Domingo por la tarde

Hoy ha sido un domingo atípico, ya que he ido a correr por la tarde. Y de eso hacía mucho tiempo, pero mucho. Los domingos, desde tiempo inmemorial, acostumbro a realizar jornada matutina, que ya me toca forzosamente hacerlo por la tarde entre semana.

Lo peor es que como llevo sueño atrasado me he echado una buena siesta, sí de esas de pijama y orinal y cuando he salido a correr me encontraba mal, me molestaba un montón la tripa y no hacía más que expulsar gases a diestro y siniestro. Ha sido de eso días que se pasa mal corriendo. Menos mal que era un día largo y según iban pasando los kilómetros iba mejorando la cosa.

Es curioso que con todo lo que llovió ayer el parque no estuviera embarrado, eso demuestra que la tierra estaba ávida de agua y que ha absorbido todo el líquido que ha caído. La verdad es que ya iba siendo hora de que lloviese.

En total han sido 14 km en un tiempo de 1:14:58 a un ritmo bastante tranquilo de 5:21/km, dejándome llevar por mi compañera de entrenamiento.

Por cierto, esta mañana se ha celebrado la carrera de San Nicasio, en la que había pensado participar, pero que al final no lo he hecho. Me ha pillado demasiado cerca de las vacaciones. Y como no he ido a Leganés, he pensado en correr la carrera que organiza Telefónica contra el trabajo infantil. Aparte de que parece una buena causa, se trata de un diez mil homologado por RFEA, ideal, por lo tanto, para ver el momento de forma en que me encuentro.

Hoy tocaba pesada, ya que ayer no lo hice. Y estaba algo asustado porque en las vacaciones siempre se descuida uno, pero la báscula marcaba 68,7 kg, algo menos que cuando me fui a Berlín, eso indica que no me relajé en los entrenos.

Anuncios

2 pensamientos en “Domingo por la tarde

    1. correresmireligion Autor de la entrada

      Hola Emilio,

      Yo sí que os he echado de menos. Ya tenía ganas de volver al parque de Pradolongo para ver a l@s compañer@s. Me sorprendió porque no vi a muchos berlineses corriendo. Si en Nueva York había montones de gente corriendo, en la capital alemana había poquísimos. Me extrañó, la verdad. Quizás la explicación sea que se celebró la maratón de Berlín el domingo anterior y estaban descansando, porque digo yo, si en la maratón participaron 40.000 atletas, ¡¡¡unos cuantos serían de Berlín!!!

      Curiosamente, en las vacaciones berlinesas me di cuenta de que la ciudad es muy, muy llana. No me extraña que el récord del mundo se haya conseguido allí.

      Saludos.

Los comentarios están cerrados.