VII Carrera Popular San Agustín

Hoy me he desplazado junto a una amiga a un remoto pueblo de la provincia de Toledo. Un minúsculo pueblo conocido como Albarreal de Tajo que consta de únicamente 722 habitantes (año 2013) según la Wikipedia.

El año pasado asistí como espectador a la VI edición y me gustó. Poca gente, ambiente popular y circuito no muy complicado al que había que dar dos vueltas. Este año lo habían cambiado, ya no eran dos vueltas, sino una y el circuito era bastante duro para mi gusto. Salía de la plaza del pueblo, callejeaba un poco por la localidad y luego se adentraba por un camino que subía a un cerro por una cuesta bastante larga. Luego se bajaba lo subido, se hacía un pequeño rodeo y se llegaba a la meta.

Tenía en la cabeza de que la carrera era a las siete y media de la tarde, pero a eso de las seis y cuarto se me ocurrió mirar la web por si acaso… y menos mal que lo hice, porque me di cuenta que la hora de comienzo de la carrera de los mayores era a las siete en punto.

Llegamos pasadas las seis y media, pero recogimos el dorsal en un periquete y nos dio tiempo a estirar y calentar un poco. En el arco de salida éramos cuatro monos, calculo a ojo que unos cuarenta. Una lástima que hubiese tan poco gente, luego me he enterado que había otra carrera en San Pablo de los Montes, también en la provincia de Toledo y que algunos habían optado por esa segunda opción.

albarreal-2014-salida
En la línea de salida, foto cortesía de Evedeport

La salida es cuesta arriba, pero luego se llanea mientras se callejea por Albarreal como cosa de un kilómetro. Luego empieza la terrible subida, que quizás no sea demasiado empinada (aunque a mí sí me lo pareció) pero es larga como un día sin pan. Adopté un ritmo fuerte, pero sin pasarme, ya que era cuesta arriba y me mantuve más o menos dignamente, aunque notaba el dolor en los riñones con el que me había levantado y que ni el Radio Salil me había aliviado.

Después de subir esa larga recta hay un par de repechones que me sentaron a cuerno quemado. Ya iba un poco harto de tanta cuesta. Subiendo uno de esos repechos, justo antes de empezar la bajado me adelantó un atleta de la Asociación Atlética Torrijos, cosa que podía haberme motivado, pero no iba y no iba. Llegué al avituallamiento que estaba más o menos a mitad de recorrido y cogí una botella a la que fui dando pequeños tragos. No sé si fue por eso, pero poco después empezó a dolerme el lado izquierdo. Y con ese molesto dolor, añadido al de riñones, empecé la bajada que era bastante desagradable con tanta china y tanta arena.

Tratando de no pisar ninguna piedra de mala manera en esa bajada me adelantó un corredor de camisa verde fosforita. Y de esos había unos cuantos. Todos pertenecían al Club de Atletismo Navamorcuende que era con mucho el grupo más numeroso. Me animó al adelantarme, pero tampoco fui capaz de seguir su estela, ya que iba yo en muy mal estado, dejándome llevar y deseando que se acabara de una vez esta tortuosa carrera.

La bajada llega justo al pueblo, pero hay que dar un rodeo antes de llegar a meta. No estuvo mal el rodeo porque ¡¡¡era llano!!! y ahí pude poner un ritmo más o menos decente. Apreté un poco los dientes y llegué a meta con un tiempo oficial de 28:22 para un distancia de 6,5 km @ 4:21 min/km. Puede verse una copia de la clasificación aquí.

Al llegar a meta, botellita de agua y bebidas para todo el mundo: cerveza, Coca Cola y Fanta de naranja y de limón. La bolsa del corredor fue muy generosa con camiseta técnica, gorra, toalla y mochila de cuerda. Todo por 10 € que es un precio algo caro… desde mi punto de vista.

albarreal-2014-bolsa
Generosa bolsa del corredor, foto cortesía de Evedeport

Lo más curioso es que estuve a punto de subirme al cajón, ya que llegué cuarto de mi categoría. De todas formas, el tercero me sacó casi un minuto así que difícil lo hubiera tenido. Otro año, si vuelvo, habrá que entrenar eso de subir y bajar, ya que las chicas de Navamorcuende hablaban de que eran cuestas de poca monta, ellas que están acostumbradas a subir cuestas de mayor envergadura.

albarreal-2014
Después de la carrera con la bonita camiseta y gorra con que nos obsequiaron

Corre deprisa y así tendrás un cadáver bien parecido

Tomo prestada la frase que se atribuye a James Dean: vive deprisa, muérete joven y así tendrás un cadáver bien parecido para hablar de un tema que me resulta curioso, ya que parece que no sólo a las estrellas del cine o de la música es aplicable este dicho.

