Mi primer recuerdo atlético

Mi primer recuerdo atlético fue un cross celebrado en un pueblo vecino al mío. Allí me llevó mi padre, que en absoluto era fan de este deporte, a ver al mítico Mariano Haro que participó en esta carrera. Tenía yo por aquel entonces unos seis o siete años.

Siempre he pensado que haría por allí este gran atleta palentino y leyendo este artículo de la revista digital de carreraspopulares.com he encontrado una posible razón. Dice el artículo que Mariano Haro corría todo lo que podía porque era la única manera de poder vivir del atletismo. Se puede considerar uno de los primeros profesionales españoles de este deporte.

Sin ninguna intención de emular al gran Mariano Haro, salí esta mañana acompañada de una amiga dispuestos a realizar una tirada larga y lenta, siguiendo la progresión de semanas anteriores. Hacía un bonito día, soleado y con una temperatura agradable… excepto cuando ibas por la sombra, que se notaba el frío.

Desde el mes de febrero, cuando preparábamos la maratón de Sevilla, no habíamos vuelto a ir por ese sitio y es sorprendente la cantidad de corredores y corredoras que te encuentras tanto en uno como en otro sentido y eso que hoy se celebraba la media de Getafe que es una carrera a la que se desplazan bastantes madrileños. Y no sólo madrileños, también ha participado David Magán, de la Puebla de Montalbán, que ha sido el décimo de la carrera y el primer español clasificado con un impresionante tiempo de una hora y ocho minutos. Una marca asombrosa para tratarse de un corredor totalmente amateur y encima con un trabajo físicamente duro.

Nosotros, ajenos a todo, fuimos hasta el Puente Segovia y vuelta, haciendo los 16 km previstos en un tiempo de 1:23:57 @ 5:15 min/km. Bastante rápido para mi acompañante tratándose de un entrenamiento donde tendríamos que haber ido mucho más lentos. Pero mi compañera no se puede aguantar, si va bien, no afloja el ritmo.

Hoy la báscula marcaba 68,4 kg. Algo más que la semana pasada, pero tampoco mucho. Después del entrenamiento volví a pesarme y había perdido un kilo. Pero un kilo de sudor, que se recupera con cuatro tragos de agua.

Hibernando

Respondía Joaquín el otro día a la pregunta de por qué no iba más deprisa que estaba hibernando. Comentaba que hasta el quince de marzo, día que se celebra la media maratón de Villarrobledo queda mucho todavía y que no se puede estar a tope hasta entonces. Yo también me he aplicado el cuento y esta semana es de hibernación. Ya empezaremos la semana que viene a apretar un poco, teniendo en cuenta, además, que he echado un ojo a un diez mil que se va a celebrar en Parla el ocho de febrero y que ya está, por lo tanto, a la vuelta de la esquina.

Hoy he llegado tarde porque salí tarde de trabajar y cuando quise llegar al punto de encuentro ya habían pasado casi diez minutos, así que me crucé con ellos cuando ya llevaban kilómetro y media, por lo que me ahorré un tanto. Iba un grupito de cuatro y junto a Luismi, con el que me había encontrado antes, formamos un sexteto más que interesante.

Tampoco duramos mucho juntos, ya que empezaron a apretar el ritmo y me quedé junto a Joaquín… hibernando. Y así fuimos hasta terminar las dos vueltas, que está vez no fueron completas por el “trasqui” del principio.

Fueron en total 9 km en un tiempo de 47:00 @ 5:13 min/km. Yendo siempre por encima de cinco, a un ritmo muy relajado.

Uña negra, otra vez

Después de la maratón de Sevilla de febrero empecé con una uña negra. Ya prácticamente había perdido su color, pero en la San Silvestre de Getafe otra vez se ha ennegrecido. Visto lo visto, parece que al pie no le sentó nada bien correr con la Joma Marathon.

De todas formas, a esto de la uñas negras se acostumbra uno a fuerza de cambiar y cambiar las uñas, así que tampoco hay que darlo demasiada importancia. Y más ahora que llevamos los pies cubiertos. En verano, con las chanclas, es otra cosa.

La semana anterior operaron al hermano de Nico. Así que pensé en acercarme a ver a Nico después del entrenamiento. Y así fue, acabé las dos vueltas y me acerqué. Me comentó que la operación había salido muy bien, así que ya sólo queda recuperarse.

¡Ánimo campeón a recuperarse!

Con eso de acercarme al bar de Nico, hice algo más de lo habitual, tampoco mucho, en total, 10,37 km en un tiempo de 54:13 @ 5:14 min/km.

