XXXIII Cross de Leganés

He participado por primera vez en el Cross de Leganés. Estuve el año pasado de espectador y me gustó, así que me animé a participar esta vez. Fui acompañado por dos compañeras pradolongueras como atestigua la foto.


Con dos campeonas pradolongueras

Tenía la posibilidad de correr en la prueba ABSOLUTA y en la prueba de MASTER y me decidí por esta última entre otras cosas porque sólo eran seis kilómetros, que ya son bastantes para el duro trazado de este cross. Y menos mal que elegí esta opción porque se me hizo muy duro.

Consta el circuito de cuatro cuestas no muy largas pero sí muy empinadas. Dado que en la prueba MASTER hay que dar tres vueltas a ese circuito, hay que hacer doce subidas en total. Además, excepto algunos metros que se va por un camino, el resto es literalmente campo a través con un suelo muy irregular.

En la primera vuelta, bien, las cuestas estaban ahí, pero se subían con alegría. En la segunda vuelta ya se hacían duras las cuestas y daba vueltas a la cabeza pensando qué hacía yo ahí, si las cuestas me van fatal y encima nos las entreno. En la tercera vuelta las pasé canutas y el único consuelo era pensar que la cosa acababa pronto, además iba notando que el pie me ardía, por lo que pensé que debía ser por las zapatillas que no eran las adecuadas para correr por este terreno.


En la tercera vuelta ya iba que me caía

En esta última vuelta debía ir muy cascado porque me adelantaron tres tipos. Aún así, llegué a meta con un tiempo de 27:32 para una distancia algo superior a los seis kilómetros que anunciaron. Nada más pasar la línea de meta y después de coger una botella de agua me descalcé para ver el motivo por el que me ardía la planta del pie y descubrí que tenía una ampolla king size en la planta del pie izquierdo que me hizo andar descalzo el resto de la jornada.

A las 11:25 participaban las chicas. Estuve esperando porque corría una compañera pradolonguera. Ésta se descuidó en el calentamiento y cuando se quiso dar cuenta, ya habían salido el resto de competidoras. Aún así, empezó a recuperar el terreno perdido y adelantar a gente y eso le sirvió para alcanzar el tercer puesto de su categoría. Tremendo lo de esta chica.

Me llamó mucho la atención cómo dominó Rocío Fernández esa prueba con un correr increíble, con un fuerza impresionante y una elegancia fuera de lo normal, tanto en llano como subiendo o bajando. Cuando ves correr así te planteas si lo que tú haces es otro deporte.

La otra compañera pradolonguera participaba en el campeonato de Madrid de cross corto representando a su club la Unión Atlética Coslada. Lo hizo bastante bien y gracias a su ayuda pudieron ser terceras en la prueba y se clasificaron para el campeonato nacional.

Ya prácticamente cuando me iba me encontré con Javier que había ido de delegado del equipo de cross de su club, la Agrupación Deportiva Marathon. Consiguieron acabar segundos

Anuncios