Resulta que el Dr. Martin Matsumura en un estudio publicado el mes de abril llega a la conclusión que correr más de 20 millas a la semana (32 kilómetros) o más deprisa de 8 min/milla (5 min/km) no es bueno para la salud, acorta la esperanza de vida. Ahí queda eso.

El estudio llega a la conclusión que es lo mismo llevar una vida sedentaria que hacer estas “burradas”. Digo burradas entre comillas porque hacer más de 32 kilómetros a la semana no es nada para un corredor popular. Lo mismo que correr por debajo de cinco. Pecata minuta para prácticamente cualquier corredor.

Así que ¡nos vemos en el cementerio en poco! Que me vayan haciendo sitio los ultrafondistas.

Aquí dejo un par de enlaces para quien desee profundizar en el tema:

http://www.medrunning.com/2014/07/correr-mas-significa-vivir-menos.html

http://www.webmd.com/fitness-exercise/news/20140401/too-much-running-tied-to-shorter-lifespan-studies-find

Últimamente, con el problema de la condromalacia en la rodilla estoy tratando de salir únicamente tres días a la semana. Teniendo en cuenta que suelo hacer sobre los diez kilómetros en cada salida, soy de los más sano. Bueno, el único lunar es que a veces voy algo más deprisa de esa velocidad recomendada. Mirando los kilómetros recorridos las últimas semanas se puede ver que rondo esa cifra mágica de las veinte millas.

Semana De Hasta Kilómetros
29 14 de julio 20 de julio 9
30 21 de julio 27 de julio 31
31 28 de julio 3 de agosto 16
32 4 de agosto 10 de agosto 25
33 11 de agosto 17 de agosto 39
34 18 de agosto 24 de agosto 19
35 25 de agosto 31 de agosto 29
36 1 de septiembre 7 de septiembre 28

La verdad es que tampoco me preocupa demasiado el estudio, porque si haces caso a todo lo que dicen… seguro que aparecerá otro que diga lo contrario. De hecho, estoy convencido de que ya los debe haber.

Hoy salimos a Pradolongo, como debe ser, y había bastante gente en el punto de encuentro. Siete empezamos a correr las típicas dos vueltas. Uno de mis tocayos que comentaba que iba a participar en la Madrid-Segovia. Se iba a meter entre pecho y espalda nada menos que cien kilómetros. Otro que va al hoyo joven ;-)

De nuevo salí con mi amiga maricica que tenía previsto hacer 4 km a ritmo umbral, que en su caso es 4:54. Excepto el segundo kilómetros que se le fue a 5:02 el resto los hizo bastante bien, ya que salieron a 4:53, 4:54 y 4:52. Resulta extraño que saliera ese segundo por encima de cinco. Raro, raro.

En total hicimos 9,45 km en un tiempo de 50:08 @ 5:18 min/km. Dentro del margen recomendado para vivir más y mejor ;-)

Respuesta negativa

Se me ocurrió la idea de tratar de introducir las pruebas de Parkrun como ya comenté en esta entrada. Contacté con la gente que lleva este tema y la respuesta fue negativa. Parece ser que no están muy interesados en fomentar este asunto en España.

De todos modos, no es tan fácil como yo pensaba. Algunos puntos a destacar de su negativa respuesta:

  • Las pruebas de Parkrun que se organicen deben seguir la filosofía de este movimiento: es gratis para cada participante, se celebra todos los sábados del año por la mañana, está abierta a todo el mundo incluso a la gente que corre con perro, funciona a base de voluntarios, etc.
  • Tiene que haber una empresa con recursos que debe pagar por los servicios que proporciona UKTT Limited, que es la empresa que hay detrás del grupo de Parkrun. Es decir, funciona como una franquicia.
  • Se necesitan servicios de traducción de las páginas web de Parkrun.
  • Actualmente se trata de un grupo pequeño y sus prioridades son otras.

En resumen, que el tema queda descartado, al menos por mi parte. No sé si algún otro loco le gustaría retomar el tema, localizar una empresa que se comprometa, buscar voluntarios y tiempo.

De todos modos, no me quito de la cabeza la de organizar en el parque de Pradolongo algún tipo de entrenamiento controlado algún que otro sábado por la mañana.

