XVI Media maratón de Latina

Cuatro años después he vuelto a participar en esta media maratón que forma parte de la Unión de Carreras de Barrio de Madrid (UCMB). Con la idea de coger puntos para el segundo circuito de la Unión, traté de animar a algunos compañeros del Club Atletismo Zofío para que se apuntaran y para ser una media no estuvo mal, ya que fuimos cinco compañeros a la carrera.

Como el dorsal había que recogerlo días antes, nos pasamos el viernes por el centro comercial de Aluche donde recogí mi dorsal y el de unos cuantos compañeros, esto hizo que el domingo no tuviéramos que venir demasiado pronto, aunque quedamos en el punto de encuentro una hora antes, a las ocho y media. Allí nos juntamos cuatro corredores, un «conductor» y ¡tres coches! Dejamos uno aparcado y con dos vehículos fuimos a Aluche donde aparcamos en un periquete en el aparcamiento del centro comercial.

Íbamos con la idea de dejar la ropa en el guardarropa, que otros años ha estado situado en el plaza de ese centro comercial, pero esta vez había que ir hasta la pista de atletismo donde acaba la carrera y allí dejarlo. Estuvimos un rato charlando, haciendo tiempo y cuando faltaban veinte minutos dejamos la ropa. Faltando diez, a la fémina del grupo le dio por ir al servicio y yo aproveché para ir también porque notaba el vientre algo molesto. Nos tocó entrar por la ventana de un cuarto donde guardan las colchonetas de la pértiga y buscar por allí el servicio. Menos mal que fui, pero eso provocó que llegáramos a la línea de salida con el tiempo justo.

Hice en la media de Murcia, tres semanas antes, una hora y treinta y seis minutos y tenía muy claro que esta me iba a costar más porque mientras aquella era plana total, la de hoy tiene un montón de repechos. Pensé que si hacía 1h37 podía darme con un canto en los dientes. Dieron la salida y enseguida el grupo del Club Atletismo Zofío se disgregó. Juan Carlos salió como un cohete, yo me quedé con Ninfa un poco detrás, Miguel y Guille detrás de nosotros y Emilio, más tranquilo, salió a su ritmo. Los dos kilómetros y medio, que se callejea por la Águilas es el terreno más llano de la carrera. Vi que hicimos el primer kilómetro en 4:24 y pensé que era demasiado rápido, por lo que aflojé un poco el ritmo y Ninfa se fue yendo poco a poco. El siguiente fue más lento, incluso más de lo que me hubiese gustado, por lo que aumenté un poco el ritmo, tenía que ir ajustando para no pasarme. Luego, antes de salir de las Águilas comienza un terreno favorable hasta un poco más allá del avituallamiento del kilómetro cinco. Fue ese tramo donde iba más rápido, cosa lógica.

En esos primeros kilómetros iba acoplado a un grupeto donde iba una chica muy alta del club La Gavia, que luego subió al cajón, pero pronto me quedé atrás en cuanto doblamos a la derecha y nos enfrentamos al primer repecho. Ahí me di cuenta que muy fino no iba porque me adelantaban a diestro y siniestro. Después de ese primer repecho, bastante duro, viene una bajada y luego un repecho más corto y una bajada más pronunciada. Se me dio muy mal ese trozo, no iba nada fino, me costaba un mundo la subida y en la bajada no recuperaba lo que perdía en la subida; sin embargo, al pasar el séptimo kilómetro vi que llevaba 31 minutos y pensé que no iba mal del todo porque en Murcia pasé con 32 minutos, pero claro, la diferencia es que en esta carrera ese primer tercio es el más favorable.

