Vida útil de unas zapatillas

Así, a grosso modo, la vida útil de una zapatilla depende principalmente -desde mi punto de vista- de tres factores: de la calidad de los materiales utilizados, del peso de la persona que utiliza las zapatillas y de la manera de pisar. Tampoco es que me haya estrujado mucho el cerebro para llegar a esta conclusión…

Mirando por Internet, por ejemplo aquí, la gente habla de que unas zapatillas con una buena amortiguación pueden durar unos mil kilómetros y que pasando ese kilometraje es conveniente tirarlas -aunque tengan buen aspecto- ya que se supone se ha perdido la amortiguación y puede acabar provocando una lesión.

¡¡¡Que más quisiera yo que me duraran 1.000 km unas zapatillas!!!

En mi caso, después de probar unas cuantas zapatillas de diversos fabricantes, he visto que lo que más influye es la manera de pisar. En todos los estudios de la pisada que me han hecho en distintos sitios han llegado a la conclusión de que soy pronador y seguro que lo soy porque siempre desgasto las zapatillas por el interior. Véase una muestra del actual estado de mis zapatillas.

Precioso boquete en mis Joma azules

Que nadie piense que son malas porque son Joma. De ninguna manera, estoy muy contento con este fabricante, pero siempre acabo rompiendo las zapatillas por ahí, siempre. Da igual la marca, el dinero que me haya costado, que sean para pronadores, que sean neutras, que lleve plantillas, que no las lleve…

Entonces, ¿para que me voy a comprar unas zapatillas con súper amortiguación y no sé cuantas mejoras más si lo que se estropea es el lateral? Después de muchas disquisiciones, he decidido no gastarme mucho dinero en las zapatillas porque no me duran ni la mitad de esa supuesta “vida útil” del millar de kilómetros. Las zapatillas de la foto tienen ahora mismo 516 km y las estrené el 26 de enero. Y el boquete no ha salido hoy, que ya llevo tiempo con él. No me han durado enteras ni dos meses.

¿Van a la basura y empiezo a utilizar otras? Pues no, ahora es cuando mejor voy, ya que el pie se encuentra “más a su aire”. Las mejores marcas las he conseguido con zapatillas en un estado similar.

¿Las aguanto hasta que se caigan a trozos? Tampoco, ya que uno no se puede exceder con sus vicios y el pie, menos. Trataré de alternarlas con otras que tengo para que lleguen al día 25 del presente mes en las mejores condiciones posible. Y cuando acabe Mapoma, habrá que ir pensando en pasar por caja.

Y ahora vayamos al grano.

Salí con mis lustrosas zapatillas con la idea de hacer unas cuestas en Parque Sur, pero no hubo quórum. Ni siquiera Emilio que vive al lado quiso ir, así que me plegué a la mayoría, que optó por quedarse en Pradolongo.

Rápidamente pensé en un plan alternativo, que no es otro que mi entrenamiento preferido. Una vuelta tranquilo, la segunda, fuerte y unos pocos kilómetros de enfriamiento.

Y así fue, antes hubiera hecho esa segunda vuelta a muerte, pero ahora se trataba de hacer la vuelta a ritmo T, que no es a muerte, pero casi. Según el buen amigo Daniels, mi ritmo de umbral de lactato es 4:10, así que hice traté de mantener ese ritmo o un poco más rápido. Y esto es lo que hice: 4:09, 4:11, 4:04, 4:05 y 4:09. Es decir, hice esos 5 km en 20:38 a un ritmo medio de 4:08. Objetivo cumplido.

Después de castigarme un poco, hice un par de kilómetros también en Pradolongo con Quique para enfriar y ¡bien que me enfrié! porque al salir de Pradolongo nos encontramos con Miguel y Agustín y estuvimos un rato hablando lo que provocó que a los pocos minutos empezara a estornudar, a echar mocos y casi a tiritar. Lo que conseguí fue empeorar del constipado que llevo arrastrando desde el domingo, cuando la sudada que llevaba encima me hubiera venido de perillas si acabo en la ducha rápidamente.

Anuncios

6 pensamientos en “Vida útil de unas zapatillas

  1. Luis

    Je, je, hablas de cosas de las que nadie habla, pero me resultan familiares. Yo desgasto mucho por fuera, al revés que tú, pero puedo estirar mucho la vida de las zapas sin problemas… aparentemente.

