Con dos monstruos muy en forma

Hoy hemos quedado pronto para salir a entrenar. Nos hemos dado cita en el punto de encuentra tres pradolongueros: Quique, mi tocayo y un servidor. Y durante el entreno he podido comprobar que son unos monstruos del correr. Se notan sus entrenamientos “secretos”.

Quique nos contaba que lleva todo el verano en Parque Sur entrenando con otros corredores, entre los que se encuentra Antonio, ese magnífico speaker de la Carrera del Zofío. Están haciendo entrenamientos de fuerza y dice que se notan esos entrenamientos, que están más rápidos. Desde luego hoy iba como un tiro.

Y no sólo Quique. Miguel, que entrena cuando puede y por su cuenta y riesgo, también está como un tiro. Hemos empezado a ritmo tranquilo hasta que hemos llegado al Parque Lineal y allí ya hemos aumentado un poco el ritmo. Los he aguantado unos pocos kilómetros porque luego han empezado a correr de verdad y se han ido yendo poco a poco. A mitad de recorrido, al dar la vuelta al final del parque todavía no andaban muy lejos, pero iban muy rápido y he acabado perdiéndolos de vista. Luego me contaron que estuvieron unos cuantos kilómetros unos pocos segundos por encima de cuatro y algunos por debajo.

Eso sí, tuvieron el detalle de esperarme antes de salir del Parque Lineal, así que fui acompañado hasta el punto de encuentro habitual. De esta forma, he recorrido un total de 15,5 km en un tiempo de 1:14:37 @ 4:49 min/km. Y los nueve kilómetros que he tratado de hacer a ritmo de maratón los he hecho en 40:33 a una media de 4:30 min/km que era más o menos lo deseado.

Como suelo hacer todos los sábados antes de salir a correr, he subido a la báscula. Marcaba 70,2 kg más peso que la semana pasada y la verdad es que no lo entiendo porque he tratado de controlar bien la comida. Pero no hay que desesperar, hay que seguir insistiendo.

Anuncios