Abdominales, ese gran invento

Trato de incorporar el hacer abdominales regularmente, pero casi nunca lo hago. Así que cada vez que los hago acabo con agujetas. Y creo que es un buen invento porque se mejora el rendimiento de manera considerable, por lo que tengo que tratar de hacer dos sesiones por lo menos a la semana. A ver si saco tiempo…

Se tiende a desdeñar los estiramientos estáticos, pero los considero bastante interesantes. Combino en mi tabla de ejercicios los dinámicos y los estáticos, evitando los de tijereta que la fisio me los prohibió radicalmente. Así que comienzo con los estáticos y acabo con los dinámicos.

abdominales
Abdominales estáticos. Un buen aliado

Hoy en Madrid se suponía un aquelarre meteorológico de tres pares de narices; sin embargo, cuando he salido hacía frío, pero no había nevado ni lo hizo durante el entrenamiento. Una pena, porque el Parque Lineal hubiese estado precioso con la nieve. Habrá que esperar otra oportunidad, si es que vuelve a haberla.

Va siendo tiempo ya de ir aumentando el kilometraje, haciendo tiradas largas y lentas. Ya el domingo pasado hicimos doce y hoy hemos aumentado un par de ellos más como si estuviésemos preparando una maratón y tocara ir estirando la tirada larga. Fuimos hasta el último puente del Parque Lineal y vuelta, totalizando 14 km en un tiempo de 1:15:55 @ 5:25 min/km. Una buena tirada larga y lenta.

Me he llevado una grata sorpresa al subir a la báscula, aunque no me fio mucho de este chisme. Hoy marcaba 68,2 kg que supone un kilo menos que la semana pasada. Me parece demasiado haber bajado tanto en una semana. Pero tendré que fiarme… o comprar otra báscula mejor. Como estaba algo mosca, volví a pesarme después del entrenamiento y marcaba 67,5 kg que es algo razonable después de correr 14 km y mi propensión a sudar como un condenado. Veremos si la semana que viene ando por ese peso.

Medias de compresión que no comprimen

Hace un par de años me trajeron los Reyes Magos unas bonitas medias de compresión marca Nike, sí, esa marca tan famosa en el mundo del running. Pues bien, esas medias compresoras tienen la virtud de no comprimir y según vas corriendo, se van cayendo. Llevaban en el cajón de los recuerdos meses y meses y el otro día se me ocurrió volver a ponérmelas y, desgraciadamente, el tiempo no ha conseguido mejorar su supuesta función de comprimir. Así que me temo que volverán otra vez al cajón por un tiempo indefinido.

media-caida
Obsérvese la media por debajo del gemelo. Totalmente inaceptable

Ayer jueves no pude salir porque me llamaron del trabajo nada más llegar a casa, así que he salido hoy. Al principio cuando me llamaron me sentó bastante mal porque venía con ganas, pero luego pensé que podía dejarlo para el viernes, que llego antes a casa, y puedo, de este modo, salir con luz solar, aunque el inconveniente es que salgo solo.

Fui a Parque Sur con la idea de dar tres vueltas y hacer, por lo tanto, nueve kilómetros, dando una primera vuelta de calentamiento y apretando un poco en las otras dos. Apretando, pero sin pasarme, tratando de no ir más rápido de 4:30, pero según iban pasando los kilómetros me di cuenta de que no mejoraba ese ritmo ni aunque quisiese, así que me mantuve entre 4:35 y 4:45 más o menos.

Completé las tres vueltas a Parque Sur que son 9 km en un tiempo de 43:54 @ 4:53 min/km. Disfrutando de una tarde soleada y fresca.

Modo perder_peso=on

El objetivo de las navidades aparte de estar unos días de vacaciones, de visitar a la familia, de ponernos ciegos a comer y a beber, de correr la San Silvestre (nunca la vallecana) es no pasarme con el peso. Y es complicado, muy complicado.

El propósito era no aumentar más de un kilo en estas fechas. Y lo he conseguido. El día 21 de diciembre, antes de partir a participar en la Carrera del Aceite, la báscula marcaba 68,3 kg. El día 31, antes de salir a correr a la San Silvestre de Getafe, ya había subido a 68,9 kg. Y el domingo, antes de salir a entrenar, volví a subirme otra vez y la báscula marcaba 69,2 kg. Así que no me puedo quejar demasiado, pero el objetivo de los 66 kilos está cada vez más difícil.