    Una vez llevé una zapa muy gastada al extremo, con muchos Km semanales y bien. Pero al cambiar bruscamente a otra nueva (incluso igual modelo) pasé de apoyar por el interior a apoyar por el exterior. Eso causó unos terribles dolores de los peroneos, yo llegué a pensar que me había fisurado el peroné por el dolor nuevo para mí. Y Luego era una tontería de un músculo pequeño.

    Aprendido eso, mi conclusión es que lo importante es pisar bien y usar zapas sencillas, no esperar milagros de las marcas ni su marketing. Y cambiar de zapas poco a poco!

    El ritmo “T” es el tipo de entrenamiento que más me gusta cuando estoy suficientemente descansado, que es lo suyo. Los días suaves no los considero “entrenamientos” y a veces duele todo del día anterior. Y las tiradas largas a ritmo y no digamos las series tienen momentos muy duros.

    1. Miguel

      Hola Luis,

      Lo de las zapatillas es la leche. Hay un marketing detrás impresionante. Que si sacan los sistemas de amortiguación de aire, que si zapatillas para pronadores, supinadores o neutras. Todo para vender más. En mi última visita al doctor Urzanqui me comentaba que desde que salió la moda de las zapatillas para pronadores y supinadores, hay más lesiones. Hay que hacer caso a John Raucci y correr descalzo. Cuando estaba en la Escuela, la de vueltas que he dado al campo de rugby de los campos de deporte del Paraninfo descalzo. Prometo que en aquel entonces no había oído hablar del tal Raucci.

      A mí me encanta el ritmo “T”, pero no sé si voy a volver a practicarlo antes de Mapoma, me parece que no, que ya va quedando poco.

      Lo que sí quiero hacer es la prueba de los dos seis miles para ver si el ritmo de maratón es el adecuado, pero ya no recuerdo exactamente lo que había que hacer, ¿te suena esta prueba?

      Saludos.

  2. SERRANO

    Hola Miguel:
    Yo he leido lo mismo, que unos 1.000 km. A mi me duran unos 500-600 km. Y alguna me la he cargado con 400. Tube unas DS-Trainer que a los 200 km ya no tenían suela. Ahora tengo otras DS-trainer con 280 km y no están desgastadas ¿¿??.

    Yo tengo pisada neutra, pero me cargo todas las zapatillas por la suela delantera, justo debajo de los dedos y en la parte exterior. Ah! y solo en el pie izquierdo. Se debe a que cuando corro, a pesar de ser neutro, arrastro un poco el pie izquierdo y lo meto hacia adentro.

    Así que estoy de acuerdo contigo, lo que mas desgasta es la forma de pisar y, por supuesto, los materiales. Una zapa rápida se desgasta antes.

    Un abrazo

    1. Miguel

      Hola Serrano,

      Encantado de leerte. Por lo que veo, eres de los míos. Es evidente que si pisas indebidamente, acabas rompiendo las zapatillas antes de tiempo. Hay que pesar “muy normal” para que te aguanten las zapatillas hasta los mil kilómetros.

      Saludos.

  3. emilio 2 pradolonguero

    yo con el tema zapatillas nunca le he dado mucho importancia , me he puesto unas que me gustaran y no me he fijado en las caracteristicas , ahora ya si me fijo bastante mas , y lo unico que le pido es amortiguacion , el marketing es igual paratodas , todas utilizan el mismo material y le ponen diferente nombre , las zapatillas a mi me suelen durar hasta los 500 km lo tengo comprobado , con diferentes marcas y con distintos precios ,
    miguel ayer estube en la feria del corredor del medio maraton de madrid , ya conoces como son estos tipos de eventos , muchos stand y mucha gente , curiosamente el stand que mas gente tenia incluso cola era el del carnet del corredor donde habia 4 ordenadores echando humo ,

    1. Miguel

      Hola Emilio,

      Vaya, pues a ti tampoco te duran mucho. Puede ser que tu pisada tenga alguna peculiaridad o que realmente las zapatillas no aguanten tanto.

      Lo del carnet del corredor, menudo invento se ha sacado la Federación para sacar pasta. Aquí todo el mundo tiene afán recaudatorio por lo que parece.

      Saludos.

Los comentarios están cerrados.