Unos miles

Después de haber sido escupido y después insultado por unos gitanos, tenía los nervios a flor de piel, así que lo mejor es darse una buen paliza entrenando. Hoy he optado por hacer unos miles a tope. Es una muy buena alternativa.

Después de una primera vuelta con Luismi y Joaquín, he empezado el primer mil al pasar por el quinto kilómetro. Ha salido algo más rápido que lo esperado, a 3:54. Así que he intentado andar sobre ese ritmo los siguientes. El segundo lo he hecho en 3:56 y el tercero y último a 3:53. Entre un mil y otro, otro mil al trote. Sí, ya sé que no es un entrenamiento muy ortodoxo, pero a mí me ha venido de perillas. He llegado más suave que un guante.

La idea también de hacer unos miles por debajo de cuatro, ritmo que no soy capaz de alcanzar en ninguna carrera ahora mismo, es para decir a mi gobernador central que no pasa nada por ir a esa velocidad, que no hace falta que salten todas las alarmas. Hay que ir preparando al cuerpo y a la mente para ir más rápido.

Entre el calentamiento, los miles a tope y los miles de recuperación he acabado con 11 km en un tiempo de 56:56 @ 5:10 min/km.

Anuncios