El 17 de octubre de 2009 comencé con un sencillo plan de adelgazamiento que consistía en cuatro cosas bien simples, de sentido común, que me vinieron y me siguen viniendo fenomenal. Voy a copiar en esta entrada para “refrescar” mi memoria. La receta consiste:

  • Nada de fritos.
  • Nada de alcohol.
  • Nada de bollería industrial.
  • Nada de frutos secos, patatas fritas de bolsa, gusanitos, etc.
  • Prohibido picar entre horas, hasta un chicle es picar, ya que el estómago segrega jugos gástricos.
  • Nada de hidratos de carbono en las cenas.

Después de unos días de vacaciones, hoy he vuelto a entrenar en el horario habitual de siete de la tarde, martes y jueves. Nos hemos encontrado bastantes en el punto de encuentro, hasta seis y nos lo hemos tomado con mucha tranquilidad, estamos todos en un periodo de descanso activo, que diría el ínclito Manolo Saiz. Bueno, después de los sucedido con este individuo, seguro que “descanso activo” no es más que un eufemismo.

De todas formas, para mí ese descanso activo no es más que bajar un poco el pistón, pero sin dejar de correr… aunque ya se hablaba ayer de que el jueves la cosa iba a cambiar.

Hicimos las dos vueltas típicas completando 9,6 km en un tiempo de 54:20 @ 5:38 min/km. Más que descanso activo es casi descanso de sofá ;-)

Retrospectiva

Llevo casi veinte años viviendo en esta zona. Ya por aquel entonces entrenaba por aquí, sobre todo por Parque Sur. Por aquel entonces, igual que ahora, aunque en menor número, siempre te encontrabas con algunos que hacían lo mismo que tú. En este tiempo son muchos con los que me he cruzado y no he vuelto a ver, pero también hay unos cuantos con los que me encontraba entonces y que los sigo viendo.

Viene todo esto porque nada más empezar el entrenamiento, nada más llegar a Parque Sur, nos encontramos con una pareja veterana, Ambrosio y Brígida, con los que estuvimos charlando. Sin duda tuvieron que ser una de las primeros parejas corredoras que hubo.

Que yo sepa, Brígida fue una de las pioneras y una de sus hazañas es el haber conseguido cinco victorias en la media maratón de Fuencarral. En 1989 consiguió un tiempo de 1h26, que es una magnífica marca en esa carrera.

historial-mujeres-fuencarral
Historial de mujeres en la media de Fuencarral

Ambrosio tampoco era cojo. Tuve que esperar hasta la carrera de Akiles de 2009 para poder llegar antes que él en una carrera popular. Ha corrido casi todas las maratones de Madrid, aunque quizás su punto fuerte sea la bicicleta, con la que sigue todavía dando pedales.

tri-guadalajara-1986
Magnífico tiempo en bici en el triatlón de Guadalajara de ¡¡¡1986!!!

Forman, sin lugar a dudas, el comienzo del abecedario del atletismo popular de Madrid.

¡Uffff! ¡No veas si ha quedado cursi la licencia poética!

Comenzamos a correr y en la primera vuelta nos encontramos con uno de los clásicos. Un corredor que corre algo torcido y siempre en manga corta y pantalón corto. A este hombre le recuerdo desde siempre corriendo por Parque Sur. Y desde la primera vez, me lo suelo encontrar con cierta regularidad.

Pero no acaba ahí la cosa, porque hablando con él estaba otro de los míticos. Un corredor bajito, que siempre me ha recordado a los hermanos Castro. Ahí estaba el tío, igual que hace un porrón de años. No sé si había corrido o iba a correr o simplemente estaba de paseo con su chándal.

En la segunda vuelta vimos a otro individuo de los de siempre. Se trata de un señor canoso con el pelo largo, que también recuerdo haberlo visto siempre por allí. Comentamos que este hombre es un caso excepcional, porque entrenando le hemos visto muchas veces, pero no recuerdo encontrarme con él en ninguna carrera. Lo mismo aplicable al tercer hermano Castro y al que siempre corre en manga y calzón corto y con la sudadera a la cintura.

Fue un auténtico entrenamiento “vintage”. Y he contado todo lo anterior porque el entrenamiento no tuvo mucho destacado. Hicimos cuatro vueltas, dos en un sentido y dos en otro, para completar 12 km y lo hicimos en un tiempo curioso de 1:01:01 a un ritmo de 5:05 min/km, quizás un poco rápido para el tipo de entrenamiento que se pretendía.

Lo curioso es que ese tiempo que tardamos me hizo pensar que el partido entre el Barsa y el Atleti acabaría 1-1 y 1 punto para cada equipo; sin embargo, no supe interpretarlo porque claramente se ven que son tres unos.