XXX Media maratón de Moratalaz

En un día bastante caluroso, nos dimos cita cuatro miembros de MaraTI+D con la idea de participar en la XXX edición de la media de Moratalaz. Además de los cuatro del equipo se vino conmigo Emilio, un compañero de entrenamientos.

Moratalaz 2006

Salí con Emilio con la idea de aproximarnos a 1h35′, pero aunque salí con un buen ritmo, al final noté que me faltaba fondo y en los últimos kilómetros fui perdiendo fuelle. Las cuestas además tampoco se me dieron nada bien (me falta entrenamiento en la Casa de Campo) y mi compañero tenía que esperarme después de cada una de las cuestas. Curiosamente, al llegar al polideportivo hubo que dar vuelta y media al estadio -cosa que el año pasado no hubo que hacer- por lo que ya me entra la duda de si este año estaba bien medido y el año pasado era menos distancia o si el año pasado estaba medido correctamente y este año nos han obsequiado con 400 m de más. También podría ser que ni éste ni el pasado la distancia fuese la correcta.

El caso es que paré el cronómetro en 1:37:20, cuarenta segundos menos que el año pasado y con 400 m más, por lo que debo considerar como buena la carrera.

La organización falló estrepitosamente en los avituallamientos, ya que se acabó el agua muy pronto y creo que desde el km 10 ya no tuve la oportunidad de volver a beber. Estos fallos no se pueden tener, sobre todo cuando llevas treinta ediciones organizadas. No lo entiendo, la verdad, pero la falta de agua causa un gran perjuicio a los participantes sobre todo cuando hace calor, como hizo ayer. Curioso que ofrecieran, al acabar la carrera, un caldito caliente, ¡¡¡si hacía un calor de muerte!!

XVI Media maratón de Fuencarral

Mal, lo he pasado mal, mi peor Fuencarral hasta la fecha. Y es que esta carrera no es ninguna tontería: o entrenas bien o sufres.

Foto de equipo Fuencarral 2000
Foto de equipo Fuencarral 2000

Los primeros 12 kilómetros fui acompañado generosamente por José Juan, que pudiendo ir más deprisa prefirió ir a mi ritmo. En el paso por el km 10 notaba que iba peor que otras veces, pero iba decentemente. En la primera cuesta arriba de consideración, la del cuartel, adelantamos al Caña que iba algo fastidiado. Ahí José Juan se marchó a su ritmo.

En la siguiente cuesta, que va desde el kilómetro 13 al 15, empecé a sufrir, aunque lo peor empezó en la siguiente bajada, una vez superada la tapia de El Pardo. No conseguía alargar la zancada por lo que manadas enteras de corredores me adelantaban si piedad. Al final de la bajada, Silvia animaba sin cesar a los compañeros.

¡Gracias Silvia!

La siguiente cuesta arriba, que sube hasta el cementerio, se me hizo muy dura aunque mantenía el tipo como podía. De nuevo en la cuesta abajo, nuevas manadas de corredores me adelantaban. En la última cuesta importante de la jornada, subiendo los Tres Olivos, ya no corría, reptaba. Sólo los ánimos de Soco, una compañera del trabajo que vino a animarnos, me hicieron llegar a la meta con algo de dignidad, realizando un tiempo de 1:39:05. Mi peor tiempo en esta carrera, ¡cuatro minutos más que el pasado año!

Agradezco de todo corazón la ayuda inestimable de los compañeros que se molestaron en venir a animarnos en esta desapacible mañana. Hago extensible este agradecimiento no sólo a Silvia y a Javier, sino a Soco por sus ánimos en un momento muy complicado.

VIII Media maratón ciudad de Ávila

Casi un mes después de la maratón he participado en una carrera. Se trata de la VIII edición de la media maratón de Ávila, donde ya participé hace un par de años. En aquel entonces nos quedamos después a comer, pero este año no habíamos quedado, por lo que fue llegar, correr y volver.

Después de la media de Ávila
Después de la media de Ávila

Entre que andaba algo molesto con el tendón de Aquiles y que la semana que viene voy a ir al cross de los tres refugios, tampoco tenía muchas intenciones de darme la paliza. Así que salí con JuanMa tranquilamente.

Sobre el kilómetro 18 adelantamos a Goyo, un compañero del equipo que había salido con muchas ganas y que estaba pagando el esfuerzo realizado. Y es que no sé si por el calor o por el cansancio todavía de la maratón, la carrera se hizo dura.

Al final se nos fueron las dos horas por poco, ya que realizamos un tiempo oficial de 2:00:49 y es que la subida final a las murallas agarran de verdad, ¿no es así Goyo?

