Una manía como otra cualquiera

Muchas veces he leído o hemos hablado de las manías de cada uno. Yo siempre digo que no, que no tengo manías, pero es porque lo pienso poco. Porque hoy, cuando iba a darme un poco de crema en mi rodilla derecha, que ha empezado a dolerme, me he dado cuenta de una de las manías: no soporto que alguien apriete un tubo de cualquier cosa por la parte cercana al tapón. Los tubos deben ser apretados por la parte de abajo, ¡cómo dios manda! Y luego ir enrollando de abajo arriba hasta que al final quede en la mínima expresión.

tubo-mal-deprimido
Tubo fatalmente apretado

Como dicen, todo tiene remedio menos la muerte, así que lo único que hay que hacer es con el tapón bien puesto, apretar por la parte de abajo hasta conseguir que la parte de arriba quede uniforme y bien rellena.

A lo que iba, que últimamente me está doliendo la rodilla derecha, justo debajo de la rótula, según parece donde está el tendón rotuliano. Desde luego, viendo la imagen que he encontrado en activeknee.com parece que es ahí y que el problema pudiera ser una tendinitis del tendón rotuliano.

rotuliano2
Tendón rotuliano, imagen tomada de activeknee.com

Lo bueno es que no molesta en absoluto al correr, lo noto sobre todo al bajar escaleras y al ponerme en cuclillas. Así que es fácil, no hay que hacer ni una cosa ni la otra 😉

Hoy he vuelto a Pradolongo. He salido con una amiga y la idea era hacer tres kilómetros sobre 4:45 o algo más rápido. Así que primero hemos hecho cuatro de calentamiento y luego los tres previstos, que han salido a 4:46, 4:42 y 4:32. Creo que han salido bastante bien. Objetivo cumplido. En total hemos recorrido, por lo tanto, 7 km en un tiempo de 36:01 @ 5:09 min/km.

Anuncios

2 pensamientos en “Una manía como otra cualquiera

  1. Federico

    Yo tampoco soy maniatico pero los tubos de cremas o pastas de dientes se empiezan a apretar ,como dios manda de abajo para arriba.Tu amiga es un crack.
    Federico

    1. correresmireligion Autor de la entrada

      Hola Fede:

      Pues claro que sí. Te eché de menos el otro día, pero luego me di cuenta que la carrera de tu pueblo era al día siguiente e imaginé que correrías allí.

      Gracias de parte de mi amiga.

      Saludos.

Los comentarios están cerrados.