¿Largas o cortas?

No me refiero a las uñas, no. Pocos días antes de final de año, por aquello de la subida de precios, me apunté a la maratón de Madrid. Como todo el mundo sabe una maratón son 42 kilómetros que no es cosa baladí. Y no es únicamente la distancia que hay que recorrer el día de la maratón, sino todos los kilómetros de entrenamiento que hay que recorrer para llegar el día de la cita en condiciones de hacerlo bien.

Pues bien, la semana pasada hice 56 km de entrenamiento -que de cara a la maratón no son nada- y ya empezó la rodilla a resentirse. Y esto me lleva a plantearme ¿debería centrarme en distancias largas o cortas? Ojo, cuando hablo de distancias cortas me refiero a carreras de hasta 10 km, no de hacer 400 metros en pista o similar.

Y hay varias razones que me dirigen a esas carreras cortas. La primera es el problema de la rodilla. La segunda es la morfología de mis piernas, que son gordas en vez de fibrosas y la tercera es que me gustan más las carreras de poca distancia. Me encantan esas carreras que rondan los 6 km haciendo que incluso una de 10 me parezca larga.

Es por esto que me planteo una vez más dejar de correr maratones. Pero ya me lo he planteado tantas veces que esto parece el cuento del pastor y el lobo. Y estando en esta coyuntura, que si sí, que si no, me envían los de la maratón de Nueva York un correo con el asunto: Claim Your Guaranteed Entry to the 2018 TCS New York City Marathon.


Hoy en el punto de encuentro sólo estaba mi tocayo, que además ya llevaba algunos kilómetros en las piernas. Estuvimos esperando un rato por si aparecía algún otro compañero pero no llegaba ninguno, así que salimos únicamente los dos.

Después de la paliza del fin de semana no era cuestión de darse mucha cera, así que salimos despacio e hicimos la primera vuelta a un ritmo bastante tranquilo. En la segunda aceleramos un poco pero sin pasarnos, tratando de no ir más rápido de cinco minutos.

Llevábamos algo más de seis kilómetros y apareció Joaquín, que se unió a nosotros y con su presencia nos fuimos animando metro a metro. Llegado el punto kilométrico nueve nos pusimos violentos y faltando quinientos metros nos pusimos más violentos todavía, como si no hubiese mañana. Mirando luego los tiempos al pasar el entrenamiento al ordenador vi que hicimos los últimos metros a 3:20 min/km que es una barbaridad para mis patas.

En total hicimos casi 9,6 km en un tiempo de 51:15 (bonito tiempo capicúa) a un ritmo de 5:17 min/km. Un entrenamiento tranquilo pero con un final de infarto.

Anuncios