Ha llegado el invierno de verdad

Aunque el invierno llegó oficialmente en diciembre, estos días sí son realmente invernales. El jueves en el entrenamiento ya hacía frío, pero esta mañana cuando he salido a las nueve, el frío se notaba y mucho, aunque iba bien pertrechado: mallas largas, camiseta larga, sudadera, guantes y braga en el cuello. Sólo me faltaban los calzoncillos largos. Aún así, cuando soplaba el viento, se echaba de menos un abrigo de esquimal.

No sabía que hacer hoy. Mañana se celebra el trofeo Marathon de cross y me apetece correrlo, pero no tengo dorsal. Me acercaré a temprana hora por si hay alguno sobrante. Entonces, no sabía si ir tranquilo o hacer un día de calidad, cosa que no hice el jueves. Al final, ni una cosa ni otra. He dado un par de vueltas tranquilas y luego he apretado un poco el paso, haciendo algunas cuestas, no las más duras, pero que se notaban en las piernas, tanto que al final he acabado cansado. Como mañana participe en el cross, lo voy a notar.

He completado cuatro vueltas en Parque Sur realizando 12 km en un tiempo de 1:00:18 @ 5:02 min/km. He conseguido con este entrenamiento 14,6 puntos. Llevo poca cosa esta semana.

Antes de salir y después de vaciar el vientre (no del todo, que luego lo he notado en los últimos metros del entrenamiento) me he subido a la báscula y marcaba 67,6 kg, 100 gramos más que la semana pasada, pero en mi línea.

Anuncios