La organización fue modesta pero digna. Abundante avituallamiento en meta, con cerveza fría y montados de salamí, que a todos nos supieron a gloria.

Resultó curioso ver rodar por allí a Ramiro Matamoros y a Fabían Roncero, el actual recordman español de maratón que aunque no participaban en la carrera iban por allí rodando. Bueno rodando para ellos, que a mí me parecía que iban volando.

XXI Media maratón de Coslada

Hoy se ha celebrado la XXI edición de la Media Maratón de Coslada. Varios compañeros de MaraTI+D estuvimos presentes. Creo recordar: Angel, Javier, Bienve, JuanMa, Luis, Goyo y un servidor. También estuvo presente una “nutrida” representación de MarATOS: Manolo, Liborio y Miguel. Para mi gusto hizo un poco de calor durante toda la carrera, lo cual no impidió que Javier arrebatara a Manolo la mejor marca de MaraTI+D en esta distancia (1:20:02), dejándola en 1:18:13.

Por mi parte, hice una salida bastante rápida, yendo a más pulsaciones de las que debiera. Al final, pagué las consecuencias y los últimos cinco kilómetros se me hicieron eternos. Terminé en 1:31:39, haciendo MMP y bajando 3:22 de la anterior mejor marca conseguida en Fuencarral. Esa marca no está nada mal para mí, hay que reconocerlo.

Creo que la organización estuvo regular ya que me dio la sensación de que los kilómetros no estaban correctamente señalizados. Por ejemplo, el km 15 parecía que no llegaba nunca. Sin embargo, el 16 estaba ahí mismo. También me pareció un feo detalle el dar camisetas solamente a los 200 primeros siendo además el campeonato de Madrid de Media Maratón lo que supuso un nivel bastante alto. Otro punto negativo es que en la zona de meta se acabó el agua rápidamente. Destacar lo bien montada que estaba la zona de meta y lo surtida: cerveza, sidra, coca-cola, agua (hasta que se acabó). Al llegar también daban una medalla, un bollito y naranjas.

En fin, una media más a la mochila y un paso adelante de cara a la preparación de la XXII Mapoma.

XV Media maratón de Fuencarral

Un buen grupo de compañeros de MaraTI+D hemos corrido la XV edición de la Media Maratón de Fuencarral. El tiempo era bastante bueno -al final un poco caluroso- para correr. La organización falló, desde mi punto de vista, en dos puntos importantes: hubo problemas en la salida y el tráfico estuvo abierto en un sentido durante toda la carrera. Sin embargo la entrega de chips -sin fianza- y la recogida de éstos y los regalitos sí estuvieron bien.

fuencarral-1999
Foto de equipo antes de la salida

La salida fue un poco decepcionante, yo me encontraba a dos metros detrás de la pancarta de salida y delante de mi había la güeva de personal. De hecho, había más gente delante de mi que detrás. El locutor por más que decía que se pusiesen detrás de la pancarta, menos caso le hacían. Esto provocó cierto retraso en dar el pistoletazo de salida y que gran parte de la gente no recorriera los 21 km y 97 metros.

Mi posición dentro del lote era tan mala que cuando dieron la salida, tardé entre 30” y 45” en empezar a correr. Cuando me dejaron un poco de espacio empecé a apretar un poco, aunque sólo pude pasar el primer kilómetro en 5’48” -sospecho que estaba mal medido-. No conseguí en ningún momento encontrar un grupito que fuese a mi ritmo por lo que decidí ir a mi bola o lo que es lo mismo mantenerme sobre las 172 – 173 ppm en llano.

Bajando Herrera Oria me sorprendió el grito de ánimo de Silvia -muchas gracias-. Esto me agradó, saqué pecho y me lancé todavía más deprisa por la cuesta.

Mi intención era rebajar mi MMP de 1:36:52, así que cuando pasé los 10 km en 43:53 vi que la cosa iba bien. Era una gozada correr hacia el Pardo, mirar de frente y ver las montañas nevadas todas rodeadas de encinas. Sí, la cosa iba realmente bien. Poco antes del km 12 comenzó la “cuesta del cuartel”, ya empezaban a oirse las primeras respiraciones forzadas de algunos. Al terminar esta cuestecilla, recordé las palabras de Juan Ignacio del pasado año: “Primera cuesta y sin novedad”. Lástima que él no estuviera aquí, hubiera disfrutado tanto con la carrera…

Al poquito de esta primera cuesta, comienza la segunda, que es, además, la más larga de todas ellas. Al principio la pendiente suave no castiga demasiado pero las últimas rampas con verdaderamente exigentes. El hecho de estar abierta al tráfico impedía trazar las curvas por el camino más corto, como se hacía en años anteriores. Casi terminando la cuesta pude ver a Liborio que iba sufriendo lo suyo intentando llegar al km 15. El pobre acababa de salir de una gripe y no andaba muy fino. Le pasé en ese punto kilométrico y me lancé a tumba abierta a por la penúltima cuesta de la jornada.

