Archivo de la etiqueta: Moratalaz

XXXV Media maratón de Moratalaz

Hoy he participado en la decana de las populares de Madrid: la media de Moratalaz, que hoy celebraba su trigésima quinta edición. La intención era realizar un ensayo general de cara a la próxima maratón: mismo ambiente, misma vestimenta, mismas zapatillas y mismo ritmo. Dado que la intención es llevar un ritmo entre 4:30 y 4:35 en la maratón, ese era el objetivo en esta media.

Amablemente me acercó Emilio II al polideportivo donde había quedado con Fernando y Carlos, dos compañeros de MaraTI+D. Había mucha gente merodeando por la zona de entrega de dorsales y chips, con la cantidad de carreras que había hoy en Madrid y alrededores. Luego me enteré que se habían agotado los dos mil dorsales que habían fijado de cupo. Reconozco que me sorprendió encontrar a tanto personal.

Media de Moratalaz 2011
Media de Moratalaz 2011

Después de la foto nos encontramos con Nelson y su padre, también asiduos de Pradolongo, que nos indicaron donde estaba el improvisado ropero. Dejamos los bártulos allí y empezamos a trotar para no salir con las piernas frías.

La salida se retrasó casi quince minutos de la hora prevista, así que tuvimos que esperar un poco más de la cuenta, nada importante. La calle donde daban la salida está dividida por una pequeña mediana. En uno de los lados había un arco y en el otro, no. Nos pusimos en el lado del arco ya que suponíamos que había alfombra, pero resultó que no había. Fueron más espabilados los que se pusieron en el otro lado de la calle porque estaba más despejado.

Con tanta gente por delante, el primer kilómetro fue un continuo slalom, pero poco a poco se fue aclarando la carrera. Traté de mantener el ritmo previsto y fui viendo como se iban escapando poco a poco mis compañeros.

En el kilómetro cinco observé un choque generacional. Félix, un corredor popular de toda la vida, fue arrollado en el avituallamiento por un joven corredor que impulsivamente trató de coger una botella de agua sin ninguna consideración, llevándose por delante al veterano corredor, que montó en cólera. Parece que las nuevas generaciones vienen apretando fuerte y no tienen ningún reparo en las canas que encuentran en su camino. Muy triste.

Seguían pasando los kilómetros y me encontraba muy cómodo a ese ritmo cercano a 4:30, un pelín más lento en las subidas, aunque luego recuperaba en las bajadas. Sobre el kilómetro doce observé a un individuo bastante alto con camiseta de la Asociación Atlética Moratalaz que iba haciendo marcha atlética (más tarde me he enterado que se trata de Miguel Angel Prieto, excelente marchador). Pensé que iba a poder adelantarle a los pocos kilómetros, pero éstos iban pasando y me acercaba muy poco a poco a su espalda.

Al final consiguió sacarme de mis casillas y en el kilómetro 17 empecé a acelerar porque veía que llegábamos a meta y no iba a ser capaz de pasarle. Que cosas tan absurdas le pasan a uno por la cabeza cuando va corriendo…

Ya acelerado, cerca del kilómetro 19 conseguí adelantar al marchador y con el miedo en el cuerpo seguí acelerando por si acaso, total ya quedaban sólo dos kilómetros a meta.

La proximidad del polideportivo me dio un plus y apretando los dientes, olvidándome ya del ritmo previsto llegué a meta haciendo un tiempo de 1:32:08. Por desgracia, esta carrera mantiene su seña de identidad de toda la vida: nunca ha estado bien medida. La distancia de esta media, según mi Garmin, es de 20,7 km, que teniendo en cuenta el error de medida, debe estar por los 20,5 km. No sé si para bien o para mal, con los últimos acelerones, el ritmo se me fue a 4:25, algo más rápido de lo previsto.

Después de la llegada a meta, un caldito calentito que me sentó bastante bien, botellita de agua, bote de Nestea y camiseta técnica conmemorativa. Todo por diez euracos, un precio aceptable para ser una media maratón, aunque todavía recuerdo cuando corrí la primera vez, allá en el lejano 1998 que el precio era de veinte duros.

XXX Media maratón de Moratalaz

En un día bastante caluroso, nos dimos cita cuatro miembros de MaraTI+D con la idea de participar en la XXX edición de la media de Moratalaz. Además de los cuatro del equipo se vino conmigo Emilio, un compañero de entrenamientos.

Moratalaz 2006

Salí con Emilio con la idea de aproximarnos a 1h35′, pero aunque salí con un buen ritmo, al final noté que me faltaba fondo y en los últimos kilómetros fui perdiendo fuelle. Las cuestas además tampoco se me dieron nada bien (me falta entrenamiento en la Casa de Campo) y mi compañero tenía que esperarme después de cada una de las cuestas. Curiosamente, al llegar al polideportivo hubo que dar vuelta y media al estadio -cosa que el año pasado no hubo que hacer- por lo que ya me entra la duda de si este año estaba bien medido y el año pasado era menos distancia o si el año pasado estaba medido correctamente y este año nos han obsequiado con 400 m de más. También podría ser que ni éste ni el pasado la distancia fuese la correcta.

El caso es que paré el cronómetro en 1:37:20, cuarenta segundos menos que el año pasado y con 400 m más, por lo que debo considerar como buena la carrera.

La organización falló estrepitosamente en los avituallamientos, ya que se acabó el agua muy pronto y creo que desde el km 10 ya no tuve la oportunidad de volver a beber. Estos fallos no se pueden tener, sobre todo cuando llevas treinta ediciones organizadas. No lo entiendo, la verdad, pero la falta de agua causa un gran perjuicio a los participantes sobre todo cuando hace calor, como hizo ayer. Curioso que ofrecieran, al acabar la carrera, un caldito caliente, ¡¡¡si hacía un calor de muerte!!