Este es el texto de respuesta:

Thank you for your request.

Before starting a new parkrun country there are many issues to consider. While we at parkrun would like as many people taking part in parkrun as possible, we are also keen to protect the essence of our movement. parkrun is always free to the participant, takes place every Saturday morning of the year, is open to everyone even allowing people to run with buggies or a dog on a lead. We require that each event is run by volunteers and that there is a community supporting the event. Where we do operate, then there should be as many parkruns available in that territory as possible. There are other terms that are applicable too.

For a parkrun to start in a new territory, the territory needs to operate a franchise agreement with UKTT Limited. The franchise needs to be owned by a local company that is formed to the specifications that we would provide. The company needs to have the resources to pay for the services that we offer and to grow the number of events in that territory – the company will need some up front resources. This means that the person running the company would need to develop relationships with commercial companies to generate an income. Finally, each event team would need to operate in accordance with the parkrun event charter, a contract ensuring adherence to the parkrun standards and upholding the parkrun brand.

When we have agreed all these steps, we would then begin building the websites for that country and adjusting our systems so that we can provide a service appropriate for that region. This involves translation services amongst other tasks.

We are currently a very small team and we feel that we would like to keep it this way. Therefore, the prioritisation of resources for a project like this becomes a major issue for us.

For these reasons, it is not always possible to start a parkrun in a territory that we do not currently operate in.

Therefore, I am sorry to say that we have no plans at this time to start parkrun in Spain. I realise that this may be a disappointed for you. If you feel that you can meet all the conditions that are mentioned above then please do get back to me.

regards,


De nuevo de vuelta a casa después de cuatro días en tierra marroquíes. De nuevo vuelta a la rutina. Y dentro de esta rutina están los entrenamientos de los martes y de los jueves. Así que hoy “tocaba”.

Mi amiga maricica me comentó que quería salir conmigo, así que por esperarla llegamos al punto de encuentro minutos más tarde de lo habitual, cuando los demás ya habían salido. Estuvimos unos minutillos saludando a Antonio y a Andrés y familia y cuando nos pusimos en marcha ya debían llevar lo suyo, ya que cuando íbamos por el kilómetro dos ellos ya iban por el cuatro y medio. Dos kilómetros y medio son aproximadamente doce minutos de diferencia. Así que seguimos ella y yo a nuestro ritmo.

La idea es que hiciese ella algo de calidad, así que habíamos pensado hacer 4×1000 @ 4:35 con dos minutos entre repeticiones. Hicimos cuatro kilómetros de calentamiento y cuando pasamos ese hito kilométrico, a toda marcha para tratar de hacer ese primer mil al ritmo previsto. Y salió bien, clavado a 4:35 y eso que era cuesta arriba.

El segundo kilómetro salió algo peor ya que lo hicimos 4:39. Dentro del margen más o menos.

El tercer kilómetro ya se nos fue un poco, ya que lo hicimos a 4:41. Después de esta repetición paramos a beber agua, que el calor se hacía notar y poco después nos pusimos en marcha para completar el cuarto y último kilómetro. Fue el peor de todos, ya que lo hicimos en 4:44.

Así, a vuela pluma, parece que las series fueron un desastre. Primero porque fueron más lentas que lo previsto. Segundo porque se fue de más rápido a más lento, que es justo lo contrario a lo que se debe hacer; sin embargo, teniendo en cuenta como fue el día, no está mal la cosa. Hay que tener en cuenta que hacía bastante calor, que por la mañana estuvo en la piscina y que estaba cansada de trabajar. Mucha tela para encima hacer unas series en condiciones.

Totalizamos prácticamente 9 km en un tiempo de 47:46 @ 5:21 min/km.

Segundo entrenamiento marraquechí

Hoy es mi último día en tierras africanas, en Marrakech. Siguiendo con la lógica de entrenar un día sí y otro no, hoy tocaba aunque tuviese que coger el avión por la tarde. Para mi desgracia no escuché al almuédano, por lo que me desperté más tarde y, por lo tanto, salí más tarde a correr. Tampoco es que fuese mucho más tarde que antes de ayer, pero la idea era salir antes para aprovechar más el último día.

De nuevo el GPS tardó un montón en pillar los satélites, incluso más que el otro día, así que cuando empecé a correr estaba ya muy cerca de la plaza Bab Jdid. Seguí una rutina similar, haciendo idas y venidas por el olivar. Como comencé después, pensé correr algo menos, así que sólo hice poco más de 8,7 km en un tiempo de 44:53 @ 5:08 min/km.