Después de una larga bajada, poco antes de comenzar la cuesta que pasa por debajo de la vía del tren vi de nuevo a Silvia animando a los compañeros -gracias de nuevo-. Con renovados bríos me dispuse a atacar la cuesta más dura de pendiente aunque no muy larga, pensando que la meta ya estaba cercana. Después de la cuesta, justo enfrente del cementerio de Fuencarral, esponjas. Otra bajadita y la última cuesta.

Esta última cuesta ya transcurre en el barrio de Fuencarral, a lo largo del nuevo barrio de Los Tres Olivos. Subí todavía con energías y al llegar a la “cima”, a falta de un kilómetro, vi a Bienve. Con éste en mi punto de mira, aceleré lo que pude, acercándome poco a poco. Veía que iba un poco tocado de su pie aunque no tuve ninguna oportunidad de cogerle. Cuando divisé el reloj de meta, marcaba 1:34:40. Eché toda la carne en el asador para intentar bajar de 1h35, pero no lo conseguí. Al final, aunque mi cronómetro marcaba 1:34:59, el tiempo oficial era de 1:35:01. No está mal, bajé 1:51 de mi mejor marca y llegué aún con energías. Mejor que sobre, que no falte.

XIV Media maratón de Fuencarral

Teníamos planeado correr cuatro miembros del equipo juntos la carrera, sin embargo, una serie de problemillas no permitió que eso sucediese. Y es que uno de los cuatro, que era Juan Ignacio estaba esperando con los chips y los dorsales a que llegasen los retrasados y al final ni vinieron. Eso hizo que no pudiera ponerse en la salida junto a nosotros.

Salimos algo lentos el primer kilómetro debido al atasco inicial, pero luego fuimos alegrando nuestra marcha según íbamos bajando Herrera Oria. Sobre el km 4 nos alcanzó Juan Ignacio y ya formado el grupo de cuatro empezamos a acelerar un poco más. Alguno de esos kilómetros nos acercamos a los cuatro minutos.

En el llano que conduce a El Pardo íbamos a una velocidad de crucero de 4:30, como habíamos planeado antes de la carrera. Llegados a la cima de la primera rampa, la paralela a la tapia del cuartel de transmisiones alguien dijo: “primera cuesta y sin novedad”. Ciertamente, después de este primer obstáculo seguíamos los cuatro juntos.

Al encarar el segundo y prolongadísimo desnivel Juan Ignacio empezó a apretar y al poco tiempo siguió solo porque ninguno de los demás se atrevió a seguirle. Luego él habló de que tuvo una maravillosa experiencia mística.

Llegamos a la tapia de El Pardo, bajamos esos dos kilómetros que sirven para recuperar un poco el tiempo perdido (otra vez a 4:30) y de nuevo, tras pasar por debajo de la vía, vuelta a subir la cuesta de más desnivel hasta el cementerio de Fuencarral. Todavía seguía el trío.

Ya en la última subida, a la entrada de Fuencarral, Luis pegó un tironcillo y se escapó del grupeto. Jesús y yo nos quedamos mirándonos y Jesús pregunta “¿A dónde va ese tío?”. Yo le contesto: “Qhkdue dfklhayuie fjajkffw …”. Y es que ya ni hablar podía.

Al final llegué a meta con Jesús en un tiempo oficial de 1:38:05 que no está nada mal.

Y para terminar unos consejos de Javier:

Hay que calentar si se quieren obtener resultados óptimos. Esto incluye trotar unos minutos, a veces 15-20, a trote más suave del habitual. Se trata de calentar algo los músculos de las piernas, pero también poner a tono el mecanismo de suministro de energía, poniendo al cuerpo en predisposición de quemar las primeras grasas rápidamente. También hay que hacer los correspondientes estiramientos y finalmente algunos ejercicios de potencia (pequeños sprints, progresiones).

Los tiempos por kilómetro y parciales de la carrera:

1 5:22 5:22
2 4:19 9:42
3 4:15 13:57
4 4:11 18:09
5 4:04 22:13
6 4:03 26:17
7 4:34 30:51
8 4:25 35:16
9 4:33 39:49
10 4:43 44:23
11 4:30 49:03
12 4:28 53:31
13 5:00 58:31
14 5:01 1:03:33
15 5:20 1:08:53
16 4:34 1:13:28
17 4:32 1:18:01
18 4:47 1:22:49
19 4:56 1:27:45
20 5:25 1:33:11
21,097 4:54 1:38:06