Tenía que suceder y sucedió

Estábamos en el punto de encuentro cuando ha llegado Jesús y nos ha contado un grave incidente que tuvieron el sábado protagonizado ¡cómo no! por un perro. Un trío de pradolongueros daba su vuelta habitual por el parque cuando un perro de buen tamaño vino lanzado a por ellos. Golpeó a Pepe en la rodilla y cayó al suelo como una pluma. Al caer debió poner el brazo mal y se le salió el hombro de su sitio. Tuvieron que llevarle urgentemente al Doce de octubre y ahora anda el hombre con el brazo en cabestrillo, dopado como dice él para no sentir el dolor. Confiemos en que se recupere pronto y bien el bueno de Pepe y podamos verle de nuevo corriendo por el parque.

Llevo desde 1995 corriendo por el Parque de Pradolongo y algunos llevan mucho más tiempo, como por ejemplo Pepe, que corre desde hace lustros. Pues bien, ha sido en los últimos años cuando los “enfrentamientos” entre corredores y perros se ha hecho más habitual. Antes era raro tener algún roce con un perro, pero ahora es un día sí y otro también. Tengo la sensación de que los dueños de los perros consideran que su mascota tiene preferencia a los corredores y no tienen ningún pudor en dejar a los perros sueltos y siempre es el corredor el que tiene la culpa. Lamentable la educación de algunos dueños de perros.

A ver si pronto hacen el recinto para perros en el parque y se soluciona este problema aunque lo dudo porque los perros irán sueltos hasta llegar al recinto en cuestión. Ya veremos.


Debido a la noticia salimos algo apesadumbrados a realizar el entrenamiento y con más precaución si cabe que otros días y afortunadamente no tuvimos ningún incidente, por lo que pudimos completar las dos vueltas sin problemas.

Hice en total 9,7 km en un tiempo de 54:12 @ 5:35 min/km.

Anuncios