No corre mucha gente por aquí, pero sí me encontré a alguno que otro. Unos guiris, como yo, los más y otros autóctonos, los menos. Tampoco sé si en otras horas u otros días hay más gente corriendo.

Y para terminar, unas fotos representativas de esta curiosa ciudad, que merece muy mucho la pena visitar.

plaza1
Plaza de Jamaa El Fna

tumbas
Tumbas Saadíes

techo1
Techo de una de las habitaciones del Palacio Bahia

techo-museo
Columnas en el museo de Marrakech

anochecer2
Anochecer en Marrakech

Corriendo por Marrakech

He tenido la suerte de visitar Marrakech estos días. Y la verdad es que he vuelto encantado. Después del primer impacto de ver una ciudad tan diferente con unas costumbres totalmente distintas, Marrakech me ha sorprendido gratamente.

Iba a estar cuatro días, así que había que buscar un sitio donde correr por allí. Como siempre, Internet tiene la respuesta. Busqué y encontré un sitio llamado mymaprun.com donde la gente deja rutas por todo el mundo y, por supuesto, no podían faltar rutas por Marrakech. Así que antes de ir para allá ya tenía claro cual iba a ser mi terreno de entrenamiento: un olivar situado al suroeste de la ciudad, sitio muy cercano a donde está situada la llegada y la salida de la maratón de esta ciudad.

Los musulmanes deben orar cinco veces al día. El almuédano llama a la oración desde el minarete o alminar de la mezquita. Hay infinidad de altavoces por la ciudad, por lo que es imposible no enterarse. Antes de que salga el sol se llama para la primera oración, el sabah. Aprovechaba esa llamada para empezar a pensar que debía levantarme y salir a correr. Tampoco es que saliera inmediatamente, sino que ya estaba a la expectativa, esperando que saliese el sol para ponerme en marcha.

Estaba hospedado en La Medina, entre estrechas callejas. Después de estirar, salía a ese laberinto de calles y ponía el GPS en marcha, aunque por esas intrincados caminos era imposible que cogiese la señal. Poco después, en una calle más ancha el GPS empezaba a sincronizarse, pero tardaba bastantes minutos. Prácticamente a la salida de la Medina el reloj ya estaba dispuesto y era el momento de comenzar a correr.

Comencé a correr cerca de la mezquita de Koutoubia, para llegar enseguida a la Avenue Hommane Al Faouaki y alcanzar la plaza Bab Jdid donde estaba la salida de la Medina. Después, el Boulevard Al Yarmouk y atravesar éste para llegar al olivar.

koutoubia2
Mezquita de Koutoubia

Curiosamente, en la ciudad se pueden encontrar miles y miles de gatos por las calles y plazas, pero hasta ese momento no había visto ningún can. Pero fue atravesar ese bulevar cuando vi por primera vez un perro. Bueno, no uno, sino dos, que empezaron a ladrar nada más verme, haciendo que mi corazón se acelerara de manera brutal, como si estuviese corriendo una milla a muerte. Menos mal que estaban atados, pues de lo contrario hubiese tenido que hacer la serie más rápida de mi vida.

gatos2
Gatos callejeros en Marrakech

Después de ese susto inicial, ya me adentré dentro del olivar -tampoco mucho- para coger un camino que transcurría paralelo al bulevar Al Yarmouk hasta la Avenue Guemassa. Junto a esa avenida se podían ver chalets con un aspecto estupendo, imagino que debe ser uno de los barrios ricos de la ciudad.

Uno giros por aquí, otros por allá, algún cambio de sentido y los kilómetros fueron pasando, a buena marcha pero sin pasarme, que tampoco era cuestión de pasarme con el ritmo que luego quedaban muchas horas de pateo por la ciudad. Salí del olivar cerca del lugar por donde entré, esquivando a los perros, para entrar en la Medina por la Avenue Ahmed Ouaqala y tirar hacia el norte para llegar a la Rue Bab Doukkala donde paré el cronómetro ya que me encontraba cerca del Riad Jomana donde nos hospedamos.

En total fueron aproximadamente 9,4 km en un tiempo de 47:04 @ 5:01 min/km.

