Otro enredo más

Algunas veces, por motivo de trabajo, tengo que salir a correr con el móvil encima. Solía hacerlo con una funda enganchada al brazo, pero siempre me ha resultado incómodo llevar algo en le brazo. Si lo dejo algo flojo, se mueve, se cae; si lo aprieto, me duele el brazo. En fin, un horror.

Hace ya un tiempo Nelson me indicó que habían sacado una especie de riñonera pero más discreta de las que existían antes que servía para meter el móvil, las llaves y poco más y el otro día también fui obsequiado en mi cumpleaños con un artilugio de estos. Hoy lo he probado y me ha resultado bastante convincente, bastante más cómodo que lo del brazo.

rinonera
Riñonera para el móvil

Hoy hacía un día soleado aunque algo fresco. Por donde daba el sol se iba genial, por la sombra, ya no tanto. Hemos salido por Madrid Río y la verdad es que en casi todo el camino daba el sol, así que frío no hemos pasado. Eso sí, debido al buen tiempo, el paseo estaba repleto de gente en bici, andando, corriendo, en patines, etc. A veces resulta peligroso moverse un poco a la derecha o a la izquierda porque no es difícil que te arrolle alguna bici.

Después de dieciséis kilómetros del domingo pasado hoy tocaba aumentar un poco más. Así que hemos planeado hacer dieciocho. La jugada era clara, bajar por el carril bici hasta el Parque Lineal y ahí coger el carril de Madrid Río hasta un poco más de la Casa de Campo, que hicieron los 9,6 km. Desde allí vuelta casi por el mismo camino, porque los últimos kilómetros son algo distintos de los primeros de la ida.

Iba con una compañera y esta chica en cuanto llega a Madrid Río se motiva con la gente y ha empezado a aumentar el ritmo y hemos hecho un montón de ellos a poco más de cinco. Está fuerte la criatura.

Ya casi finalizando el recorrido, inmersos ya en el Parque de Pradolongo nos hemos encontrado con Esteban y Pepe y nos ha hecho gran ilusión encontrarlos porque hacía bastante tiempo que no veía a Esteban. Y ahí está el tío, fenomenal, con su interesante filosofía sobre esto del correr. El no concibe esto de sufrir cuando se corre, la meta de correr, dice, es ir a un ritmo que te permita ir de orgasmo en orgasmo.

Al final conseguimos completar los 18 km en un tiempo de 1:34:11 @ 5:14 min/km, quizás ya algo ya hartos de tantos kilómetros.

Ayer me pesé después de un par se semanas sin hacerlo y la báscula marcaba 68,6 kg. Me parece que no llego a sesenta y seis kilos, como me propuse, ni en broma.

Anuncios