convierte en un horror.

Seguimos calentando por el tramo de carretera y allí pudimos ver a la china Dong Liu que un año más se disponía a llevarse tropecientos litros de aceite. Una pasta, ya que anda el aceite a 4 € el litro.

A la once en punto dieron la salida y el pelotón de menos de cien corredores se puso en marcha. Los primeros metros son por la carretera y enseguida el pelotón se fue alargando. Llegamos al primer tramo de tierra y por allí no se iba mal, pero al girar bruscamente a la izquierda cogimos el camino resbaladizo y lleno de barro. Fatal, se iba fatal por allí. La subida que viene a continuación también estaba muy mal. Yo ya salí desanimado, pero según iban pasando los minutos me iba desanimando aún más y lo único que tenía ganas es de que se acabara lo más pronto posible.

Afortunadamente la prueba consiste únicamente en recorrer únicamente 4,8 km por lo que después de algo más de veinte minutos llegué a la meta con muy malas sensaciones aunque tratando de poner buena cara para la foto. Mi amiga también acabó un tanto desilusionada porque quedó sexta de su categoría y había premios para las cinco primeras.


Entrando en meta en la Carrera del aceite 2018, foto cortesía de Evedeport

Aparezco en la clasificación de la que guardo una copia aquí en el puesto 46 de 88 llegados a meta. En la segunda mitad del pelotón, lo que indica que el nivel de esta carrera es brutal. Como dice uno que vi en Strava, una carrera durísima de mucho nivel y desnivel. Y para acojonar al personal pongo el perfil de la versión móvil de Garmin Connect que impresiona más que la versión web. Hay que reconocer que se le quitan a uno las ganas de participar en esta carrera con este perfil tan feo.


Perfil de la Carrera del aceite

De todos modos aunque me haya ido con un mal sabor de boca este año, espero poder seguir viniendo todos los años que pueda. Es una buena excusa para volver a mi pueblo.

Anuncios