Olor a tierra mojada

El olor a tierra mojada es sin lugar a dudas uno de los olores más agradables de cuantos existen, al menos para mí. Ayer hacía un calor de muerte, a eso de las tres y media en una marquesina se podía ver una temperatura de 43º, aunque obviamente no había esa temperatura, pero cerca de los cuarenta sí estaría. No como yo, que ya estoy cerca de los cincuenta…

cuarenta-tres-grados
Agradable temperatura a media tarde

Cuando salimos a correr el móvil decía que había 35º, pero el cielo estaba nublado y amenazaba lluvia. Además, estando en el punto de encuentro hablando con unos y con otros se levantó un viento fuerte. No parecía que hiciese tanto calor como decía.

Salimos a correr un buen grupo al que luego se unión mi tocayo así que el grupo creció hasta los ocho componentes, algo inaudito en los últimos tiempos. Iban pasando los kilómetros y empezaron a caer gotas de lluvias. Con esas primeras cuatro gotas se levantó ese olor tan característico y tan maravilloso que es el olor a tierra mojada. Después de meses sin llover es una alegría ver caer agua, aunque pareciese que la cosa no iba a pasar de ahí.

Empezaron a correr fuerte y yo me mantuve por encima de los cinco minutos hasta que llegué al kilómetro ocho donde traté de hacer esa última milla lo más rápido que pudiese, que no fue gran cosa, ya que lo hice en 6:45, que es un ritmo de 4:10 min/km. Era mi intención aproximarme a los cuatro minutos, pero las piernas no daban para más. También es cierto que traté de mantener una zancada corta y eso hace que sea más complicado aumentar la velocidad, a no ser que domines la técnica y lo tengas más entrenado.

Hice en total 9,6 km en un tiempo de 49:17 @ 5:08 min/km. Comentaron algunos de mis compañeros después de las dos vueltas que iban a hacer un poco más. Yo decidí volver a casa y en el trayecto del punto de encuentro a mi casa, en esos cuatrocientos metros, nos cayó una lluvia de consideración. Algo exagerado. Al final esas cuatro gotas se convirtieron en una tormenta de verano de las de aúpa. Llegué a casa totalmente empapado y eso que sólo me mojé dos minutos.

Un buen grupo

Los sábados y domingos los Pradolongueros quedan a las nueve de la mañana. Hacía bastante tiempo que no iba a ninguna de estas citas matinales, pero hoy sí me he acercado y me he quedado sorprendido de la gente que había. Nada más y nada menos que siete nos hemos juntado, de los cuales había algunos de los habituales de la mañana y el resto éramos los de jornada vespertina. Ha resultado muy agradable el entrenamiento entre tanta buena gente.

El martes corrí bastante deprisa. El jueves tampoco es que fuera despacio, así que hoy se trataba de trotar… pero sin llegar a caer en el trote cochinero. Primera vuelta muy tranquila y la segunda, algo más rápida, algo por encima de los cinco minutos por kilómetro.

El otro día comentábamos que corriendo por la mañana se nota más el fresco porque la temperatura es más baja, hay más sombra y además suele estar en funcionamiento el riego automático. Pensamos que para que la cosa fuese completa sólo faltaría que estuviesen funcionando las “cataratas” de Pradolongo. Pues bien, curiosamente hoy estaban funcionando como se puede ver en la foto.

pradolongo-cataratas
Cataratas en el parque de Pradolongo

Estas cataratas o cascadas, que suelen estar sin funcionar, se hicieron gracias a los deseos de los vecinos cuando se construyó el parque, allá por principio de los ochenta.

En este interesante artículo habla de la construcción del parque y sobre este tema dice: Uno de los datos sobre deseos mayoritarios que se desprenden de la encuesta es que los vecinos quieren “un río con cascadas”. Bien, tanto como un río, no, pero un arroyo, sí. El cauce del arroyo de Pradolongo se conserva y, a veces, con agua. En base a esto se pretende que el parque mantenga dicho cauce, ampliado, por el que vuelve a discurrir el agua. También habrá un estanque.

El arroyo Pradolongo nace en Carabanchel Bajo de un manantial y desemboca en la Carolina. Ahora casi todo el cauce es subterráneo; sin embargo, aún se puede ver el cauce del arroyo donde vierte esa cascada. Aunque, como ya he comentado, las cataratas casi siempre están secas.

Y una curiosidad más sobre el parque, algo que he leído en internet: La vida de los más pequeños discurría con alegría. Jugaban en las Praderas del Pradolongo y ensuciaban sus pantalones de la semana. El actual parque era un bello paraje por el que discurría un arroyo, aunque siempre estaba lleno de ratas.

Dimos un par de vueltas en buena armonía, totalizando 10 km en un tiempo de 54:03 @ 5:24 min/km