Esa bajada acaba en la calle Sepúlveda que ya es de tendencia ascendente, de nuevo iba sufriendo y nada cómodo, pero esa suave pendiente se convierte en un repecho bastante duro para llegar hasta casi la carretera de Extremadura, que se pasa por debajo en una rampa muy empinada y de nuevo otro repechón para subir hacia el metro de Batán, otro repecho duro y donde pasé las de Caín. Allí empieza un terreno favorable que pasa por la puerta del Parque de Atracciones donde está situado el kilómetro diez y un puesto de avituallamiento. Entre el terreno favorable y el trago de agua, recuperé un poco el ritmo de un poco por debajo de 4:30 hasta el lago de la Casa de Campo, al que hay que rodear y donde comienza la parte más dura de la carrera porque desde ahí hasta meta es casi todo cuesta arriba con alguna bajada. Son ocho kilómetros y medio de aúpa.

El lago no se rodea por completo, sino que se coge un camino que lleva hacia las pistas de tenis ya cuesta arriba. Allí me esperaba una buena amiga que me acompañó hasta casi la meta con su bicicleta, animándome cuando me veía flojear. Me hizo una bonita foto con la catedral de la Almudena al fondo.

Esa subida hasta más allá de las pistas de tenis se las trae, menos mal que no hay que seguir hasta el teleférico y un poco antes giramos a la izquierda para bajar al Paseo de los Plátanos donde comienza una subida tendida, pero muy larga. Por allí andaba el kilómetro 14 por lo que ya 2/3 partes de la carrera estaban liquidadas. Miré el crono y vi que llevaba 1h04, por lo que ese segundo tercio había sido bastante más lento que el primero, cosa lógica. Allí me dijo mi amiga que ánimo, que ya quedaba poco.

Como comentaba, es una subida tendida que llega hasta casi el 16, aunque los últimos metros por la Carretera de Rodajos, se empinan un poco más. Por allí puedes ver los que ya están bajando y pude ver a Juan Carlos muy bien acoplado al grupo que iba con la banderola de 1h35 y un poco después también vi a Ninfa, que me sacaba un buen trecho, pero no tanto como había pensado por lo mal que lo había pasado. Cuando se hace el giro de 180º comienza un terreno descendente, corto, que lleva a un cruce hacia el zoo, que es uno de los pocos llanos de esa segunda parte de la carrera; sin embargo ese llano es corto porque se empieza a rodear el zoo por una carretera en curva que también agarra y que empalma con la cuesta Aísa, que es un tramo muy empinado y que la organización cronometra para dar un premio al que lo suba más rápido. Ni me planteé esforzarme 🙂 demasiado tenía con no arrastrarme en esa subida.

Al término de esa cuesta, había un montón de gente animando, más que en ningún otro tramo de la carrera. Al llegar arriba, casi en el 18, hay una cuesta abajo para pasar por debajo de la carretera de Extremadura, luego otra subida para subir eso que se ha bajado y más tarde una bonita cuesta abajo por la calle los Yébenes que desemboca en la calle Valmojado y de nuevo todo para arriba dejando a la derecha el parque de Aluche, justo por donde habíamos bajado en los primeros kilómetros. Se hace larga esa subida aunque sea tendida. Estaba deseando llegar al metro de Aluche porque me sonaba que por allí andaba el kilómetro 20 y, por lo tanto, se olía la meta.

Pasando el veinte aceleré lo que pude ayudado porque el terreno ya es más llano y conseguí adelantar a algunos que iban ya muy atufados. Entré en la pista de atletismo y noté que algo de fuerza me quedaba porque en la media vuelta que se da por la pista me pareció ir volando. Bueno, eso pensé, porque seguro que daba pena verme. Allí, a falta de cincuenta metros, mi tocayo me hizo una foto y parezco un corredor y todo.

Paré el crono marcando 1:38:12 aunque la Organización generosamente me quita dos segundos siendo, por tanto, mi tiempo oficial neto de 1:38:10, un poco más de dos minutos que la anterior de Murcia. Satisfecho porque la dureza de esa carrera es mucho mayor que la otra y yo ya voy notando que en las cuestas arriba sufro un montón.

