Vuelta a las plantillas

El tratamiento de la condromalacia depende del origen específico del dolor. Si la causa es postural, se arregla fácilmente: ¡cambiando la manera de correr! Y en eso estamos.

Empecé con el tema de correr descalzo por el mero hecho de que para correr descalzo hay que hacerlo de distinta manera a como se hace cuando vas calzado. Lo mismo si llevas zapatillas minimalistas.

Tenía la costumbre, cuando iba con zapatillas, de alargar las zancada lo más posible para aumentar el ritmo y el aterrizaje lo hacía como aconsejan los “expertos”: con el talón y además con la pierna bien estirada.

El correr descalzo rompe completamente con esa manera de correr. Las zancadas deben ser cortas y de mucha frecuencia. El aterrizaje debe hacerse de metatarso y la rodilla debe estar flexionada.

Pude comprobar que esta manera de correr me venía de perillas para mi condromalacia, así que opté por aparcar mis zapatillas amortiguadas, mis plantillas y mis medias de compresión; sin embargo, la experiencia no ha sido satisfactoria. Al final he vuelto a mis zapatillas amortiguadas y luego a mis plantillas y a mis medias de compresión. Y he vuelto a ello porque mi tendón de Aquiles (y mi fisio) me lo aconsejan fervientemente. Y quizás a la fisio no la haga mucho caso, pero sí a mi tendón, que somos viejos amigos.

¿Ha sido todo en vano? No, rotundamente no. Ahora corro con los mismas “ruedas” que antes, pero la dinámica es absolutamente distinta. Y creo que se trata de eso. El debate no es correr descalzo o calzado, el quid de la cuestión es correr bien o hacerlo mal. Y creo sinceramente que el haber intentado correr descalzo me ha llevado a que ahora corro mejor, aunque lleve ese lastre en los pies. Ahora trato de aterrizar de metatarso, dar zancadas cortas y con mucha frecuencia y sobre todo trato de relajarme lo más posible. Y aunque sigo notando molestias en la rodilla, son muy leves.

Sinceramente, creo que no todo el mundo puede correr descalzo. Igual que a algunos le van bien las Nike y a otros fatal. Cada uno es de su padre y de su madre y corre como bien puede. Sólo hay que ver a distintos corredores para ver que cada uno tiene su manera de correr. Tengo claro que mi morfología no está hecha para correr descalzo.

Hoy nos hemos juntado cinco pradolongueros. Dimos una vuelta tranquilamente y en la segunda apreté un poco para ver si me sentía cómodo a un ritmo más elevado. Y la verdad es que fue una experiencia satisfactoria. En total completé 10 km en 50:27 @ 5:03 min/km, haciendo la primera vuelta en 27:51 @ 5:34 min/km y la segunda, en 22:36 @ 4:31 min/km.


Las plantillas por arriba


Las plantillas por abajo

Plantilla de perfil
Una plantilla de perfil

Anuncios