Un lustro

El pasado lunes 29 de julio hizo cinco años que comencé a apuntar en formato electrónico mis entrenamientos. De esta forma nació el blog correresmireligion.com (aunque el nombre se me ocurrió más tarde). En aquel entonces nunca se me ocurrió pensar que llegaría a cumplir cinco añitos, ni que llegaría a escribir casi mil entradas, pero poquito a poquito ha ido engordando el blog. Y así espero seguir muchos años más, eso será señal de que todavía sigo siendo miembro activo de mi religión.

Así que nada mejor que celebrarlo con una tarta de cumpleaños 😉

tarta-quinto-cumple

Esta semana no hice absolutamente nada ni el lunes, ni el martes. El domingo anduve muy deprisa y por la tarde me dolía la cadera horrores (no vuelvo a bajar de 8 min/km) y el lunes cuando fui a levantarme, eran los riñones los que no me dejaban ni agacharme. Así que decidí no hacer ningún ejercicio.

El martes fui de cumpleaños, así que tampoco hice nada de nada. Bueno, pudiera haberlo hecho, que no estuve todo el día de cumpleaños, pero no encontré la ocasión.

Ayer estuve con la bici y hoy he salido a hacer la rutina habitual. Esta es la quinta semana de la transición y toca correr siete minutos. Así que salí bien pertrechado de gorra y gafas ya que hacía bastante calor y me puse a andar.

Cerca del kilómetro dos hay una fuente de la que he bebido dos semanas. Normalmente lo que he hecho estos días es acabar los cinco kilómetros de andar junto a esa fuente, beber, refrescarme y correr los minutos que correspondiese. Pero hoy me daba mala espina y antes de completar esos cinco kilómetros me he pasado por la fuente y como no podría ser de otro modo ¡ya no tiene grifo! De nuevo algún miserable ha tenido la brillante idea de llevarse el grifo y dejar a cientos de personas sin una triste fuente con la que aliviar la sed.

Menos mal que vimos que antes del dos ya habíamos visto que no había grifo, por lo que no nos llevamos la sorpresa al final, que es más desagradable. Así que acabamos los cinco kilómetros un poco antes del punto de encuentro, en el sitio habitual. Y allí estaba Andrés y familia con una botella de agua fresquita ¡¡¡muchas gracias Andrés por el detalle!!!

Me vino de perilla echar un traguito. Bebí y salí corriendo a por los siete minutos. No sé por qué extraño motivo fui deprisa, parece que no logro contenerme cuando corro de metatarso, el caso es que hice casi kilómetro y medio en esos siete minutos, bajando de cinco minutos por kilómetro. Una barbaridad.

Sumando lo andado con lo corrido hice un total de 6,46 km en 52:43 @ 8:10 min/km.

Anuncios

Un pensamiento en “Un lustro

Los comentarios están cerrados.