Una pena que Miguel tuviera que retirarse, pero creo que hizo lo más sensato porque estaba tocado del gemelo y una carrera con tanta cuesta le hubiese agravado la lesión. Afortunadamente hemos conseguido llegar cuatro del equipo lo que supone conseguir puntos para el circuito de la UCBM. Juan Carlos llegó con 1h34 justos, Ninfa lo hizo en 1:37:03 siendo tercera de su categoria y Emilio, que se lo tomó con calma, llegó… algo más tarde. Ahora ya a pensar en la carrera del PAU de Vallecas, que es la próxima del calendario de la UCBM.

XIII Media maratón de Latina

Era mi segunda participación en esta carrera y recordaba que era dura, pero la primera vez me lo tomé con calma y no sabía lo realmente dura que es. Hoy mis piernas son testigo, pero queda compensada con lo atractivo de su recorrido y la excelente organización. No hablo gratuitamente, he aquí el perfil de la carrera obtenido de Strava.


Perfil de la Media de Latina

Habíamos quedado tres pradolongueros en el punto de encuentro a las ocho de la mañana para estar con tiempo y no sufrir agobios ni para aparcar ni para retirar el dorsal. Y así fue, antes de las ocho y cuarto estábamos dejando el coche en el aparcamiento del centro comercial de Aluche, muy cerca de la estación de metro.

Joaquín, que debió levantarse pesimista, no hacía más que protestar, que si hace mucho frío, que si lo voy a hacer fatal, que lo que corría yo cuando era joven, que si aquella vez en Béjar, que si me va a adelantar este o aquel, que si va a haber minutada… Nada, el tío se había levantado con pocas ganas, con poca confianza y muchas dudas.

Recogimos el dorsal en un periquete y yo huí urgente al servicio. Cuando salí aún quedaba mucho tiempo para las nueve y media así que decidimos buscar un bar para tomar un café. Encontramos uno en la Avenida del General Fanjul y allí estuvimos un rato haciendo tiempo y metiendo cafeína para el cuerpo. La idea de ir a tomar café fue más por no oír al speaker que por otra cosa porque lo de este hombre es de traca, se pone a hablar por el micro de forma atronadora y no para ni para coger aire. Algo tremendo.

Cuando faltaban unos veinte minutos nos hicimos una bonita foto los tres pradolongueros que vinimos juntos porque había alguno por allí pero no nos encontramos.


Muy contentos antes del comienzo

Dejamos nuestras pertenencias en el guardarropa y nos pusimos a calentar hasta que faltaron cinco minutos que nos pusimos en el pelotón dispuestos a comenzar una media maratón que tanto a Joaquín como a mí nos resultaba extraña, ya que llevábamos sin correr 21 km desde la de Coslada casi dos años antes.

De los tres que fuimos enseguida Miguel puso pies en polvorosa y Joaquín no le iba a la zaga. Me costó trabajo ponerme a la altura de Joaquín y cuando lo hice vimos que era una temeridad seguir el ritmo de Miguel, por lo que nos acoplamos a uno más llevadero para tratar de llegar a la meta en buenas condiciones.

Mi idea era hacer 1h32 aproximadamente y eso implicaba llevar un ritmo de 4:20 más o menos, por lo que había que ir algo más deprisa de ese ritmo en los tramos más favorables para tratar de compensar los kilómetros cuesta arriba. Y efectivamente, los primeros kilómetros fueron los más rápidos ya que hicimos el primer tercio de carrera en 30:01, por debajo de esos 4:20 fijados. Y eso que en ese primer tercio ya nos obsequiaron con alguna cuestecilla.

Sobre el kilómetro ocho nos adelantó la chica que al final fue tercera y fuimos casi todo el tiempo cerca de ella. En ese punto iba cuarta, pero la tercera estaba ahí mismo. La animamos para que la alcanzara, pero nos dijo su acompañante que no la agobiáramos. La chica subía las cuestas que daba gusto verla, ya que era muy ligera. En cada subida nos sacaba un tanto que luego recuperábamos bajando.

La primera cuesta de verdad está en la calle Carlina cuando ya se llevan recorridos 8,5 km. Es una cuesta no muy larga, pero de una pendiente considerable. Ahí vi que Joaquín no iba fino del todo, que le costaban las subidas. Esa cuesta empalma con la que lleva al metro de Batán y sumando ambas es prácticamente un kilómetro cuesta arriba, que se deja notar en las piernas. Fue allí donde tuve que tirar por primera vez del freno de mano para no dejar atrás a mi compañero.

