Primeros pasos

Llevaba tiempo dando vueltas al asunto de correr descalzo, pero la experiencia de acortar la zancada y sentir que la rodilla iba mejor me ha decidido a dar este paso. Últimamente parecía un ciborg con zapatillas bien amortiguadas, plantillas ortopédicas y calcetines altos. Todo muy sofisticado, aunque tengo que reconocer que toda esta parafernalia me ha dado buen resultado, de hecho llevo bastante tiempo sin lesionarme. Por lo tanto, correr descalzo no es más que un experimento del que no sé si tendré que dar marcha atrás.

Ayer sábado salí a andar descalzo por Parque Sur, combinando caminos con arenilla, con caminos algo más limpios de tierra y sobre todo, por hierba, que es lo más cómodo al ser un terreno más mullido. No es fácil así de repente ponerse ni siquiera ponerse a andar descalzo, pero es una experiencia interesante que todo el mundo debería hacer, aunque cuando se te clavan las chinas, fastidian que no veas. Aprovechaba algunos tramos de hierba para trotar sobre ella, tratando de observar la técnica que aconsejan para correr sin zapatillas: zancada corta y rápida, apoyo del metatarso, cadera algo más baja para flexionar las rodillas y cuerpo relajado. No sé si lo he hecho bien o no, ya que no me veo, pero la experiencia resultó muy gratificante, aunque al final la planta del pie acaba protestando. Hice aproximadamente un recorrido de 4 km y calculo que troté unos 500 metros. No sé si me pasé o me quedé corto.

Aspecto del pie después de mi primer entreno
Aspecto del pie después de mi primer entreno

Ni corto ni perezoso, viendo que el aperitivo del sábado me había sabido a poco, hoy domingo he salido de nuevo a Parque Sur con la intención de seguir una rutina similar, pero metiendo más distancia y tratando de trotar algo más, pero andando mucho más tiempo que trotando, claro está. De nuevo la experiencia me ha resultado gratificante mentalmente hablando, pero reconozco que los pies no están acostumbrados a estos terrenos y las plantas sufren lo suyo cuando el camino tiene arenilla o chinas de tamaño pequeño. Afortunadamente, no he sufrido ninguna herida en las plantas.

He hecho un recorrido total de casi 6 km, trotando algo más de 2 km. Me parece que me he pasado con el trote, ya que ahora, cuando escribo estas líneas noto que los metatarsos están ligeramente doloridos. Por un lado, es buena señal porque indica que apoyo lo que tengo que apoyar, pero tiene la lectura negativa de que me he pasado de kilometraje, ya que he pasado de hacer 500 metros el día de antes a hacer más de 2 km un día después. Mucha tela, hay que ir más poco a poco.

Alternando andar y trotar descalzo
Alternando andar y trotar descalzo

Veremos cómo evoluciona la cosa y espero que las plantas se vayan acostumbrando, porque cuesta un poco andar por determinadas superficies.

Anuncios

11 pensamientos en “Primeros pasos

  1. icosasblog

    Buen comienzo. Me interesa mucho seguir a alguien desde el comienzo y que cuente su experiencia sin estar contaminada (gente con intereses comerciales, etc.)

    Así que aquí estaré para leer tus relatos con interés. Quién sabe en el futuro…

  2. peuslliures

    Hola,
    Yo creo que haces bien en empezar descalzo. Es la mejor manera de aprender la técnica, el pie enseña. Yo lo hice y me fue bien. Las minimalistas son al pie lo que un tapón a los oídos. Reducen la información que el pie da
    No soy un corredor tan experimentado como tú, ni estoy en tan buena forma, pero no tenía lesiones antes de empezar descalzo, así que empecé por curiosidad. Leer “barefoot running step by step” (de Ken Bob Saxton http://barefootrunning.com/) me ayudó mucho.
    Ahora corro por terrenos que hace unos meses me parecían imposibles de abordar a pie desnudo.
    Salud y kilómetros!

  3. SERRANO

    Miguel, a mi esto de correr descalzo ni se me pasa por la cabeza. Si ya con zapas mixtas voy a veces corto en carreras largas, descalzo ni se me ocurre. Pero bueno, vamos a ver como se te da a tí. Espero impaciente resultados. Un abrazo.

  4. correresmireligion Autor de la entrada

    Hola:

    Gracias a todos por vuestros comentarios. No sé cómo acabará esta experiencia, pero después de dos simples días, aconsejo a todo el mundo probarlo, aunque sea sólo andar, porque lo que sí es cierto es que los pies están aletargados de tanto zapato y zapatilla. Han sido sólo dos días de descalzar mis pies, pero ya noto que los dedos empiezan a moverse de manera distinta.

    Saludos.

Los comentarios están cerrados.