Una vez dejado atrás el metro de Batán viene un tramo favorable hasta el Lago de la Casa de Campo. Son tres kilómetros favorables donde fuimos de nuevo recortando segundos a ese ritmo de 4:20 fijado. Lo malo es que desde el Lago hasta el final de la carrera es todo hacia arriba aunque con algún tramo corto a favor.

En el Lago, en vez de rodearlo ajustándose al perímetro se coge una cuesta que lleva a las pistas de tenis, es la segunda cuesta interesante de la jornada porque es bastante larga aunque tendida. En las pistas de tenis vimos a Emilio que nos animó fervientemente. ¡Gracias Emilio!

Poco después se baja lo subido para llegar al Paseo de María Teresa y ya en ligera pendiente alcanzar el cruce donde pudimos ver a los que iban más rezagados que nosotros. En ese cruce se llega al Paseo de los Plátanos y la pendiente sigue muy leve pero para arriba. Íbamos sobre el kilómetro 14 ó 15 y el crono ya iba marcando ritmos por encima de 4:30 y notaba las piernas bastante cansadas. Me dio por pensar cómo las llevaría el día de la maratón de Madrid cuando por estos mismos parajes ya llevase en la «mochila» 27 kilómetros. Enseguida traté de pensar en otra cosa porque se me saltaban las lágrimas.

El Paseo de los Plátanos se convierte en la Carretera de Rodajos, la que lleva a la entrada de la Casa de Campo por Prado del Rey. Pasando el desvió del zoo el camino se inclina algo más y fue por ese punto donde nos cruzamos con Miguel que iba a buen ritmo quizás ayudado a que él iba bajando. Lo cierto es que eso nos animó porque pensábamos que nos llevaba más ventaja. Por otro lado, cuando ya hicimos el giro de 180 grados y nosotros bajábamos, vimos a Antonio que subía y no nos extrañó mucho que anduviese cerca aunque nos había dicho en la salida que iba a hacer 1h40… Cosa que nadie creyó porque el tío anda fino, fino.

A la altura del zoo seguíamos detrás de la chica que nos adelantó en el kilómetro ocho. Ahora iba la tercera porque la que iba segunda había pinchado kilómetros antes y había sido adelantada por dos. En el zoo hay una pequeña cuesta en curva que va rodeando el aparcamiento del recinto y allí vimos que de nuevo la chica se nos iba. Joaquín dijo que había que tratar de no perder la estela de ese grupo donde además de la chica iban dos o tres más. Aceleró y me sorprendió que pudiese hacerlo cuesta arriba porque había demostrado debilidad en las otras… Pero fue un espejismo visto lo que sucedió metros más adelante.

Después de esa breve cuesta empieza otra que lleva desde el zoo a la boca de metro Casa de Campo. Esa cuesta ha sido bautizada como Cuesta Aisa en honor de Alberto Aisa Ortiz, que fue organizador de la prueba en sus comienzos. A la organización se le ocurrió la idea de cronometrar los tiempos para entregar un regalo al hombre y mujer más rápidos en subir dicha cuesta. He leído en Twitter que cuando una cuesta tiene nombre propio, malo. Y no le falta razón.


Coronando la Cuesta Aisa. Foto cortesía de Evedeport

Allí mi compañero hizo aguas y la chica se nos fue yendo metro a metro. No me extraña, porque ella subió muy bien, de hecho fue la ganadora en esa prueba cronometrada. Cuando coroné esa cuesta, ya cerca del 18, esperé que llegase Joaquín y nos lanzamos cuesta abajo por la Calle los Yébenes lo más rápido que pudimos, que tampoco fue nada del otro mundo.

Al acabar ese tramo favorable se gira a la derecha y empieza a subir por la calle Valmojado, dejando a mano derecha el Parque de Aluche. Esa subida casi imperceptible se deja notar porque son ya casi veinte kilómetros en las piernas. Vimos que ya era imposible acercarnos a la tercera clasificada porque la distancia era considerable, pero no íbamos mal del todo, algo de fuerzas nos quedaba.

Pasando por debajo de las vías del metro, aproximadamente en el punto kilométrico 20 nos adelantó Antonio, el de la hora cuarenta, y nos animó a que nos pusiéramos a su ritmo, pero eso era harto difícil porque él iba bastante más rápido que nosotros y Joaquín, con buen criterio, dijo que si aumentásemos el ritmo se nos iba a hacer un último kilómetro muy duro.

Poco después de las vías se llega al centro comercial y al pasar éste el terreno ya deja de subir y es prácticamente llano hasta la línea de meta. Tratamos de aumentar un poco el ritmo y juntos y hermanados llegamos a la meta con un tiempo oficial de 1:33:47 bastante contentos con el resultado teniendo en cuenta que llevábamos casi dos años sin correr una media maratón y no sabíamos cómo iban a responder las piernas.

Una vez traspasada la línea de meta nos obsequiaron con una buena bolsa del corredor con la característica camiseta sin mangas, esta vez de color amarillo. La recogida de la bolsa del guardarropa fue rápida y el rato que estuvimos sobre el césped seco del estadio de atletismo fue muy agradable ya que había aumentado la temperatura y lucía el sol. Allí estuvimos comentando la jugada y fue donde vimos a Quique, pradolonguero de pro, que nos contó que había hecho un tiempo de 1h24 y con el menisco roto. Miguel hizo 1h30 y nosotros 1h33. El otro pradolonguero que también participó hizo 1h38. Así que todos contentos.

VIII Media maratón de Latina

Hoy he tenido la oportunidad de debutar en esta media maratón. Era una carrera que no conocía y que estaba deseoso de participar. Y tengo que reconocer que me ha gustado y mucho. El recorrido es muy ameno, salpicado de subidas y bajadas y la organización es muy buena. He acabado encantando de la prueba. Mención especial al speaker que había en la plaza donde entregaban los chips y los dorsales y estaba ubicado el guardarropa. Su única obsesión era que se despejara la plaza. Arrancó más de una sonrisa su soniquete durante esos minutos de espera.

Llegamos con tiempo al centro comercial Plaza Aluche. Aparcamos en el sótano del centro y salimos a la plaza donde recogimos chip y dorsal en un santiamén. Nos pusimos en mitad de la plaza donde había algunos rayos de sol y esperamos a los compañeros que esta vez fueron puntuales. Después de las fotos de rigor, dejamos cómodamente la ropa y empezamos a estirar y calentar dirigiéndonos a la salida. Hacía un día fresco, pero soleado, desde luego mucho mejor tiempo de lo que se decía durante la semana que iba a hacer. Corrí con camiseta de tirantes y debe ser que cuando corro alcanzo un estado que no siento el frío, aunque sí el calor. Sin duda mi cuerpo prefiere el fresquito para correr.

media-latina-2013-maratidianos
Antes de la salida con los compañeros maratidianos y allegados

Nos colocamos bastante atrás, algo lejos de la salida junto a Macu y Ana. Mi idea era salir tranquilos, que la carrera es larga y dura, así que pensé que si salíamos atrás nos iba a dar moral ir adelantando corredores durante la carrera. Y así fue, fuimos adelantando gente durante casi toda la prueba. Obsérvese el perfil de la carrera proporcionado por la organización. La segunda parte es para tenerla en cuenta.

altimetria-latina

Aunque no había participado nunca en la carrera, sí sabía lo que nos deparaba esa segunda parte, por lo tanto, era muy importante controlar las fuerzas y llegar con algo de fuelle al «festival» final.

Después de un primer kilómetro bastante tranquilo, tratando de no pisar a los demás, más que de correr, empezamos a coger un ritmo de crucero cómodo para unos primeros kilómetros de tendencia descendente. Los kilómetros caían a menos de cinco minutos y trataba de calmar a mi compañera de aventuras para que no se acelerara en los descensos y no diera el cien por cien en las subidas, para que fuera siempre guardando algo.

Sobre el kilómetro nueve viene el primer repecho duro de verdad. Es muy corto, pero te pone las piernas al rojo vivo. Inmediatamente después de coronar se vuelve a bajar por una pendiente pronunciada y empieza otro repecho, éste algo más largo y también bastante duro. Una vez coronado se llega a Batán y el perfil es favorable hasta Lago.

Lago es el punto más bajo de toda la carrera, situado a una altura de 594 metros (la salida y la meta están a 675 metros, poco más o menos). A partir de ahí (kilómetro doce y medio) la carrera es siempre para arriba, salpicada por alguna bajada para recuperar algo las piernas. Se sube hacia el teleférico (km 14), aunque afortunadamente no se llega hasta allí. Se baja al Pº de los plátanos y se va subiendo por la Ctra. de Rodajos, donde está el kilómetro quince y un avituallamiento. En ese punto daban Aquarius o similar y mi compañera se agenció un vaso de tan preciado líquido que le dio alas para la última parte de la carrera. Continuando por esa carretera, hay que subir hasta un punto donde hay que dar una vuelta de 180º. Se van viendo a los que van bajando y no se ve, hasta que no estás encima, el punto de retorno. Ese tramo fue lo que menos me gustó de la carrera ya que habíamos sobrepasado la glorieta que lleva hacia el zoo y no se veía la vuelta.

Se llega a ese giro y se comienza a bajar hasta el km 16. Llaneando quinientos metros más empieza otra señora cuesta, rodeando el zoo, buscando la salida de la Casa de Campo, donde está situada la estación de metro de nombre homónimo. Esa cuesta tiene tela marinera, tanto que nos recordó a la famosa cuesta del cementerio de las dos leguas de Leganés. Superada esa cuesta de kilómetro y medio, aunque con un corto falso llano, hay de nuevo una bajadita para pasar por debajo de la carretera de Extremadura, seguida de una corta cuesta arriba y otra cuesta abajo de unos quinientos metros por la calle de los Yébenes hasta desembocar en la calle Valmojado. Esta calle, aunque es de poco pendiente, es una constante subida hasta la calle Guareña donde está situada la línea de salida.

Según íbamos subiendo la calle Valmojado, veíamos que íbamos poco a poco acercándonos a una chica. Mi compañera de carrera me comentó después que no iba pensando en alcanzarla, pero creo que el ir viendo su estela sí la motivó un poco. Llegamos junto a esta chica al recinto del polideportivo de Aluche donde hay que hacer un curioso recorrido para llegar a la pista de atletismo. Nada más entrar en la pista oímos los gritos de ánimo de Chema. Esto azuzó a mi compañera que emprendió un furioso sprint sobre el tartán. Tanto apretó que me costó trabajo seguir su rastro y más a la otra chica que se quedó totalmente clavada. Fue tan rápida que en esos doscientos metros consiguió sacarla seis segundos.

Pasamos la línea de meta cuando el reloj marcaba un tiempo de 1:48:35, pero descontando el tiempo que tardamos en pasar la línea de salida, se convierte en 1:47:20 según reza la clasificación oficial ofrecida por la organización. Mi compañera acabó muy contenta, no sólo por el tiempo realizado en una carrera tan dura, sino por las sensaciones que fueron extraordinarias. Pienso que su camino hacia la maratón del rock and roll es el correcto.

media-latina-2013-meta
Llegada a meta, foto cortesía de runners.es

Después de devolver el chip, nos dieron una bolsa con una camiseta técnica de hombreras, dos botellas de bebida isotónica (una de un extraño sabor), una botella de agua, una naranja, un tetrabrick de caldo Aneto y una bolsita de cereales. Había también la posibilidad de agenciarse una revista de atletismo. Todo por 13 € que costaba la inscripción.

Una carrera muy recomendable. Lástima que esté situada en el calendario tan cerca de Fuencarral. Habrá que plantearse en correr una y otra en años alternos.